Objetivo: El Ejército

El borrador de proposición de ley que Podemos ha enviado al Ministerio de Justicia, propone que únicamente sean “reos de sedición” quienes se alcen “violenta y públicamente” para impedir por la fuerza la aplicación de normas o resoluciones judiciales o el legítimo ejercicio de las potestades administrativas o judiciales, “perturbando seriamente el orden público” y que “los alzados deberán valerse del uso de las armas u otros medios peligrosos aptos para poner en grave riesgo la vida de las personas o causar lesiones graves.”

Del mismo modo, propone derogar el artículo del Código Penal que penaliza con hasta tres años de cárcel a los piquetes que coaccionen una huelga.

Hace unos días leí un comentario sobre un artículo en el que se defendía la armonización fiscal en toda España, incluidos los privilegios de los Convenios Vasco y Navarro, en relación a la pretensión gubernamental de subir los impuestos en la Comunidad de Madrid.  El dóberman radical de izquierdas decía: “Publirreportaje de la derecha en el periódico, más que una opinión periodística parece un congreso antizquierda (sic). Vamos, que quien se crea esto debería hacérselo mirar…” Claro que hasta a Nadal lo llaman “subnormal”, “facha” y “es un mierda y lo está demostrando”, cuando, sin decirlo, ha bosquejado una crítica al Gobierno de Pedro Sánchez.

Empiezo por la última parte, los comentarios: El idiota considera falso todo lo que es incapaz de entender; desprende, o yo al menos así lo interpreto, un odio feroz a la derecha por el solo hecho de ser derecha, sin argumentos de ningún tipo; es más, quien esté de acuerdo con lo que decía el articulista, “debería hacérselo mirar”, o sea, ir a ver un psiquiatra o psicólogo porque, supongo, eso de ser de derechas es muy malo. Parece que ese es el concepto de democracia que tienen algunos en nuestro país.

Continúo para atrás y hablamos ahora de derogar la penalización de los piquetes de huelga violentos. ¿Quiénes, habitualmente, forman esos piquetes? Sindicalistas radicales, liberados y de otros ramos y sectores que no tienen nada que ver con quienes se ven forzados a hacer huelga. Porque los afiliados a los sindicatos son los menos, generalmente los peores empleados de cada empresa, que se ponen bajo su manto para tener un hierro ardiendo al que agarrarse cuando le lleguen los problemas laborales, que suelen ser a título personal y nunca como colectivo. Las huelgas en España están condenadas al fracaso, porque no hay afiliación por parte de los mandos intermedios ni mucho menos por la dirección y altos mandos, ni por parte de los buenos trabajadores cuyo objetivo es aprender y ascender en la empresa, ni los sindicatos pueden sufragar dinerariamente el salario que deja de percibir el trabajador en huelga. Por eso, las huelgas se fuerzas en las empresas mediante piquetes violentos, sobre las empresas, los empresarios y sobre aquellos trabajadores que no quieren hacerla, pero se ven obligados por esos piquetes sindicalistas, reforzados por correligionarios radicales de izquierda, de todo tipo y circunstancia.

Seguimos hacia atrás y llegamos a la modificación del delito de sedición, en mi opinión, por tres razones: La primera, para sacar de la cárcel a los condenados por el tema procés catalán, uno de los pactos secretos para que los independentistas catalanes voten de forma favorable a los Presupuestos, que ya nacen viciados y partiendo de premisas falsas: Según el último informe de la Agencia Tributaria, debido al hundimiento del consumo y a la caída de los beneficios empresariales, los ingresos fiscales descenderán un 12,5% interanual en el cuarto trimestre del año, lo que dejará el desplome anual por encima del 10% en 2020, mientras los Presupuestos Generales del Estado (PGE), prevén que los ingresos tributarios caigan un 7,6%.

La segunda es que los catalanes han repetido hasta la saciedad que “lo volveremos a hacer”; y también los vascos harán algo parecido para conseguir su república vasca, con anexión de Navarra. Y entonces estarán amparados por la nueva ley y no habrá ningún problema desde el primer momento, invocando el derecho de libre expresión, para que no sean condenados a prisión.

Y la tercera, y principal, es que el tándem marxista (Pedro Sánchez) y comunista (Pablo Iglesias), saben que los únicos que los pueden parar para evitar la venida de la república, la fragmentación de España como nación, la política comunista, la colonización musulmana con la más que probable pérdida de las ciudades de Ceuta y Melilla, la invasión de las Islas Canarias, la quiebra financiera del Estado y el hambre y la miseria a la que quieren llevarnos, es el Ejército, y esos sí usan armas.

La modificación de la ley tiene como objetivo básico el Ejército Español, modelo democrático, en primer tiempo de saludo y aguantando que se vilipendien valores sagrados para la milicia, como la bandera, el himno de España, el Rey, el honor, la lealtad y la obediencia, incluso que se les califique de asesinos como ha hecho ERC haciéndoles responsables de los muertos republicanos en la Guerra Civil, presente para algunos como si hubiera sido ayer, mientras se blanquea a ETA o a Terra Lliure.

Hemos pasado de hacer experimentos con gaseosa a hacerlos con txakolí y cava, vinos espumosos que bebidos en demasía se suben a la cabeza, con resultados imprevisibles.

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: