Archive | marzo 2021

Comienza el mes de marzo

Pedro Sánchez ha dicho que son inaceptables los “sucesos” de Cataluña. Los sucesos a los que se refiere, no son “sucesos” normales en una democracia, es violencia organizada utilizando técnicas de guerrilla urbana, cócteles molotov, quema de mobiliario urbano, incendios y robos en las instalaciones de BBVA, Banco Santander, CaixaBank, Hotel Meliá, Zara, Loewe y otras grandes firmas del Paseo de Gracia en Barcelona, ataque a una ambulancia que trasladaba a un enfermo, probable intento de homicidio a un policía al incendiar un coche de la Guardia Urbana con ese policía dentro, indefensión de los fuerzas de seguridad del Estado (los policías autónomos también son fuerzas del Estado, en su versión autonómica), no pueden considerarse hechos aislados ni nadie puede pensar que es una expresión improvisada sobre el encarcelamiento de un rapero imbécil, mal educado y antisistema. Es mucho más, es la forma de “tomar la calle” de la ultraizquierda dictatorial para que el resto de españoles sintamos miedo a lo que pudiera pasar si no se cuenta con ellos en el futuro político de este país.

La confirmación a esta afirmación, es que ni Podemos, ni la CUP ni ARRÁN (organización juvenil española de la izquierda independentista catalana), han condenado estos hechos; es más, Podemos alentó las protestas con el lema “Hasta que caigan” (….) “Porque sin futuro no tenemos nada que perder”, consignas que a mí me suenan a guerracivilistas.

El presidente del Gobierno de la Nación dice que son inaceptables, pero no pone ningún medio para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ponga fin a esta violencia, ni habilita las leyes como se hace en las democracias más avanzadas: En Francia, por ejemplo, quemar un coche de la policía, no hace muchas fechas, ha llevada aparejada una condena de siete años de cárcel. Debe ser porque no tenemos la conciencia tranquila y preferimos el enfrentamiento y que los delincuentes estén en la calle a que nos digan que no somos suficientemente democráticos. Hay gente que no comprende que por más que la abeja le explique a la mosca que la flor es mejor para libar que la basura, la mosca no lo entiende ni nunca lo va a entender y chupa permanentemente en la mierda.

La ministra de Exteriores, González Laya, ha ido a Colombia, a Cúcuta, frontera con Venezuela, al puente que une esos dos países, en viaje oficial. El comunista Enrique Santiago, diputado de Unidas Podemos ha calificado la visita de «provocación» y «grave error diplomático», tildando al Gobierno colombiano de «ultraderechista». Venezuela expulsa a la embajadora de la Unión Europea. Santiago manifiesta que si la Unión Europea «asfixia» a Venezuela con «sanciones ilegales», es correcta la respuesta de Maduro al haber expulsado a la embajadora. Y Maduro amenaza a España con la revisión «a fondo» de sus relaciones tras la visita de González Laya a la frontera colombiana.

No sabe la alegría que nos puede dar si se queda con Pablo Iglesias, Monedero, Enrique Santiago y otra media docena de personas de su ideario, que profundicen en sus estudios y asesoramiento a ese país, aunque se queden con algunas empresas españolas allí establecidas, incluido el BBVA, que no puede expatriar los resultados de su trabajo y que, probablemente, estaría encantado de quitarse ese problema de en medio. Ellos ganarían en su revolución bolivariana local y nosotros en tranquilidad, paz y sosiego, política, social y económica.

La Junta de Galicia, presidida por Núñez Feijoo, del Partido Popular, establece la obligatoriedad de la vacuna del coronavirus, abogando por imponer multas de hasta 60.000 euros para aquellas personas que decidan no vacunarse. Sobre el tema coronavirus y las vacunas, hay mucho que hablar, porque hay innumerables opiniones a favor y en contra. Yo he escrito un libro que se llama UN CUENTO GUBERNAMENTAL sobre ello, que estoy actualizando y se va a publicar con el nuevo nombre de UN CUENTO DEL GOBIERNO, en donde recojo multitud de opiniones de expertos sobre este asunto. No me pronuncio ni a favor ni en contra, porque no se nada de medicina, únicamente dejo constancia de lo que dicen los que sí saben.

Y los que sí saben dicen que el pasado 27 de enero, el Consejo de Europa aprobó un documento titulado “Vacunas Covid-19: consideraciones éticas, legales y prácticas”, que se puede consultar, en inglés, en https://pace.coe.int/en/files/29004/html que prohíbe a los Estados hacer obligatoria la vacunación contra el coronavirus o que pueda ser utilizada para discriminar a los trabajadores o a cualquiera que no se vacune.

Por otra parte, un informe de la Fiscalía del Tribunal Supremo señala que “ni en el marco de la legislación sanitaria ordinaria, ni en el de la normativa excepcional contenida o dictada al amparo del R.D. 926/2020 de 25 de octubre, por el que se declara el Estado de Alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el coronavirus SARS-CoV 02, ni en las disposiciones que lo aplican y desarrollan , se ha establecido por ahora con carácter obligatorio la vacunación de la ciudadanía en general ni de ningún grupo de personas en particular (….) En tanto no exista obligación legal de vacunarse, la decisión de hacerlo corresponde en principio a la persona afectada …..”

De todo esto, una cosa me queda clara; no hay distinción de colores en los tics dictatoriales de los genes españoles.

La incongruencia española es que se puede consumir droga, pero está penado cultivarla o comprarla. Ya me dirán ustedes cómo se puede consumir si no se puede comprar. Bueno, esta es disquisición para otro momento. Dos candidatos de Podemos, de Laredo, Cantabria, que fueron cesados a raíz de su detención, y que contaron con la colaboración de otros dos encausados, fueron detenidos por el cultivo ilícito de drogas, casi 500 plantas, filtros, extractores, temporizadores, transformadores, lámparas incandescentes, tubos para ventilación y dos bolsas que contenían hojas de marihuana. También había armarios para el cultivo, una báscula, una máquina de envasado al vacío, garrafas de fertilizante y tierra. El peso de las hojas de cannabis era de 1.660 gramos, con una riqueza del 3,4 por ciento.

El juez considera probado que los dos acusados, que eran pareja (mujer y hombre) y carecían de antecedentes penales, cultivaron desde octubre de 2018 a mayo de 2019 esa plantación, estimando que no hay delito porque la droga intervenida era para consumo propio, pero los condena al pago de una multa por defraudación de fluido eléctrico de 540 euros cada uno, a razón de una cuota diaria de 6 euros durante tres meses, el mínimo legal. Digo yo que ya han tenido “porra”, porque había para fumarse mucho “porro”.

Un inmigrante magrebí musulmán, sin hogar, mata a puñaladas al sacristán de una iglesia en Alcalá la Real (Jaén), cuando este procedía a cerrar la puerta. El alcalde hace un llamamiento a la calma: Son momentos difíciles y de lógica indignación, pero el presunto asesino ya ha sido detenido y debemos dejar que la Justicia siga su curso.

He realizado un seguimiento de esta noticia en los medios de comunicación. Entre los grandes, solo ABC y la SEXTA le han dado cierto protagonismo, este último ocultando la nacionalidad del presunto asesino. Una vez más, se nos trata a los ciudadanos españoles de débiles mentales, silenciando las verdades y haciendo bueno aquello de la época franquista “cuanto menos sepan, menos sufren”.

¿Qué hubiera pasado si hubiera sido al revés, que un sacristán cristiano hubiera matado a un musulmán indigente? Los estómagos agradecidos, los medios de comunicación, periódicos y periodistas subvencionados, tendrían “carne picada” no solo con el asesino, sino con las ideas sociales y religiosas en que pudiera militar, a título personal y general como organización.

La renovación del CGPJ es una lucha abierta, pública y sangrante para controlar el poder judicial, una de las columnas vertebrales sobre las que se sustenta la democracia. Una de las personas exigidas por Podemos para un puesto en esa alta responsabilidad, es la actual delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, vetada por el Partido Popular. Muy en la línea española de “haced lo que yo diga, pero no lo que yo haga”, esta señora tiene un juicio pendiente en Las Palmas de Gran Canarias por “despido improcedente” o “nulo” de una empleada del hogar que ha tenido sin contrato y cobrando en dinero negro, presuntamente por supuesto. Todo ello, muy en la línea de la novela picaresca española del Siglo de Oro.

La policía ha detenido en Granada a un hombre de 35 años, con 75 detenciones anteriores por robos en establecimientos comerciales, ¿qué esperamos si algunos de los que hacen y los que tienen que aplicar las leyes son los primeros que las transgreden?, ¿es esta la ley que queremos? La policía se juega la vida en la calle todos los días, para que las leyes que salen del Congreso permitan a los delincuentes seguir libres y reincidiendo en sus agresiones a la sociedad.

Dos delincuentes habituales, de nacionalidad española, que cuentan con numerosos antecedentes, asaltan el puesto de Guardia Civil de Villafranca de los Caballeros (Toledo) y sustraen pistolas y uniformes oficiales. Han sido detenidos rápidamente y puestos a disposición judicial.

El hecho no tendría más relevancia que otros muchos que se producen a diario en nuestra sociedad, si no fuera porque el protagonista pasivo es la Guardia Civil y las leyes que regulan el actual modelo policial, en la que se determinan las competencias, estructuras y modo de organización de los cuerpos policiales. La falta de medios materiales y humanos, la ausencia de inversión necesaria para la actualización de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en todos los aspectos y dotaciones, es manifiesta. Alguien prefiere subvencionar votos cautivos, prestos a tomar la calle, que dotar convenientemente a quien nos defiende a los que no transgredimos las leyes.

Todas estas noticias, en conjunto, son ejemplos de opacidad y que la ambición de mando no tiene color, que quien sea el que lo ostente, su propósito es mantener ignorante a la ciudadanía para que no moleste, para que no se oponga, para que personas sin escrúpulos mantengan el poder omnímodo, y que el peor sistema político existente es una dictadura con pátina de democracia.