El árbol y las nueces

Buceamos en los recuerdos. Eduardo Uriarte Romero más conocido como Teo Uriarte, es un político español, exmiembro de la banda terrorista ETA. Fue detenido por la policía en 1969 y procesado en el que fue llamado Proceso de Burgos, condenado a muerte. La pena le fue conmutada por cárcel, hasta que quedó en libertad gracias a la ley de amnistía de 1977. Fundador de Euskadiko Esquerra, actualmente milita en el Partido Socialista Vasco.

En una entrevista de finales de enero del presente año 2021 dice, entre otras muchas cosas, las siguientes:

“(…) La generación de ETA anterior a la mía eran los scouts de Guecho, que eran grupos de la Iglesia, que en teoría eran grupos de carácter cívico, entre los que hubo muchos seminaristas. Unos años más tarde muchos de ellos fueron terroristas (…) Un grupo importante de futuros líderes de ETA provendrá de esos ambientes juveniles eclesiales (….) todo eso se reconvierte en una ideología etnicista radical y nacionalista (…) Algunos curas tuvieron un papel importante incluso como teóricos del nacionalismo, y este fenómeno fue muy visible a partir de los 60 ….

En la época en que ETA político-militar dejó las armas en 1981-1982, yo había hecho un fuerte trabajo para convencer a la cúpula de ETA PM de dejar los hierros (o sea las armas). Me reunía con 7 u 8 de ellos, a veces 10, y yo estaba optimista porque los veía muy blanditos y ya predispuestos a dejarlo. Mi sorpresa fue cuando un día me dijeron “oye Teo, es que ha estado por aquí Arzallus y nos ha dicho que nos lo pensemos antes de dejarlo”. Yo pensaba que si alguna vez se reunía Arzallus con ellos sería para decirles, “venga muchachos, dejadlo de una puñetera vez, esto no tiene ya ningún sentido …. Y sin embargo, lo que les dijo Arzallus fue lo contrario, cuando ellos dijeron que valoraban seriamente dejar los hierros, Arzalluz se puso serio y les contestó que lo pensaran bien, que había muchas cosas que quedaban por hacer, que había muchos temas políticos importantes pendientes “en fin, vosotros decidís,” les dijo, “pero pensadlo bien antes de tomar la decisión”.

Parece evidente que Arzalluz, con habilidad de jesuita, no les dijo abiertamente que continuaran los atentados, pero muy claramente se lo dio a entender. Les aconsejó en sentido contrario a dejar la violencia (….). Algunos de los que yo veía muy blanditos, después de esa reunión decidieron no dejar las armas.

(…) Yo creo que Vox es un partido con un discurso populista, con unas formas algo vociferantes y una retórica agresiva a veces, pero la realidad es que no plantea un discurso contra la Constitución, más bien apoya la Constitución. Quien no apoya la Constitución es no ya Bildu, sino Podemos cuyo discurso suele ser frontalmente contrario a la Constitución. Así que el auténtico peligro populista en España hoy son los nacionalistas y también la extrema izquierda”.

Al leer estos párrafos he recordado uno de los primeros trabajos que me encargaron en Bilbao, en los primeros años setenta, cuando yo era un pipiolo. En aquella época, nadie en la capital hablaba más de cien palabras en euskera, y solo se utilizaba para saludarse: Buenos días, buenas tardes, buenas noches, gracias, bienvenido, felicidades y sí (bai) y no (ez), que yo al principio confundía por aquello de que “es” parece que quiera significar “sí”; pues no, era al revés.

Para oír hablar euskera había que ir a los pueblos marineros, obligatorio en Bermeo, y a las aldeas interiores. Me enviaron a una de esas aldeas, en la provincia de Guipúzcoa, a un pueblo en lo alto de una montaña; un banco era propietario de unas grandes naves abandonadas, y había sospechas que una empresa francesa iba a almacenar residuos tóxicos en ella. Así que me encaminé a aquel lugar, acompañado de un abogado de ese banco que durante el viaje de ida me advirtió: No abras la boca para nada, que no se den cuenta que no eres de aquí.

Después de hacer las investigaciones que pudimos, que fueron nulas porque aquello parecía la “omertá” de las películas italianas, acabamos en la única oficina bancaria que había en el pueblo, dónde nos recibió el director, de unos cincuenta años, chaqueta de pana, sin corbata y con la txapela puesta; coincidimos con el cura, que vestía una rebeca negra y su correspondiente txapela. Tras una conversación infructuosa, alguien, para darla por terminada, propuso ir a tomar un café a la taberna.

Había tres o cuatro personas sentadas en un taburete y acodadas a la barra, servida por dos camareros que parecían aizkolaris. Tomamos café, pagó el abogado e hicimos intención de marcharnos. Entonces, uno de los camareros cogió un mazo de madera de las mismas medidas que un bate de beisbol y empezó a dar golpes en dos cubos de zinc que pendían del techo colgados de una cuerda. El abogado dijo ¡Ah, sí!, metió la mano en su bolsillo, sacó su puño, cerrado, y depositó algo (dinero) en uno de los cubos. El cura habló algo ininteligible para mí, nos despedimos de ambos personajes y nos fuimos a Bilbao con el mismo conocimiento de causa con el que habíamos llegado.

En el viaje de vuelta pregunté a mi acompañante sobre lo que había dicho el cura en la taberna cuando él echó el dinero en el cubo. Y me contestó: Ha dicho, “pobrecillos, lo están pasando muy mal, ayudarles es de caridad cristiana”. Evidentemente se refería a los miembros de ETA.

Años más tarde, cuando Arzallus dijo aquello de “otros mueven el árbol y nosotros cogemos las nueces”, yo ya estaba curtido y sabía perfectamente de qué iba el asunto.

Bien, pues a aquellos asesinos de ETA son los que ahora se quieren “blanquear”, adoctrinando desde las escuelas como si hubieran sido “soldados de la patria vasca” e iguales de víctimas que los que ellos mataron o dejaron con secuelas indelebles de por vida.

El Gobierno calla y otorga todas las concesiones que le reclama el PNV, y cada día son más las nueces que recogen los vascos independentistas: Ahora son las transferencias en prisiones, para que salgan a la calle los terroristas condenados; para el año próximo, la gestión de la Seguridad Social; y para la armonización fiscal que pretende el Gobierno de Pedro Sánchez, ni pensar en tocar sus Fueros ni el Concierto Económico Vasco.

El PSOE marxista de Pedro Sánchez aplaude a los “valientes y patriotas” diputados de Otegi por votar los Presupuestos. Y él aprovecha para proclamar “la república vasca de iguales” (.…) “un Estado propio que nos lleve a posicionarnos donde nos merecemos en Europa y en el mundo”. Y cita a Castelao, padre del nacionalismo gallego: “Para que España sea roja, republicana y laica, anteriormente esa España tendrá que estar rota”.

No sé si ese PSOE conoce un artículo publicado por Friedrich Engels en el periódico comunista Neue Rheinische Zeitung (Nueva Gaceta Renana), editado por Karl Marx, el 13 de enero de 1849, en el que el cofundador del comunismo se refería a escoceses, vascos, bretones y eslavos del sur como “basura racial” que está “destinada a perecer” en la guerra para implantar la revolución (marxista-comunista). Muy democrática la pareja Engels-Marx.

Como vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias pretendía derogar el delito de enaltecimiento del terrorismo, recogido en el artículo 578 del Código Penal. “En un contexto en el que ni ETA ni GRAPO ni su entorno están ya activos, este delito no tiene ningún sentido salvo para reprimir la libertad de expresión”. Deduzco de este párrafo que se puede dar vivas, portar banderas, enaltecer y celebrar a ETA, al GRAPO, al FRAP, a Marx, a Lenin, a Stalin, a Mao Tse Tung, porque todos ellos ya no están activos, incluso a Castro o a Maduro, pero no elogiar los pantanos ni las viviendas sociales que construyó Franco.

Si no asumimos la historia, toda y por parte de todos, antes o después volverán a tronar las armas en las calles. Evitar eso fue la grandeza de la Transición, que ahora algunos intentan demoler.

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: