Islas Canarias

La anormalidad que supone la llegada de miles de inmigrantes ilegales a las Islas Canarias, no puede ser fruto de la casualidad y de la búsqueda de un puesto de trabajo. Solo llegan hombres, jóvenes, atléticos y, algunos con uniforme militar, estos últimos vistos en TACO (Tenerife); alojados en hoteles de tres y cuatro estrellas, con todo pagado, hay quien asegura que son soldados, pertenecientes a milicias de Nigeria, Gambia, y Sudán. Más parece una nueva marcha verde en territorio español, cuyo destino final son las ciudades de Ceuta y Melilla, ganadas para Marruecos sin oposición por parte del Gobierno frentepopulista español.

El Frente Polisario declara la guerra a Marruecos y pide ayuda a España, a lo que Pablo Iglesias responde con algo que sabe es imposible: un referéndum de autodeterminación para el Sáhara Occidental.

Además del conflicto diplomático que las palabras de Pablo Iglesias pueden provocar con Marruecos, Mohamed VI, en solo dos años, ha gastado hasta 3.500 millones de dólares en compra de armamento a EE.UU., para reforzarse militarmente, lo que significa que, en una hipotética guerra, nos machacarían en pocos días, no porque sean mejores que nosotros sino porque están dotados con el último material bélico del mercado.

Yo ya no sé qué pensar, si somos o no conscientes que alguien está poniéndo una alfombra roja y verde para su llegada a España de estas personas y si el último objetivo es que este país salte por los aires, se diezme el ejército y quede desprestigiado ante toda Europa y, como hace siglos, sea en España donde se inicie la conquista islámica para su extensión a toda Europa.

Mientras esto ocurre, España se desmarca del acuerdo franco-alemán sobre inmigración tras su ausencia en la cumbre antiterrorista, y el Ministerio del Interior aboga por ayudar a los países en origen y desconfía del plan contra el terrorismo de Francia, Alemania, Austria y Países Bajos, que piden reformar el “espacio Schengen” y reforzar las fronteras de la UE sin contar con España, Italia y Grecia.

Lo dicho, algo huele a podrido en el estercolero de mi pueblo.

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: