Bellacos y malignos

Era el año 2015. Escribíamos sobre la llamada Ley Mordaza, vigente desde el 01-07-2015, legislada por el Partido Popular como si fuera a mantenerse en el poder los mismos años que Franco, y que puede volverse en su contra en el momento que pierda el Gobierno.

En dicha ley, aun estando penadas actuaciones discutibles constitucionalmente, lo peor, en mi opinión, es que el artículo 32 pone en manos del Ministro del Interior, el Secretario de Estado de Seguridad, las delegaciones del Gobierno y de la vía contencioso-administrativa, Fermín el del Banderín vestido de juez y parte política del partido de turno, la potestad sancionadora de hechos y situaciones que retrotraen mis pensamientos cincuenta años atrás.

¿Alguien cree realmente que el líder de la oposición emergente – PODEMOS – va a recurrir esa ley si hipotéticamente ganara las elecciones, solo o acompañado de terceros? Menudo chollo en sus manos para silenciar bolivarianamente a la ciudadanía discordante si llega al poder. Ah!, se siente, es una ley del Partido Popular. Ojalá me equivoque.

Hubo una serie de personas, comunicadores, actores y representantes de la cultura, que se posicionaron en contra, furibunda, la llamada «Ley Mordaza», rebautizando así la nueva Ley de Seguridad Ciudadana que, según ellos, imponía la censura, restringía la protesta y acababa poco menos que con las libertades individuales y colectivas en España. El Gran Wyoming, los periodistas Olga Rodríguez y Javier Gallego, el catedrático de economía Juan Torres López, los actores Juan Diego Botto, Pepe Viyuela, Ana Fernández y Carlos Bardem, el director de cine Benito Zambrano, entre otros, rodaron un vídeo en el que pedían a la población que se opusieran civilmente a esa ley con mensajes como los siguientes: «Están desmantelando la democracia en Europa»; «Me criminalizan como persona que tiene derecho a opinar»; «Son leyes para silenciar a la ciudadanía», …..

Ahora, todos estos, y muchos más, están a favor de la orden ministerial de este mismo mes de noviembre que establece un “Procedimiento de actuación contra la desinformación”, o sea, “la comisión de la verdad” por la que el Gobierno se entromete en la independencia del Poder Judicial, el único órgano que puede dictar sentencias y hacer cumplir con la ley, los jueces.  Hay que ser bellacos y malignos para mantener una cosa y su contraria según quien esté en el poder y de acuerdo a como sea la magnanimidad de las subvenciones que reciben.

“En el pasado, todo era censura y represión, aunque ni un solo artículo de la ley en cuestión consagrara algo ni remotamente parecido. Y en el presente, la evidencia de que el Gobierno se considera autorizado para decidir qué es una información veraz y qué no, no resulta nada amenazante. Quizá por eso el vídeo en cuestión se ha hecho tan viral: casi duelo verlo de nuevo”. Esdiario.com

En su momento, todos escribimos sobre la Ley Mordaza, pero me cabe el honor de haber sido el único que dijo que Podemos no la cambiaría si llegase al poder. Me equivoqué, porque la realidad ha superado mi pronóstico.

Etiquetas: , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: