Dimisión con honor

Desde que Pedro Sánchez llegó a la presidencia del Gobierno de España, solamente dos personas relacionadas con él han actuado con honradez política personal, asumiendo la responsabilidad de sus errores y anteponiendo su honor; claro, que ambos pueden ganarse la vida fuera de la política, no son vividores de ella que tendrían serios problemas en colocarse en la empresa privada, y nunca con una retribución como la que tienen en la pública.

MAXIM HUERTA HERNÁNDEZ, periodista, presentador de televisión, ministro de Cultura en el primer gobierno de Pedro Sánchez, presentó su dimisión como ministro una semana después, tras conocerse que eludió el pago a Hacienda de 218 322 €, empleando una sociedad para tributar por el Impuesto de Sociedades y no por IRPF, a la que cargaba importes correspondientes a una segunda vivienda privada en la playa.

El otro ha sido MIGUEL ÁNGEL VILLARROYA VILALTA, general de ejército del Aire, Jefe del Estado Mayor de la Defensa – JEMAD – máxima autoridad militar española, por haberse vacunado contra el coronavirus, junto a otros altos cargos militares dentro del plan de vacunación del EMAD, porque las Fuerzas Armadas tienen asignado por el Ministerio de Sanidad un cupo de vacunas, al margen de las que se reparten entre las comunidades autónomas para ser suministradas a la población civil, de las que al Estado Mayor de la Defensa le corresponde un porcentaje para el que se estableció un orden de prioridades: personal sanitario, militares que van a participar en misiones internacionales y la estructura de mando, siguiendo un criterio de edad.

Todos somos iguales ante la ley, pero no igual de importantes para la colectividad de los ciudadanos. En mi opinión, el Rey, la Princesa heredera, el presidente del Gobierno, la vicepresidenta primera del Gobierno, el JEMAD, el presidente del CGPJ, por su importancia y por los problemas que podrían presentarse si alguno de ellos muriese de forma repentina por el coronavirus, deberían haberse vacunado los primeros, televisado en directo para general conocimiento, dando ejemplo acerca de la seguridad de las vacunas y salvaguardando sus vidas por el puesto que tienen o desempeñan en la de todos los españoles, en unos momentos convulsos en los que la nación los necesita sanos física y mentalmente.

Siempre me acuerdo de la difunta Pilar Miró, los jóvenes que creen tener derecho gratis a todo ni habrán oído hablar de ella, directora general de RTVE, que dimitió por haberse comprado ropa para utilizar en sus actos oficiales en función de su puesto, con dinero del ente público, hostigada por los cachorros del sector guerrista. ¡Qué tiempos aquellos!

Si hiciéramos un inventario de las mentiras, engaños, opacidades, encausados, investigados, aportaciones anónimas, doctorados fraudulentos, canonjías para compañeros y compañeras de cama, de padres, de hermanos y resto de parentela, participaciones societarias, crowdfunding anónimos y sin control, inmuebles de ostentación que no llegó a tener ningún ministro franquista, y resto de pecados de secreto de confesión, lo de Maxim Huerta y lo del JEMAD son pecadillos veniales que no llegan ni a un mal pensamiento con moza en edad de merecer, o con uno de esos jóvenes que anuncian colonias en la televisión.

El árbol nos esconde la visión del bosque; y tenemos un bosque que es una selva llena se víboras, serpientes, culebras, tigres, orangutanes, gorilas, hormigas rojas, viviendo en unos árboles altos, muy altos y frondosos, que no nos dejan ver la luz del día.

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: