Los romanos, el socialismo e Hispania

Es posible que les haya llegado un video en el que una reportera le hace a un estudiante la siguiente pregunta: ¿Conoces a algún escritor de la “generación del 27”? Y el interpelado responde: Pero si todavía no hemos llegado al 27, estamos en el 20. Eso, sin haber entrado en vigor “la Ley Celáa” por la que se permite pasar de curso en el Bachiller con suspensos. No es de extrañar por tanto que aparezcan libros tirados en contenedores de obra, en cualquier calle y ciudad de España, procedentes de reformas de viviendas en las que “le sobran” a los nuevos propietarios, o “les queda feo” en su decoración minimalista.

De esa forma he conseguido, rescatándolo entre puertas viejas, cristales rotos y escombros de todo tipo, un libro que no había leído: “Vidas de los Césares”, de Suetonio, edición española de 1966. Suetonio fue un gran historiador, secretario de Adriano (76 dC – 138 dC), por lo que tuvo al alcance de su mano todos los documentos del archivo imperial, componiendo una obra histórica sobre el mandato de doce césares, no aplaude, censura ni juzga, es totalmente objetivo, limitándose a exponer lo que era Roma desde Julio César hasta Domiciano.

Para mejor comprensión cronológica, desempolvo los apuntes de mi profesora y amiga, la catedrática de la Universidad de Alcalá de Henares, Margarita Vallejo:

El Pre-Imperio es el periodo republicano que comienza con la ascensión al poder de Sila y finaliza con la proclamación de Augusto como emperador. Es la época de los Triunviratos en la que el poder republicano va decayendo paulatinamente.

En el año 82, el cónsul y general romano Sila regresó victorioso a Roma y, como era habitual, tomó cumplida venganza sobre sus adversarios «populares»; los asesinó, proscribió el ascenso a cargos públicos de sus descendientes, incautó sus bienes e instauró una nueva forma de estado, inaugurando un tipo de dictadura absoluta por tiempo indefinido, concepto jurídico que Julio César no olvidaría en el futuro.

El Alto Imperio Romano es el periodo de la historia de Roma, que comprende desde el momento en que, ayudado por los éxitos militares de Agripa, Octavio recibió el título de Augusto (27 a.C.), hasta la llegada al poder de Diocleciano (284 d.C.).

Julio César

Cayo Julio César (Roma 12-7-100 a.C. – marzo 44) era miembro de una de las familias más laureadas de Roma, los Julios, que se decían descendientes de la misma Afrodita. En el año 69 a.C. fue nombrado cuestor de la Hispania Ulterior para regresar años después a Roma donde se inició su enfrentamiento con Pompeyo. Durante la estancia de éste en Oriente, Julio consiguió los nombramientos de edil, pontifex maximus y pretor urbano, congraciándose con la plebe y con el orden ecuestre al aliarse con Marco Licinio Craso, hombre de gran riqueza. No obstante, César provocó la oposición de la clase media al estar implicado en la conjura de Catilina en el año 63 a.C.; dos años más tarde Pompeyo regresó victorioso de Oriente, demandó al Senado que ratificara las medidas que él había adoptado en Asia Menor y concedió tierras a sus veteranos. Sus peticiones encontraron fuerte oposición hasta que César optó por la reconciliación; Pompeyo, Craso y César constituyeron el denominado Primer Triunvirato en el año 60 a.C., consolidado con el matrimonio de Julia, hija de César, con Pompeyo. Los triunviros se repartieron las zonas de influencia: Craso recibió el gobierno de los países de Oriente, Pompeyo permanecía en Roma y César asumía el mando militar de la Galia Cisalpina y el proconsulado de la Narbonense. Desde ese momento se enzarzó en una dura guerra contra los galos que duraría ocho años, consiguiendo la conquista de toda la Galia. Luchó contra los germanos en las orillas del Rin y envió dos expediciones a Britania. La muertes de Julia y Craso (54 y 53 a.C.) motivaron la separación entre Pompeyo y César al desaparecer los vínculos entre ambos. Cada uno deseaba imponerse debido a su tendencia al poder personal lo que provocaría una encarnizada guerra civil. Cuando en el año 49 Julio César acababa su mandato en la Galia, el Senado le ordenó que retirara las legiones del territorio galo lo que motivó que César atravesara el Rubicón y marchara con sus tropas hacia Roma.

Pompeyo se retiró a los Balcanes para preparar la resistencia. César y Pompeyo se enfrentaron en Farsalia (48 a.C.), viéndose obligado Pompeyo a huir a Egipto donde fue asesinado por Ptolomeo XIV. Pero la guerra contra sus partidarios, capitaneados por Escipión en Africa y por sus hijos Cneo y Sexto Pompeyo en Hispania, continuó hasta el año 45 a.C. Tras las derrotas de Thapsus en Africa y la definitiva en Munda (Baetica / Hispania) en la que murió Cneo Pompeyo, finalizó el periodo de guerras civiles y Julio César fue nombrado cónsul por un periodo de diez años.

Julio César se convertía en el único dueño de la situación y recibía el nombramiento de “dictador perpetuus” al que había de añadir los títulos de “imperator”, “pontifex maximus” y “pater patriae”. Aunque trató de legalizar su mandato se comportó como un dictador tomando el control sobre aspectos cruciales del gobierno: las finanzas públicas, la administración provincial, el mando sobre las fuerzas militares, demostrando cualidades de hombre de estado e igualando su ingenio militar.

Julio César no sólo ha pasado a la historia por su significación política y hazañas militares; además de ser el inventor del libro encuadernado (un invento meramente práctico ya que para una persona que se movía tanto era más cómodo llevar consigo libros que rollos), fue un importantísimo escritor, narrador historiográfico cuyas obras, Commentarii de bello Gallico (Comentarios sobre la guerra de las Galias) y Commentarii de bello civili (Comentarios sobre la guerra civil), constituyen una inestimable fuente de información para conocer los acontecimientos del periodo final de la República, ya que por primera vez una obra romana adopta un sentido de Historia Universal,  estilo iniciado por Heródoto.

Desde el punto de vista estilístico, las obras de César destacan por la pureza, la simplicidad y la elegancia de la lengua latina. Su prosa se caracteriza por la claridad sintáctica, la ausencia de anomalías gramaticales, la selección de un léxico claro y la renuncia a los términos arcaicos o raros. La narración de los hechos y la descripción de los paisajes contiene sólo los datos esenciales. Tienen precisión, viveza y dramatismo.

De él escribe Suetonio:

“Mostróse muy liberal con el dinero de la República y a nadie rehusó nada; todo, de grado o por fuerza, se doblegaba a su voluntad; solo Catón se atrevió a oponérsele una vez y César hizo que a la salida del Senado lo amarrasen sus lictores y lo condujesen a prisión ….”

“Dobló a perpetuidad los sueldos de las legiones,. Distribuyó el trigo sin medida ni tasa, y llegó hasta dar esclavos y tierras a sus soldados …..”

“Los acusados, los hombres perdidos de deudas, la juventud viciosa, encontraban en él un seguro refugio …”

“No perdonaba medio de atraerse los reyes y las provincias; a los unos les ofrecía devolver los numerosos cautivos sin rescate y a las otras cuantos socorros quisieran, sin consultar al Senado ni al pueblo.”

“Concluida la guerra y pacificada las Galias, era conveniente licenciar al ejército ….

“… dispuesto a vengar a brazo armado a los tribunos que le eran adictos …. Fue el pretexto de la guerra civil; él había querido trastornar la Repúblicas, según Pompeyo, porque no se sentía con fuerzas para hacer por el pueblo todo lo que había prometido, y porque sus prodigiosos gastos superaban a sus medios. Según otros, temía que le obligaran a rendir cuentas de todas las violencias que había llevado a cabo, de todas las ilegalidades y de todos los privilegios de su primer consulado.”

“Unos pensaban que estaba corrompido por la costumbre del mando y que, habiendo comparado las fuerzas de sus enemigos y las suyas, creyó llegado el momento de intentar su gran deseo. Cicerón dice que César tenía siempre en sus labios estos dos versos de Eurípides:

Respeto a la virtud, más si reinar conviene

El interés solo importa y lícito es dañar a la virtud”.

Tras su “veni, vidi, vici”, “dio a sus veteranos veinticuatro mil sestercios por cabeza, además de dos sestercios grandes que habían recibido en los comienzos de la guerra. Asimismo, les asignólas mejores tierras. Distribuyó al pueblo diez medios de trigo por cabeza y otras tantas libras de aceite, más trescientos sestercios que les había prometido, a los que añadió cien más en concepto de atrasos. Perdonó el alquiler de lascasas en Roma hasta el precio de dos mil sestercios, y en el resto de Italia hasta quinientos”.

“Vivió, con bastante modestia, en el barrio llamado Subusa; pero cuando fue gran pontífice se alojó en la calle Sagrada a cuenta de la República. Se dice que amó con pasión la magnificencia y el lujo”.

Se casó varias veces y tuvo multitud de amantes, reinas, mujeres de amigos y de prominentes romanos; y se le atribuye homosexualidad con Nicomedes, rey de Bitinia, hasta tal punto que durante la guerra de las Galias los soldados acompañaban sus marchas con esta copla:

“César ha sometido las Galias,

Nicomedes ha sometido a César,

César triunfa por haber sometido las Galias,

Nicomedes no triunfa por haber sometido a César”.

En cuanto al vino, Catón dijo: “De todos los que han trastornado la República, César es el único que no ha sido un borracho”.

Murió de veintitrés puñaladas de los conjurados, pronunciando la famosa expresión ¡También tú, Bruto, hijo mío!

Como resumen de sus ideas, recojo estas dos frases:

“Es preciso que todo lo que me pertenece esté tan exento de sospecha como de crimen”.

“Es preciso que en lo sucesivo se me hable con la mayor reverencia y se tengan como leyes mis palabras”.

Augusto

Sobrino de Julio César, “Gobernó la república con Antonio y Lépido y en seguida con Antonio solo, durante doce años; por último, llegó a ser soberano solo y absoluto por espacio de cuarenta y cuatro años”.

“La extrema carestía y la falta de subsistencia, le movieron a echar de Roma los esclavos que estaban en venta, los gladiadores y todos los extranjeros, excepto los médicos y los preceptores”.

Casado varias veces, multitud de amores adúlteros, preferiblemente mujeres vírgenes, “Sexto Pompeyo le trató de afeminado, y Lucio, hermano de Antonio, de haberse prostituido en España con Aulio Hircio por trescientos mil sestercios y que tenía por costumbre quemarse el vello de las piernas con Aceite encendido de nueces”.

En su testamento “instituía sus herederos a Tiberio y a Livia, el uno por los dos tercios y la otra por uno, y les ordenaba que llevaran su nombre. Legaba al pueblo romano cuarenta millones de sestercios, tres millones quinientos mil sestercios a las tribus latinas, mil por cabeza a los soldados de su guardia, quinientos a los de la guardia de la villa y trescientos a los soldados legionarios … Declaró que no dejaba a sus herederos más que ciento cincuenta millones de sestercios ….”

Tiberio

Adoptado por testamento por el senador Gallio y por herencia a Augusto, casó primero con Agripina, luego con Julia, hija de Augusto, condenada más tarde por sus escándalos y que Augusto, con su propia autoridad, disolvió el matrimonio.

“Dio orden a los ediles de cerrar las tabernas y los lugares de crápula con tanta severidad que ni aun las patelerías dejaron abiertas ….Prohibió las ceremonias extranjeras y los ritos judíos o egipcios; a los que los practicaban los obligó a quemar sus ropas y los instrumentos de su religión”.

“Abandonó de tal modo el cuidado de la república que no reemplazaba ninguno de los caballeros que morían, ningún tribuno militar ni ningún comandante de provincias ….. se entregó a todos los vicios, que hasta entonces había disimulado mal. Desde su primera juventud había dado a conocer en los ejércitos su gran pasión por el vino. En lugar de Tiberius le llamaban Biberius …. Después de haber reprendido en el Senado a Sestos Galo, viejo disipador y escandaloso, hizo que le convidara a cenar, a condición de que no cambiara su manera ordinaria de vivir y los platos fueran servidos por muchachas desnudas”.

“….. estableció una nueva magistratura que podía llamarse la intendencia de las voluptuosidades ….”

“Tenía en la isla de Caprea reductos muy secretos para sus escándalos; allí hombres y mujeres jóvenes imaginaban placeres monstruosos; formaban entre ellos una triple cadena, y así enlazados se prostituían delante de él para reanimar con este espectáculo los extinguidos deseos de un viejo … Llevó su liviandad hasta un punto indescriptible. Se dice que desnudaba niños de pecho un poco robustos, a los que llamaba pececitos, y les hacía jugar entre sus piernas, morderle y lamerle cuando estaba en el baño …. Se dice también que en un sacrificio, prendado repentinamente de la belleza del que le ofrecía el incienso, apenas atendió a la ceremonia, y acabó por hacer violencia al joven y a su hermano que tocaba la flauta ….”

“No dio retiro a los soldados veteranos, porque preferían que murieran en el servicio a fin de heredar (él) las recompensas a las que tenían derecho”.

“De la avaricia pasó a la rapiña. Consta que a Cneo Léntulo, hombre muy rico, le obligó a que le declarara su único heredero; que confiscó los bienes de muchos príncipes de las Galias, España, Siria y Grecia, con los más fútiles pretextos …”

“Creo un consejo de ancianos amigos para que le sirvieran de consejeros. Excepto dos o tres, a todos les dio muerte bajo distintos pretextos” …. “Se entregó a toda clase de monstruosidades, persiguiendo a todos sus parientes y amigos ….. me conformaré con dar una idea general: no dejó pasar un solo día sin suplicios”.

Cayo César “Calígula”

Hijo de Germánico y sobrino de Tiberio, adoptado como hijo. Calígula era un apodo militar que se refería a una especie de calzado de los soldados, que él usaba.

Empezó siendo muy querido en las provincias y en los ejércitos, elevado al trono por los votos del pueblo.

“Dio grandes espectáculos de gladiadores ….. de juegos escénicos de muchas clases  …. Repartió al pueblo muchos regalos, entre otros, cestas de pan y carne ….” ….”Concluyó las obras inacabadas de Tiberio …. Hizo acueductos ….. reconstruyó templos arruinados ….. reedificó palacios …. Creó villas …..”

“Hasta aquí he hablado de un príncipe; voy a hablar de un monstruo …..”:

“Mandó un tribuno militar a matar a su hermano Tiberio, y a su suegro Sillano le obligó a cortarse la garganta”

“Tuvo continuo comercio criminal con todas sus hermanas; las hacía colocarse a la mnesa encima de él, mientras su mujer estaba debajo”

“En sus matrimonios fue tan infame como en sus divorcios ….. A la que amó con más constancia y pasión fue a Cesonia, que no era joven ni bella y tenía tres hijos, pero adolecía de la más impudente lubricidad”.

“Como la carne para los animales del circo costaba cara, los alimentaba con los criminales, que se los daba a devorar vivos. Un día que visitaba la prisión, al llegar a la portería, condenó a las fieras a todos los que había en ella, sin hacer excepciones”

“Uno de sus mayores placeres era el de asistir a los suplicios de los que condenaba” …… “Hacía que todos los días golpearan lentamente a sus víctimas, y decía a sus verdugos: Hacedlo de modo que se sientan morir”.

“Decretaba muertes mientras comía o se divertía. Un soldado hábil para cortar cabezas lo hacía en su presencia”

“En sus costumbres fue corrompido y corruptor. Se dice que amó infamemente al pantomimo Lépido Menester. Valerio Cátulo, joven de familiar consular, le reprochó públicamente el haber abusado de él hasta fatigarle. Sin hablar de los incestos con sus hermanas ni de su conocida pasión por la cortesana Piralida, no respetó a ninguna de las mujeres distinguidas. Las invitaba a cenar con sus maridos y las hacía desfilar ante él, llevaba a una a una cámara vecina y a poco volvía alabando o censurando lo que su cuerpo y sus aptitudes para gozar tenían de bueno o de malo”

Reducido a la indigencia por sus fastosos gastos, “buscó recursos en las rapiñas y extorsiones más inauditas …. En las Galias vendió las alhajas, los muebles, los esclavos y los libertos de sus hermanas …. Hizo que los romanos le incluyeran en sus testamentos y como seguían viviendo después de nombrarle heredero, les mandaba pasteles envenenados ….”

“Impuso tributos nuevos …. No hubo cosa ni persona que no fuera tasada. Se gravaron todos los comestibles que se vendían en Roma. A los litigantes se les exigió la cuarta parte de lo que litigaban; a los jornaleros la octava parte de su jornal; a las prostitutas se las inscribió en registros y se las exigió el precio íntegro en que se vendían”.

“Quería tanto a un caballo llamado Incitatus que ….. le hizo una pila de mármol, un pesebre de marfil, arneses de púrpura y collares de perlas. Le dio una casa completa con esclavos y muebles; se dice que hasta quiso hacerlo cónsul”.

Claudio

Livia estaba encinta cuando se casó con Augusto, dio a luz tres meses después a Druso, que luego se llamó Décimo y en seguida Nerón, que fue padre de Claudio César, de nombre Tiberio Claudio Druso; abandonado por su padre en la infancia, la pasó entre enfermedades graves y largas, de las que quedó tan débil que se le creía incapaz para todo.

A los 50 años, cuando asesinaron a Calígula, el Senado, que votaba para establecer la república, se vio rebatido por el pueblo, que pedía un solo amo y mandatario. Y nombró a Claudio, pensando en sus deformidades físicas y su supuesta incompetencia.

“Afirmado en el trono, concedió una amnistía general ….. y dio muchas pruebas de piedad”

“Condujo a Roma el agua llamada Claudia, en canales de piedra, y las distribuyó en tres fuentes”

“Distribuyó al pueblo muchas gratificaciones y dio magníficos espectáculos, inventando algunos nuevos y restableciendo los antiguos”

“se casó seis veces, la quinta con Mesalina a la que dio muerte por las afrentas que le proporcionaba, y la sexta con  Agripina, hija de Germánico; de todas ellas tuvo cinco hijos, y adoptó como tal a Nerón”.

“Era muy dado a los placeres de la mesa, y sus festines eran largos y numerosos …. Estaba siempre dispuesto a comer y a beber en toda hora y lugar …… siempre terminaba inflado, y cuando ya se dormía le ponían una pluma en la garganta para hacerle vomitar ….”

“Dio muchas pruebas de su natural sanguinario; presenciaba las torturas y las ejecuciones; en los espectáculos de gladiadores hacía estrangular a los que caían, aunque fuera por azar, y gozaba viendo sus rostros expirantes”

Nerón

Hijo de Agripina y de Domicio, su padre dijo de él: “De Agripina y de mí, no puede salir más que un monstruo”. A los once años lo adoptó Claudio y lo puso bajo la dirección de Séneca. Tenía 17 años cuando murió Claudio y cuando se presentó en el lecho mortuorio, ya fue saludado como emperador.

“Abolió o disminuyó los impuestos, redujo a la cuarta parte el salario de los delatores, fijado por la ley Papia, y distribuyó al pueblo cuatrocientos sestercios por cabeza, asignó pensiones a los senadores, hizo dar todos los meses raciones de trigo a los soldados pretorianos  …..”

“Dio muchos espectáculos de todas clases ….. distribuyó al pueblo provisiones de todas clases, pájaros, trigo, ropas, oro, plata, perlas, cuadros, esclavos, bestias y tierras”.

“Bien pronto se fortificaron sus vicios ….. daba comida a sus amigos; en una de ellas, un manjar preparado con miel, costó hasta cuatro millones de sestercios, y otro de esencias de rosa, todavía costó mas …… Mantuvo comercio infame con los hombres libres y amores adúlteros …. Hizo eunuco a un hombre llamado Esporo, pretendió metamorfosearlo en mujer y se casó con él solemnemente ….. se prostituyó de manera que no llegó a tener un miembro sano ….. estaba persuadido de que ningún hombre era casto en ninguna parte de su cuerpo …..”

“Ningún límite puso a sus gastos. A Tirídates le dio, durante su estancia en Roma, más de ochenta mil sestercios diarios, y cuando se fue, más de un millón; Al músico Menécrates y al gladiador Espicilo les dio los mismos bienes que a los ciudadanos que habían obtenido los honores de triunfo ….. Jamás se puso una ropa dos veces. Jugaba a los dados a quinientos sestercios el punto; pescaba con hilos de púrpura y anzuelos de oro; jamás viajó con menos de mil coches; sus mulas iban cubiertas de plata, y sus muleteros vestidos con la más bella lana de Canusa; sus cocheros y sus corredores llevaban preciosos brazaletes”.

Pero tras el despilfarro vino la miseria. “Estableció que en lugar de la mitad de los bienes de los libertos, heredaría las cinco sextas partes; que los bienes de los que fueran tildados de ingratitud pasasen al fisco…..”

“Se le atribuye su intervención en la muerte de Claudio, envenenado con setas; en el de Británico, por el mismo medio; intentó matar a su madre, Agripina, dos veces; mató a su tía; asesinó al marido de Estatilia Mesalina para poder casarse con ella, a la que posteriormente desterró y luego la hizo matar como culpable de adulterio; a su otra mujer, Popea, la mató de un puntapié; mató a Antionia, hija de Claudio porque no quiso casarse con él ….” …. “Sacrificó indistintamente con toda clase de pretextos a todos aquellos de quienes quería deshacerse”.

“Molesto por el mal gusto de los edificios antiguos, prendió fuego a la ciudad (de Roma) ….. El fuego consumió infinito número de casas particulares ….. los templos edificados por los reyes de Roma y todos los monumentos más notables de la antigua república …..”

“Para reconstruir la ciudad, impuso contribuciones que arruinaron a las provincias y los particulares”.

Tras el incendio de Roma en el año 64, se produjo la primera devaluación documentada de la moneda: Se introdujo una aleación del 10% en el denario, de plata pura hasta entonces. Historia de la banca por ACF – año 2013.

“Murió a los treinta y dos años de edad ….. el gozo público fue tan grande que el pueblo corría por las calles llevando sobre su cabeza el gorro de la libertad” (1)

  • El píleo estaba especialmente asociado con la manumisión del esclavo que lo llevaba a partir de su liberación. En las provincias occidentales del Imperio romano vino a significar el logro de la libertad.

Galba

La familia de los Césares se extinguió con Nerón. Descendiente de Servio Sulpicio Galba, pretor en Hispania, que prometió a los lusitanos tierras fértiles donde se podrían establecer para cultivarlas y habitarlas con sus familias, efectuando asentamientos bajo la protección de Roma si permanecían leales. Acudieron unos treinta mil lusitanos solicitando el cumplimiento de esta promesa. Galba los repartió en tres campamentos y les exigió que entregaran sus armas en señal de amistad; entonces los rodeó con todo su ejército y ordenó atacarlos; unos nueve mil fueron acuchillados y más de veinte mil fueron hechos prisioneros y vendidos como esclavos en las Galias. Uno de los pocos que pudieron escapar fue Viriato, quien años después tomaría venganza de esta traición romana dando comienzo a las guerras lusitanas.

Sergio Galva casó con Lépida, fue adoptado por su suegra y tomó el nombre de Livio Lucio. Fue nombrado gobernador de la Hispania Tarraconense, donde pasó de impartir justicia “al relajamiento y la pereza para no dar celos a Nerón, y porque, según decía nadie estaba obligado a dar cuenta de su ociosidad”.

“A la muerte de Nerón todos le hicieron juramento de fidelidad …. Su reputación de avaricia y crueldad llegó hasta Roma. Se sabía que había impuesto grandes multas en Hispania, y en las Galias se habían resistido a aceptarle; que había castigado muchas villas tirando sus murallas; que había condenado a muerte a muchos comandantes con sus mujeres y sus hijos. Cuando entró (en Roma), se confirmó su reputación ….”

“Comía mucho …. La pederastia era uno de sus vicios, y prefería la madurez robusta a la juventud delicada ….”

“En el trono no tuvo actos de gran príncipe y se le vio más propicio al mal que al bien …. Estaba auxiliado por tres hombres que vivían en su palacio y no le abandonaban en ningún momento: Vinio …. Lacón ….. e Icelo, cuyos vicios eran diferentes, gobernaban con despotismo al viejo emperador ….”

“Con esta conducta se alejó casi de todos los órdenes del Estado y, sobre todo, del ejército ..,.. que aprovechó Marco Silvio Oton para ejecutar sus designios ….” …. “Fue estrangulado junto al lago Surcio y abandonado en una plaza, hasta que un soldado que pasaba le cortó la cabeza. No pudiendo cogerla por los cabellos, porque era calva, la cogió en sus ropas y metiéndole el pulgar en la boca la presentó a Oton, quien la entregó a sus guardias, que la pusieron en una pica y la pasearon con grandes risas gritando: Vamos, hermoso Galba, goza de tu juventud”.

Otón

“Fue, desde su infancia, escandaloso y libertino ….de noche corría por las calles manteando a los lisiados y a los borrachos …. compañero de crápula de Nerón”.

“Amante de Popea, la mujer de Nerón ….. fue enviado a Lusitania como cuestor” ….. Siguió a Galba en su confrontación con Nerón; esperaba ser adoptado por Galba, pero frustrado su deseo y empujado por las deudas, se resolvió a emplear la fuerza …. Había sacado un millón de sestercios a un esclavo de Galba, por una plaza de intendente, y con esa suma pretendió destronar al viejo emperador. Confió su designio a cinco soldados, a los que se asociaron otros diez; dio a cada uno cinco grandes sestercios y les prometió cincuenta. Estos sedujeron a otros y encontraron muchos partidarios”.

“Los soldados le levantaron sobre sus hombros y le proclamaron emperador- Así llegó a la plaza, entre aclamaciones y rodeado de espadas desnudas …. Desde allí envió caballeros para deshacerse de Galba ….”

Pero el Imperio ya estaba dividido y el ejército en Germania prestó juramento a Vitelio, iniciándose una guerra civil, en la que prefirió quitarse la vida antes que hubiera más combates y muertes. “Los mismo que le odiaron en vida, hicieron las mayores alabanzas de él cuando murió y declararon que había destronado a Galba, no para reemplazarle, sino para restablecer la libertad”.

Vitelio

Publio Vitelio de Niceria estuvo encargado de los negocios de Augusto. “Era un hombre activo y libre de todo crimen; pero se deshonró por su pasión por una liberta, cuya saliva bebía mezclada con miel, con pretexto de que era un remedio para el dolor de garganta. Entre otros talentos tenía el de la adulación. Fue el primero que imaginó adorar como un dios a Claudio ….. Una parálisis lo mató en dos días”

“Su hijo Aulio Vitelio fue el emperador. En su vida hubo toda clase de oprobios. Tuvo mucho crédito en la corte de Calígula, cuyos carros guiaba, y en la de Claudio, con quien jugaba a los dados. Por los mismos medios se atrajo a Nerón, a quien invitó algunas veces a cantar haciéndose portador de los votos del pueblo” …… Así, al lado de tres príncipes obtuvo las más grandes dignidades. Fue procónsul de África y edil; se portó bien en el primer cargo, pero en el segundo se apoderó de las ofrendas y los ornamentos de los templos, y puso cobre y estaño en donde había oro y plata”.

“Galba lo mandó a regir la baja Germanía …. Y dijo que no eran de temer los que, como Vitelio, no soñaban más que con la glotonería de las riquezas de una provincia. Estaba tan pobre que ni tenía dinero para el viaje; la turba de acreedores lo detenía en la plaza pública …… “

“No había pasado un mes cuando los soldados, sin tener nada en cuenta, lo cogieron en ropas menores y lo proclamaron emperador …. Enterado del asesinato de Galba, puso en orden los negocios de su provincia, dividió las tropas en dos cuerpos …… En las Galias supo la muerte de Oton: en seguida disolvió por un edicto las cohortes pretorianas como peligrosas y les mandó entregar sus armas a los tribunos …..”

“Entró en Roma al son de las trompetas, vestido de guerrero y entre las águilas …. Empezó por conculcar todas las leyes divinas y humanas ….”

“Su reinado fue el de los histriones, los cocheros y, sobre todo, del liberto Ariaticus, unido a Vitelio desde la primera juventud por un comercio de prostitución mutua ….”

“Sus vicios favoritos eran la crueldad y la glotonería; comía diariamente tres veces y en ocasiones cuatro, superando a todos porque tenía el hábito de vomitar. Se hacía invitar el mismo día en varias casas y cada comida no costaba menos de cuatrocientos mil sestercios ….”

“ …. Dio muerte a nobles que habían sido sus amigos; a uno lo envenenó con un vaso de agua fgría que le presentó al verle con fiebre; no perdonó a ninguno de sus acreedores ni usureros; a uno le envió al suplicio cuando venía a saludarle; a otro, para quien dos hijos que tenía le pidieran gracia, los hizo morir con él ….”

“En el octavo mes de su reinado se insubordinaron algunas legiones y prestaron juramento a Vespasiano …… Llegó la avanzada del ejército  y …… lo arrastraron medio desnudo hasta la plaza con una cuerda al cuello y las manos atadas a la espalda ….. Murió con su hermano y su hijo a los cincuenta y siete años de edad”.

Vespasiano

Hijo de Sabino y Vespasia Polla, se educó con su abuelo. Casó con Flavia Domitila. Restableció la disciplina militar en Judea.

“Dos mil hombres que iban a socorrer a Oton supieron en el camino que había sido vencido y había muerto; se abandonaron a todas las rapiñas y excesos, y temerosos de que se les pidiera cuentas, eligieron un emperador, por no ser menos que las de España, que habían elegido a Galba, ni que los pretorianos, que habían elegido a Oton, ni que el ejército de Alemania, que había coronado a Vitelio. Pensaron en Vespasiano, de quien algunos soldados que le conocían hicieron grandes elogios”.

“Comenzó así una nueva guerra civil …. Después de haber vencido a los judíos, fue a Roma precedido de gran renombre. Durante todo su reinado se dedicó a afirmar la república, debilitada y quebrantada”.

“Fue un príncipe moderado y clemente …. Desdeñaba la magnificencia y el aparato, y costó trabajo el que aceptara el poder tribunicio y el título de Padre de la Patria”.

“El único reproche que se le hace con razón es el de haber sido aficionado al dinero. No contento con restablecer los impuestos abolidos por Galba y haberlos aumentado, se rebajó a negocios vergonzosos hasta para un particular. Vendía los honores a los candidatos, la absolución a los acusados, y hasta se dice que elevaba a los avaros para condenarlos cuando se hubieran enriquecidos”

Tito

Tito Flavio Vespasiano ascendió hasta el trono del imperio con el nombre de Emperador Tito Vespasiano Augusto, fue el segundo emperador de la dinastía flavia, dinastía romana que gobernó el imperio entre los años 69 y 96; dicha estirpe integró los reinados de su padre, Vespasiano (69-79), el suyo propio (79-81) y el de su hermano, Domiciano (81-96).

“Fue el amor y las delicias de la humanidad, pues supo conquistar el afecto universal por su benevolencia, o por su destreza, o por su suerte”.

“Se le tildaba de escandaloso a la vez que cruel, por las comidas que celebraba de noche con los ciudadanos más disolutos, o por la turba de eunucos y pederastas que le rodeaban y por su pasión indudable hacia Bernicia. También se le llamaba avaro por el dinero que exigía a los que pedían favores a su poadre. En el trono no mostró ninguno de estos vicios y sí las virtudes opuestas”.

“El mundo perdió con su muerte más que él …. Cuando se supo su muerte, el duelo fue general como en una calamidad pública”.

Domiciano

“Después de haber seducido a muchas damas romanas, robó a Domicia Longina, mujer de Ecio, y se casó con ella. Distribuyó en un solo día más de veinte mil cargos ….”

“Al principio de su reinado se encerraba todos los días una hora para perseguir moscas con un punzón, lo que dio lugar a que Vibius, preguntado si había alguien con el emperador, contestara: Ni una mosca”

“Dio espectáculos magníficos y costosos …..”

“Pronto se entregó a la crueldad y a la avaricia ….. Muchos senadores que habían sido cónsules fueron condenados a muerte como conspiradores y otros con los más ligeros pretextos. Todavía fue más  ruel después de la derrota de Antonino, pues a todos los partidarios de este rebelde les quemó las partes naturales y les cortó las manos. Ponía gran refinamiento en sus barbaries. Jamás pronunció una sentencia de muerte sin un preámbulo de clemencias, de modo que jamás inspiraba tanto terror como cuando hablaba de bondad”.

“Arruinado por sus continuos gastos, imaginó disminuir el número de soldados; pero considerando que le hacían falta, se dedicó a despojar a los vivos y a los muertos sin conciencia. Bastaba tener un acusador para ser criminal; palabras y acciones, todo era crimen de lesa majestad. Se confiscaban las herencias más extrañas al emperador con el pretexto de que alguien había dicho que oyó al difunto que iba a dejar a César heredero. Los impuestos de los judíos se exigían con más rigor que todos los demás. Recuerdo haber visto en mi juventud a un recaudador visitar, con una turba de testigos, a un viejo de noventa años, para ver si estaba circunciso”.

“Amaba mucho a las mujeres; colocaba los placeres del amor en el número de funciones diarias, y los llamaba el ejercicio del lecho. Se divertía en depilar a sus queridas y en bañarse con las prostitutas de ínfima clase”.

“Odioso a todo el mundo, sucumbió a los complots de sus libertos, sus amigos y su mujer ….  Los conjurados lo mataron de siete puñaladas …. Todos sus títulos honoríficos fueron anulados y por un decreto se abolió su memoria”.

Hasta aquí, las fehacientes exégesis de Suetonio. Si leemos despacio, y comprendemos, sus comentarios, nos daremos cuenta que el socialismo no fue idea original de Carlos Marx. El exceso de gasto público, esquilmar a los mercaderes y pudientes, la munificencia en contentar a la plebe con dinero del Estado, el pan y circo, la ociosidad para el trabajo, el gozo bidireccional, matar al enemigo y la dictadura de los mandatarios, es indisoluble a la herencia del derecho romano, la construcción de los acueductos, de las calzadas y de la ambición de expansión de los territorios, que los romanos dejaron en nuestro ADN.

Añádase a ello la sangre mora, judía y cristiana que también corre por nuestras venas, junto a anteriores celtas, vasconas y fenicias, y veremos el explosivo cóctel que, desde siempre, ha sido España, en la que el “quítate tú para que me ponga yo” ha devenido en guerras internacionales y nacionales durante toda nuestra historia.

Si volvemos a repasar el texto, observaremos cuántas situaciones se repiten en nuestros días, y si cerráramos los ojos hasta podríamos poner nombre y apellidos a personajes y hechos actuales, contemporáneos de los que ya peinamos algunas canas. La dictadura, con ropaje democrático, fue la que acabó con la civilización romana.

https://ancamfer.wordpress.com/2021/01/19/los-romanos-el-socialismo-e-hispania-01/

https://ancamfer.wordpress.com/2021/01/21/los-romanos-el-socialismo-e-hispania-02/

https://ancamfer.wordpress.com/2021/01/25/los-romanos-el-socialismo-e-hispania-03/

https://ancamfer.wordpress.com/2021/01/27/los-romanos-el-socialismo-e-hispania-04/

https://ancamfer.wordpress.com/2021/02/01/los-romanos-el-socialismo-e-hispania-y-05/

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: