Los romanos, el socialismo e Hispania – 02

Julio César

Cayo Julio César (Roma 12-7-100 a.C. – marzo 44) era miembro de una de las familias más laureadas de Roma, los Julios, que se decían descendientes de la misma Afrodita. En el año 69 a.C. fue nombrado cuestor de la Hispania Ulterior para regresar años después a Roma donde se inició su enfrentamiento con Pompeyo. Durante la estancia de éste en Oriente, Julio consiguió los nombramientos de edil, pontifex maximus y pretor urbano, congraciándose con la plebe y con el orden ecuestre al aliarse con Marco Licinio Craso, hombre de gran riqueza. No obstante, César provocó la oposición de la clase media al estar implicado en la conjura de Catilina en el año 63 a.C.; dos años más tarde Pompeyo regresó victorioso de Oriente, demandó al Senado que ratificara las medidas que él había adoptado en Asia Menor y concedió tierras a sus veteranos. Sus peticiones encontraron fuerte oposición hasta que César optó por la reconciliación; Pompeyo, Craso y César constituyeron el denominado Primer Triunvirato en el año 60 a.C., consolidado con el matrimonio de Julia, hija de César, con Pompeyo. Los triunviros se repartieron las zonas de influencia: Craso recibió el gobierno de los países de Oriente, Pompeyo permanecía en Roma y César asumía el mando militar de la Galia Cisalpina y el proconsulado de la Narbonense. Desde ese momento se enzarzó en una dura guerra contra los galos que duraría ocho años, consiguiendo la conquista de toda la Galia. Luchó contra los germanos en las orillas del Rin y envió dos expediciones a Britania. La muertes de Julia y Craso (54 y 53 a.C.) motivaron la separación entre Pompeyo y César al desaparecer los vínculos entre ambos. Cada uno deseaba imponerse debido a su tendencia al poder personal lo que provocaría una encarnizada guerra civil. Cuando en el año 49 Julio César acababa su mandato en la Galia, el Senado le ordenó que retirara las legiones del territorio galo lo que motivó que César atravesara el Rubicón y marchara con sus tropas hacia Roma.

Pompeyo se retiró a los Balcanes para preparar la resistencia. César y Pompeyo se enfrentaron en Farsalia (48 a.C.), viéndose obligado Pompeyo a huir a Egipto donde fue asesinado por Ptolomeo XIV. Pero la guerra contra sus partidarios, capitaneados por Escipión en Africa y por sus hijos Cneo y Sexto Pompeyo en Hispania, continuó hasta el año 45 a.C. Tras las derrotas de Thapsus en Africa y la definitiva en Munda (Baetica / Hispania) en la que murió Cneo Pompeyo, finalizó el periodo de guerras civiles y Julio César fue nombrado cónsul por un periodo de diez años.

Julio César se convertía en el único dueño de la situación y recibía el nombramiento de “dictador perpetuus” al que había de añadir los títulos de “imperator”, “pontifex maximus” y “pater patriae”. Aunque trató de legalizar su mandato se comportó como un dictador tomando el control sobre aspectos cruciales del gobierno: las finanzas públicas, la administración provincial, el mando sobre las fuerzas militares, demostrando cualidades de hombre de estado e igualando su ingenio militar.

Julio César no sólo ha pasado a la historia por su significación política y hazañas militares; además de ser el inventor del libro encuadernado (un invento meramente práctico ya que para una persona que se movía tanto era más cómodo llevar consigo libros que rollos), fue un importantísimo escritor, narrador historiográfico cuyas obras, Commentarii de bello Gallico (Comentarios sobre la guerra de las Galias) y Commentarii de bello civili (Comentarios sobre la guerra civil), constituyen una inestimable fuente de información para conocer los acontecimientos del periodo final de la República, ya que por primera vez una obra romana adopta un sentido de Historia Universal,  estilo iniciado por Heródoto.

Desde el punto de vista estilístico, las obras de César destacan por la pureza, la simplicidad y la elegancia de la lengua latina. Su prosa se caracteriza por la claridad sintáctica, la ausencia de anomalías gramaticales, la selección de un léxico claro y la renuncia a los términos arcaicos o raros. La narración de los hechos y la descripción de los paisajes contiene sólo los datos esenciales. Tienen precisión, viveza y dramatismo.

De él escribe Suetonio:

“Mostróse muy liberal con el dinero de la República y a nadie rehusó nada; todo, de grado o por fuerza, se doblegaba a su voluntad; solo Catón se atrevió a oponérsele una vez y César hizo que a la salida del Senado lo amarrasen sus lictores y lo condujesen a prisión ….”

“Dobló a perpetuidad los sueldos de las legiones,. Distribuyó el trigo sin medida ni tasa, y llegó hasta dar esclavos y tierras a sus soldados …..”

“Los acusados, los hombres perdidos de deudas, la juventud viciosa, encontraban en él un seguro refugio …”

“No perdonaba medio de atraerse los reyes y las provincias; a los unos les ofrecía devolver los numerosos cautivos sin rescate y a las otras cuantos socorros quisieran, sin consultar al Senado ni al pueblo.”

“Concluida la guerra y pacificada las Galias, era conveniente licenciar al ejército ….

“… dispuesto a vengar a brazo armado a los tribunos que le eran adictos …. Fue el pretexto de la guerra civil; él había querido trastornar la Repúblicas, según Pompeyo, porque no se sentía con fuerzas para hacer por el pueblo todo lo que había prometido, y porque sus prodigiosos gastos superaban a sus medios. Según otros, temía que le obligaran a rendir cuentas de todas las violencias que había llevado a cabo, de todas las ilegalidades y de todos los privilegios de su primer consulado.”

“Unos pensaban que estaba corrompido por la costumbre del mando y que, habiendo comparado las fuerzas de sus enemigos y las suyas, creyó llegado el momento de intentar su gran deseo. Cicerón dice que César tenía siempre en sus labios estos dos versos de Eurípides:

Respeto a la virtud, más si reinar conviene

El interés solo importa y lícito es dañar a la virtud”.

Tras su “veni, vidi, vici”, “dio a sus veteranos veinticuatro mil sestercios por cabeza, además de dos sestercios grandes que habían recibido en los comienzos de la guerra. Asimismo, les asignólas mejores tierras. Distribuyó al pueblo diez medios de trigo por cabeza y otras tantas libras de aceite, más trescientos sestercios que les había prometido, a los que añadió cien más en concepto de atrasos. Perdonó el alquiler de lascasas en Roma hasta el precio de dos mil sestercios, y en el resto de Italia hasta quinientos”.

“Vivió, con bastante modestia, en el barrio llamado Subusa; pero cuando fue gran pontífice se alojó en la calle Sagrada a cuenta de la República. Se dice que amó con pasión la magnificencia y el lujo”.

Se casó varias veces y tuvo multitud de amantes, reinas, mujeres de amigos y de prominentes romanos; y se le atribuye homosexualidad con Nicomedes, rey de Bitinia, hasta tal punto que durante la guerra de las Galias los soldados acompañaban sus marchas con esta copla:

“César ha sometido las Galias,

Nicomedes ha sometido a César,

César triunfa por haber sometido las Galias,

Nicomedes no triunfa por haber sometido a César”.

En cuanto al vino, Catón dijo: “De todos los que han trastornado la República, César es el único que no ha sido un borracho”.

Murió de veintitrés puñaladas de los conjurados, pronunciando la famosa expresión ¡También tú, Bruto, hijo mío!

Como resumen de sus ideas, recojo estas dos frases:

“Es preciso que todo lo que me pertenece esté tan exento de sospecha como de crimen”.

“Es preciso que en lo sucesivo se me hable con la mayor reverencia y se tengan como leyes mis palabras”.

Continua …

Etiquetas:, , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Los romanos, el socialismo e Hispania | El blog de Campos - 08/02/2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: