El Ejército Español

He estado repasando el Programa de Podemos 2020 y he constatado que muchas de sus propuestas se han hecho realidad jurídica en esta Legislatura, desde el 13 de enero de 2020 hasta hoy. Parece mentira que con 35 diputados en el Congreso (justo el 10% de los escaños), esté imponiendo su ideología; resultaré pesado en mis comentarios, pero sigo sin vislumbrar cuál puede ser el móvil de todo ello.

El apartado 185 del citado programa se refiere a los militares, con la siguiente redacción textual:

“Dignificar las retribuciones de nuestros y nuestras militares sin más excusas ni retrasos y equiparar derechos. Aumentaremos la partida dedicada a retribuciones en los presupuestos de 2020 y la consolidaremos en el reglamento de retribuciones del personal para garantizar una subida lineal.

Es urgente aproximar las condiciones sociolaborales de nuestras y nuestros militares, tanto a las de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (FCSE) como a las de las y los funcionarios públicos en general, así como revisar el sistema para compensar los excesos en la jornada laboral. Al mismo tiempo, equipararemos sus derechos civiles a los del resto de la ciudadanía; en particular, los derechos fundamentales de reunión, manifestación, asociación, libertad de expresión, sindicación y afiliación a partidos políticos. Fomentaremos y normalizaremos la actividad de las asociaciones de militares como instrumento clave para el desarrollo de sus derechos y deberes, permitiendo su actividad y otorgando protección laboral a sus representantes y subvenciones equiparables a las de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Se suprimirán los arrestos sin tutela judicial efectiva en el régimen disciplinario y, en los casos de movilidad geográfica, se considerarán los perjuicios ocasionados para los y las militares y sus familias. También se renovarán los órganos de participación, como el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (Coperfas), con criterios democráticos y vinculantes para la elaboración de las normas sociolaborales. En la misma línea de equiparación de derechos, se reformará la Justicia militar: se suprimirá la Sala Quinta, de lo Militar, del Tribunal Supremo, y se crearán órganos especializados en materias disciplinarias y penales militares, servidos por jueces o juezas y magistrados y magistradas con la formación adecuada e integrados en los en los órdenes jurisdiccionales contencioso-administrativo y penal”.

Circula por internet un BULO (noticia falsa propalada con algún fin, según la RAEL) que, conociendo lo que ha pasado en España durante el presente año, a quienes el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha pasado a controlar y a quienes tienen en el punto de mira de sus objetivos rupturistas con la Transición, si no probable, podría ser posible objetivo a corto/medio plazo, pues son los únicos a los que verdaderamente tienen miedo, a los militares.

No se han parado ante nada ni nadie: Han mentido, mucho, muchas veces, de forma constante y sin que sientan ni pizca de vergüenza; controlan el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, parte el Poder Judicial, en el que solo resisten una parte de los jueces que en muchos casos ven revocadas sus sentencias por instancias superiores; el poder de los principales medios de comunicación; los troll y dóberman en internet; y solo se les resiste la Monarquía y el Ejército, y no estoy seguro que en su totalidad, un Ejército absolutamente democrático que tiene la “desgracia” que la Constitución diga:

Artículo 1.2: La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria

Artículo 3:  La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Artículo 8.

1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

2. Una ley orgánica regulará las bases de la organización militar conforme a los principios de la presente Constitución.

Y es por aquí, por la gatera del artículo 8,2 por donde podría hacerse realidad eso que hoy es un bulo, pero que molesta a ciertas personas que no aceptan que el Capitán General del Ejército sea el Rey de España.

Como todos somos mayorcitos, repitiendo que, hoy por hoy, es un bulo, voy a transcribir lo que circula por el espacio de las telecomunicaciones.

Renovación y actualización de las Fuerzas de Defensa

Con el nuevo título de Fuerzas de Defensa e Intervención se integrarán los actuales efectivos militares de España cuyo jefe operativo será el ministro del ramo del que dependerá el Estado Mayor de la Defensa.

Las líneas de Renovación y Actualización de lo que hasta ahora se llaman fuerzas armadas, no serán objeto de negociaciones puesto que se prevé para el cargo de ministro a una persona de prestigio en las mismas y de compromiso con un modelo de Estado de progreso; al que se le confiará, a través del Vicepresidente de Gobierno, la propuesta consiguiente en coherencia con un Gobierno de Cambio, y cuyas bases están insertas en el presente documento.

Bajo la denominación de Ministro de Asuntos de Defensa y de Pacificación, dependerán las Fuerzas de Defensa e Intervención que agruparán la Fuerza de Tierra, la Fuerza de Mar, la Fuerza de Aire, y la Fuerza de Emergencias. Se promoverá una modificación en la Constitución para que el titular de la cartera sea el jefe supremo de dichas Fuerzas de Defensa e Intervención, reservando al Jefe del Estado el cargo honorífico de capitán general de las mismas.

Por circunscripciones, las unidades militares dependerán del delegado del Ministerio, cargo que ostentará un general de alta graduación y empleo.

Las líneas generales de Renovación y Actualización de las Fuerzas de Defensa partirán de una adecuación de efectivos a las necesidades del Estado. En un caso supondrá reducción y ampliación en otras. A saber:

1. En la Fuerza de Tierra:

 – Supresión del cuerpo de la Legión por sus raíces franquistas, ya que contó entre sus principales fundadores al que fuera dictador del país,siendo además la fuerza de sustento inicial de la sublevación del 36.

 – Supresión de cuerpos anacrónicos como Regulares y Caballería. Los primeros por su participación activa en la sublevación referida, el otro por constituir un vestigio estamental, y no tener sentido en un Estado actual.

 – Reducción a las necesidades reales de unidades acorazadas y de artillería, por constituir un potencial armamentístico que España no debe asumir.

 – Ampliación en número y en composición de unidades de infantería y zapadores para cubrir las necesidades de envío de tropas al exterior (siempre con mandato ONU, y dentro de su “paraguas” y legítima cobertura); así como para su despliegue versátil en el territorio del Estado.

 – Supresión de la Guardia Real dado que la persona y actividades del Jefe del Estado se le encomienda a la Policía del Estado; y las formaciones de honores de Estado, a unidades de las Fuerzas de Tierra.

 – Traspaso de las unidades de helicópteros a la Fuerza de Aire y a la Fuerza de Emergencias para su mejor control y aprovechamiento.

2. En la Fuerza de Mar:

 – Deshacerse de buques de gran tonelaje, especialmente los portaeronaves, por no estar previsto la proyección de grandes contingentes navales. Para ello, se promoverá otros usos civiles de los dichos buques, o su desguace.

 – Supresión del cuerpo de Infantería de Marina. Aunque se le reconoce su antigüedad con respecto a cuerpos similares de otros países, y sus elevados e históricos servicios, supone hoy día un anacronismo. Sus unidades y equipamiento se traspasarán a unidades de infantería de la Fuerza de Tierra.

 – Supresión de las “comandancias de marina” dado que las unidades de las Fuerzas dependerán territorialmente del delegado del Ministro.

 – Traspaso de las unidades de aviación naval a la Fuerza de Aire y a la Fuerza de Emergencias para su mejor control y aprovechamiento operativo, así como para optimizar costes.

3. En la Fuerza de Aire:

 – Mantenimiento de las unidades de aviación de caza de acuerdo a las posibilidades del presupuesto, aprovechando hasta final de su vida del material aéreo procedente de la Fuerza de Mar.

 – Adquisición de más aviones de transporte, para facilitar el transporte internacional y de dentro del Estado, de Fuerzas.

 – Potenciación de unidades de helicópteros aprovechando los procedentes de la Fuerza de Tierra y la de Mar.

4. En las Fuerzas de Emergencia:

 – A partir de la UME, creación de unidades por demarcaciones ministeriales.

 – Establecer un sistema de alistamiento y de carrera propio de esta Fuerza, e independiente de las otras.

 – Potenciación de cada unidad con helicópteros aprovechando los procedentes de la Fuerza de Tierra y la de Mar.

5. Otros

 – Supresión de la Guardia Civil por constituir un cuerpo de antecedentes represores y raíces franquistas. Su personal y material se integrarán en la nueva Policía del Estado.

 – Sustitución de la condición de nacionalidad por la de residencia para el alistamiento en las Fuerzas de Defensa e Intervención.

 – Supresión de los grandes mandos operativos y logísticos por residir la autoridad de las Fuerzas en el delegado correspondiente del Ministerio.

 – Promover progresivamente el modelo de ascenso por procedimientos internos hasta llegar en un plazo de cinco años a constituir el modelo único.

 – Revisar los criterios de ascenso. Y eliminación del empleo de General del Ejército, de Almirante General y de General del Aire; destinando el empleo de Capitán General efectivo al que se designe el puesto de Ministro de Asuntos de Defensa y de Pacificación, y mientras lo ocupe. Se mantendrán los empleos al personal que lo había obtenido con anterioridad.

– Unificar los sistemas de salud (primaria y especialidades) y de asistencia y beneficio social (residencias, colegios, clubs,…) del personal militar, con los del común de la población residente en el Estado.

 – Establecer un compromiso individual y colectivo del personal militar con la acción del gobierno.

En la democracia española, cada uno puede opinar lo que considere oportuno sobre cuanto antecede. De momento.

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: