Archivo | octubre 2020

No se queje luego

¿Alguien ha escrito, aunque sea una sola línea, en contra de Podemos, de sus ideas o de alguno de sus dirigentes? Yo sí. Y se por experiencia que, de forma inmediata e indefectiblemente, digas lo que digas, salen troll, dóberman, hostigadores, radicales que utilizan insultos como facha, fascista, franquista, racista, machista, carca, retrógrado, ultra y adjetivos similares, contra quien se atreve a poner en duda sus actuaciones y, sobre todo, sus ideas comunistas y dictatoriales.

En estos momentos, tanto Podemos como su líder Pablo Iglesias, están inmersos en temas judiciales, asunto muy delicado porque, de hecho, la política gubernamental se ha hecho con la Fiscalía General del Estado y parte del Poder Judicial.

Pablo Iglesias hizo unas declaraciones en el año 2012, cuando era pobre y vivía en Vallecas, acerca de que “portar armas es una de las bases de la democracia”. Aunque luego ha tratado de matizarlo y rectificarlo en varias ocasiones, el subconsciente le acompaña y sería el complemento para lo que el abogado Calvente ha llamado “el ejército de Podemos” y sobre lo que dejamos constancia, y fuentes, a continuación.

El que fuera coordinador del equipo de legal de Podemos José Manuel Calvente señaló ante el juez instructor del caso ‘Dina’ el pasado 10 de septiembre que en Podemos hay “un equipo a sueldo del partido para cargarse a los jueces y a las personas que les atacan”. El Economista 17-09-202

El que fuera abogado de la formación política Podemos denunció ante el juez como Pablo Iglesias cuenta con “mucho radical y guerrilla urbana”. “Tienen un equipo a sueldo del partido para cargarse a los jueces y las personas que atacan a Podemos. Me da miedo que esas incitaciones al odio generen en las bases reacciones viscerales como las que he recibido yo (..) y se acaben convirtiendo en una reacción física”, apuntaba señalando que en la formación de Iglesias “hay mucho loco, mucho radical y mucha guerrilla urbana”. Diariolasamericas de Miami 19-09-2020.

José Manuel Calvente, exabogado de Podemos en nómina, revela en su declaración ante el juez Manuel García-Castellón que «Podemos tiene a sueldo a un equipo», conocido como «las guerrillas de Podemos», que tiene el único objetivo de «cargarse a todos los jueces y a todas las personas» que son críticos con la formación morada ….. Calvente ha recibido mensajes en los que le advertían: «Si declaras no sabes la que te espera, te van a machacar, te van a hacer la vida imposible y te vas a arrepentir de haber hablado». Okdiario 10-10-2020.

El exabogado del partido morado reconoce que teme por su integridad física. El ‘matonismo’ de Podemos que avala la tesis de las «guerrillas» de Pablo Iglesias. El partido de extrema izquierda viene mostrando un lado reaccionario y autoritario desde su fundación que explicaría la existencia de un ‘brazo violento’. Periodista Digital 10-10-2020.

El juez García-Castellón denuncia amenazas de muerte… tras atreverse a ‘imputar’ a Pablo Iglesias. Los podemitas son expertos en redes sociales y en el pulso revolucionario al Estado. Así, mientras su líder arremete contra los jueces en las instituciones y en los medios, sus bases trabajan el espacio y el ciberespacio. Sobre todo, este último supone el reino del anonimato y la cobardía. En cualquier caso, las revoluciones comunistas del siglo XXI tienen por escenario el ciberespacio. Cuando el ambiente esté lo suficientemente maduro, es cuando hay que salir a la calle y practicar el vandalismo. La pregunta es: ¿qué ocurriría si Pablo Iglesias fuera condenado? Pues que Podemos se volvería violento. ¿Hasta llegar al golpe de estado revolucionario? Si pudiera, sí.

En cualquier caso, aún no ha llegado ese momento. Por ahora, se trata de amedrentar a los jueces que se atrevan a hacerles frente, que en España no son muchos. Con los fiscales, en su mayoría, no es necesario: están con Podemos o con sus socios socialistas. Por cierto, la noticia de la denuncia de García-Castellón surge apenas unas horas después de que Pedro Sánchez exhibiera desde Argelia su total apoyo al vicepresidente comunista. La historia del frentepopulismo de la II República -que acabó en la Guerra Civil de 1936- llegó tras la alianza de socialistas, comunistas y separatistas. Como ahora mismo. Eulogio López en Hispanidad.com el 08-10-2020.

El juez García-Castellón está viviendo en sus propias carnes la denuncia que hizo Calvente, es decir, que en Podemos hay un equipo para “cargarse a los jueces y personas” que atacan al partido, después de que pidiese al Tribunal Supremo que investigue al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, por tres presuntos delitos en el marco del caso Dina. De hecho, el juez instructor del caso Dina, Manuel García-Castellón, ha pedido amparo al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) porque está sufriendo amenazas y también una campaña de desprestigio personal y profesional contra él en redes sociales y en algunos medios de comunicación. Hispanidad del 09-10-2020.

¿Han leído ustedes algo sobre los meses previos a la guerra civil española del siglo pasado? ¿Sobre los y las milicianas? ¿Sobre el bloque socialista marxista, comunista y separatista? ¿Han visto el video, censurado en todas las televisiones, de los batallones abertzales desfilando en Bilbao el pasado 12 de octubre, con retratos de Stalin y fusiles simulados? ¿Conocen eso de que la revolución está por encima de las leyes? ¿Sobre la frase atribuida a La Pasionaria acerca de José Calvo Sotelo en 1936: “Este hombre ha hablado por última vez”? ¿Han oído que Otegui advierte que los acuerdos que alcance en Madrid con el Gobierno tendrán como único fin la soberanía de Euskadi? ¿Han leído que independentistas catalanes están dispuestos a que haya 50.000 catalanes muertos en una contienda con España por la independencia? ¿Se han enterado del golpe de estado financiero que quiere dar Podemos, trasvasando el dinero de los que trabajan a los que no lo hacen y viven de subvenciones toda su vida, con más deuda pública que tendrán que pagar nuestros hijos y nietos? Pues si conoce todo esto, no se queje si no hace nada por evitarlo, cuando llegue el momento que le afecte a usted.

Gracias Europa

Por la importancia de la noticia para el futuro de España, copio artículo publicado en VOZPOPULI el 18-10-2020 y firmado por Jorge Sáinz

Moncloa oculta su mayor victoria en Europa contra el separatismo para no irritar a sus socios

La nueva guía del Consejo de Europa para la celebración de referéndums es un duro revés para el independentismo catalán, ya que sitúa a la Constitución como único marco legal para un plebiscito. La labor de Josep Borrell como ministro de Exteriores fue clave en su elaboración

La información se publicó en el boletín interno del Ministerio de Asuntos Exteriores hace unos días, según ha sabido Vozpópuli. El Gobierno ha obtenido una de sus victorias internacionales más relevantes contra el independentismo catalán. El Consejo de Europa ha deslegitimado definitivamente la estrategia de los partidos separatistas de convocar un referéndum de independencia utilizando las instituciones catalanas. Y en las nuevas pautas de actuación para la celebración de plebiscitos ha establecido que la Constitución o una Ley nacional que cumpla la Constitución es el único marco legal para amparar un referéndum.

Se trata de un revés durísimo para el independentismo. La regla sugiere que solo un cambio en la Constitución española y una ley ad hoc del Parlamento nacional, que supere los filtros de órganos como el Tribunal Constitucional, permitiría un referéndum sobre la independencia de Cataluña que votasen solo los catalanes. Ni la voluntad, ni las encuestas, ni los resultados de unas elecciones autonómicas, ni una mayoría de escaños son argumentos válidos, a pesar de la retórica separatista.

La Carta Magna, tal y como han interpretado tanto el Tribunal Constitucional como el Consejo de Estado, garantiza que todos los españoles deben participar en una consulta de esa naturaleza, porque la soberanía nacional reside en el pueblo español y no solo en un parte del mismo. Es decir, la modificación introducida por el Consejo de Europa obliga a España a reformar la Constitución para celebrar un referéndum de autodeterminación en cualquiera de las comunidades autónomas. La guía en sí misma no es vinculante, pero las recomendaciones del Consejo de Europa son la base sobre la que se mide la calidad democrática de los países del continente.

Moncloa oculta el éxito de Borrell. La Moncloa ha escondido esta información para no molestar a sus socios. La sorpresa ha sido grande entre un buen puñado de diplomáticos, que leyó con agrado este boletín. “Lo que ha hecho el Consejo de Europa es asumir la posición que siempre ha defendido el Gobierno central en el contencioso con Cataluña”, dicen fuentes consultadas por este diario. Otro de los misterios de este silencio es que el indiscutible éxito internacional es atribuible en gran parte alas gestiones de Josep Borrell durante su etapa como ministro de Asuntos Exteriores.

La Comisión de Venecia es la encargada de asistir y aconsejar a los países miembros del Consejo de Europa en asuntos constitucionales para mejorar el funcionamiento de las instituciones democráticas. Líderes separatistas como Carles Puigdemont y Oriol Junqueras la invocaron sin éxito durante los meses previos al referéndum del 1-O en 2017.

La Comisión ha aprobado recientemente esta nueva Guía para la Celebración de Referéndums, que sustituye al Código de Buenas Prácticas sobre Referéndums del 2006. Se trata de un documento de extraordinario valor, porque es la guía que se considera acorde a los principios democráticos y valores de Europa y, por lo tanto, un marco de actuación ineludible para todos los países que integran el Consejo.

El texto no menciona el caso catalán en concreto, pero hay numerosas alusiones a los sucesos de octubre del 2017 en esta comunidad. En la introducción, se explica que la nueva guía parte de varias disputas surgidas en los estados. Y recuerda que en algunos de los controvertidos referéndums (sin citar expresamente el 1-O) se vulneró la legalidad al convocar las consultas sin mayorías cualificadas. La Comisión sostiene además que estos referéndums -de nuevo sin mencionar ejemplos- solo buscaban reforzar al poder Ejecutivo y arrinconar al Legislativo.

Referéndum y Constitución

Ante estos antecedentes, el artículo primero del nuevo reglamento formaliza que cualquier referéndum “debe cumplir con el sistema legal en su conjunto”. “No se pueden celebrar referéndums sin la Constitución o un estatuto o ley que cumpla la Constitución”, dice.

Y añade que incluso si un Parlamento tiene la competencia de convocar un referéndum, la consulta no debe convocarse si incumple el marco constitucional. La Comisión entiende que la Carta Magna es precisamente el garante de los derechos y libertades del conjunto de una sociedad.

El separatismo catalán insiste en la celebración de un referéndum para la independencia de Cataluña. Y ha vuelto a plantear las elecciones autonómicas de febrero como un plebiscito. El Gobierno de Pedro Sánchez se comprometió en su acuerdo de investidura con ERC a someter a una consulta en Cataluña el hipotético acuerdo que alcance con la Generalitat de Cataluña en una mesa de diálogo. Esta mesa se ha reunido una vez desde el inicio de la legislatura.

La incultura es pobreza

“El problema es que España es un país inculto, es un país gozosamente inculto, es un país deliberadamente inculto, que disfruta siendo inculto, que hace ya mucho tiempo que alardea de ser inculto”. Arturo Pérez-Reverte. “La tiranía no puede reinar sino sobre la ignorancia de los pueblos.” Francisco de Miranda.

El Gobierno, a través de un Real Decreto del Ministerio de Educación de la Sra. Celaá, traspasa a las Comunidades Autónomas la responsabilidad que un alumno pase de curso sin límite de asignaturas suspensas en los cursos preuniversitarios, en los que se valorará la evaluación global del estudiante y no el número de materias suspensas: “La repetición se considerará una medida de carácter excepcional que se adoptará, en todo caso, de manera colegiada por el equipo docente en función de la evolución académica del estudiante, globalmente considerada, sin que pueda ser la causa únicamente las posibles materias que pudieran quedar sin superar en la educación secundaria obligatoria y en el bachillerato”.

La “generación ZP”, los que nacieron siendo Rodríguez Zapatero presidente del Gobierno, van a quedar marcados a futuro por obtener el título de Bachiller aunque tengan suspendidas todas las asignaturas, un lastre que supera al que tenemos con la señora Lastra, que los situará en la ignorancia e incultura, que seguirá con el fracaso universitario y posterior optante a las subvenciones perpetuas del Estado, voto cautivo de quien no logra trabajar-triunfar por méritos propios y queda encuadrado como “pobre” para el resto de sus días.

Es famosa, y real, la declaración que hizo en su día Fidel Castro en términos similares a los del cuento: “¿A los pobres? No, mi querido súbdito. A esos ¿de dónde les podemos sacar impuestos? Apenas tienen para comer. Además, muchos de ellos son POBRES por flojos, por vagos, por ignorantes, por viciosos, … y nunca saldrán de su pobreza. No, con ellos no te metas. Déjalos como están. Así viven contentos y tranquilos, sin ambiciones. No hay que alborotarlos. Además…, son los que votan.”

Para rematar, el Gobierno va a subir el IVA a los colegios y a los hospitales privados, para que sean más caros y los padres se vean obligados a llevar a sus hijos a los públicos. ¿Alguien es consciente de los millones de personas, niños, jóvenes y adultos, que asisten a los colegios y a los hospitales privados, con su dinero (no el del Gobierno), que bloquearían los colegios y los hospitales públicos si tuvieran que ir a ellos? ¿Cuántos colegios, profesores, médicos, enfermeros, y personal de todo tipo habría que contratar con cargo al erario? Otro disparate dentro de un conjunto de actuaciones gubernamentales que, decididamente y ya sin ningún género de duda, nos lleva al marxismo de Pedro Sánchez y al comunismo de Pablo Iglesias: Ciudadanos ignorantes, controlados y sustentados de las migajas del poder.

Tengo un compañero de profesión, y amigo desde hace muchos años, que vive en Japón; se casó con una japonesa y tiene un programa de televisión en el que enseña español a los nipones. Me ha hablado de cómo es la educación en aquel país que, no olvidemos, perdió la Segunda Guerra Mundial y se ha rehecho como uno de los más avanzados del mundo.

El primero de abril de cada año los niños japoneses que han cumplido seis años entran en la escuela primaria, el primer escalón del sistema educativo. La escuela primaria dura seis años, y tras ella, entre los 13 y los 15 años, los alumnos estudian en la escuela intermedia. Esos nueve años totales representan la educación obligatoria del sistema educativo japonés. En las escuelas públicas no hay exámenes de entrada para ninguno de los dos niveles, y las clases y los materiales son gratuitos. Por parte de la familia del alumno se debe pagar el uniforme establecido por la institución y los materiales adicionales, así como el coste de las comidas escolares, viajes educativos, excursiones y otros gastos similares. Siguen tres de bachillerato y entre dos y cinco años de educación superior; solo llegan a la universidad un tercio de los estudiantes, dedicándose el resto a formación profesional.

El gobierno hace todo el papeleo para que los alumnos puedan inscribirse a tiempo para asistir a clase; cada estudiante recibe en su hogar un calendario escolar con todas las actividades que va a cursar; las clases nunca se suspenden, en el supuesto que falte algún profesor, un alumno está capacitado para darla, gracias a que todos tienen en sus manos el programa escolar.

Los padres no llevan a sus hijos a clase, en Japón se acostumbra a que todos los alumnos caminen hasta sus colegios, esto lo hacen desde los seis años, acompañados por los de grados superiores, de esta manera aprenden todos acerca de la responsabilidad

No existe personal de limpieza en las escuelas, desde muy pequeños se les enseña a trabajar en equipo y ayudarse mutuamente, por lo que tanto maestros como alumnos limpian toda la escuela.

La educación comienza en casa, los padres les enseñan a sus hijos y empatizan en el respeto a las personas de la tercera edad, lo hacen principalmente para honrar su experiencia y sabiduría.

Antes de la escuela, los niños entran en el jardín de infancia a la edad de 3 años. Dado que este no forma parte del sistema educativo, la participación en las clases es optativa, y de pago. Desde preescolar, les enseñan que las expectativas, metas y objetivos de la sociedad están por encima de los individuos, enfatizando en la diligencia, la autocrítica y la buena organización en los hábitos de estudio de los estudiantes.

Han revolucionado la enseñanza con un sistema educativo que dura 12 años y que se basa en cero patria-nacionalismo, cero materias de relleno y cero tareas. Solo tienen cinco materias:

1. Aritmética de negocios. Las operaciones básicas y uso de calculadoras de negocio.

2. Lectura. Empiezan leyendo una hoja diaria del libro que cada niño escoja y terminan leyendo un libro por semana.

3. Civismo. Pero entendiendo el civismo como el respeto total a las leyes, el valor civil, la ética, el respeto a las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo y el respeto a la ecología.

4. Computación. Office, Internet, redes sociales y negocios on-line.

5. 4 idiomas, 4 alfabetos, 4 culturas y 4 religiones. Japonesa, americana, china y árabe, con visitas de intercambio a familias de cada país durante el verano.

El resultado de todo ello son jóvenes que a los 18 años hablan 4 idiomas, conocen 4 culturas, 4 alfabetos y 4 religiones; son expertos en uso de sus computadoras; leen 52 libros cada año; respetan la ley, la ecología y la convivencia; y manejan la aritmética de negocios con absoluta soltura.

La incultura es pobreza. Nuestra “generación ZP” no va a tener fácil su futuro, únicamente los mejores podrán competir en ese Nuevo Orden Mundial al que parece ser nos están forzando, con un mercado global en el que solo sobrevivirán los más y mejor preparados.

Pensamiento económico

El CEO de Euro Exim Bank Ltd. hizo que los economistas pensaran cuando dijo:

“Un ciclista es un desastre para la economía del país: no compra un automóvil y no toma un préstamo para un automóvil, no compra un seguro de automóvil, no compra combustible, no envía su automóvil para servicio y reparaciones, no usa estacionamiento pagado, no causa accidentes graves, no requiere autopistas de varios carriles, no se vuelve obeso.

Sí, … ¡y bueno, maldición! Las personas sanas no son necesarias para la economía.

No compran medicinas. No van a hospitales y médicos. No agregan nada al PIB del país.

Por el contrario, cada nueva tienda McDonald crea al menos 30 empleos:

10 cardiólogos, 10 dentistas, 10 expertos en pérdida de peso, aparte de las personas que trabajan en McDonald.

Elija sabiamente: un ciclista o un McDonald. Vale la pena pensar.

PD. Caminar es aún peor. Ni siquiera compran una bicicleta.

Mi nueva vida

Confieso que he estado equivocado durante muchos años. Nací pobre de solemnidad, en una corrala en la que la letrina estaba en un patio anejo a la vivienda y en la que el Marca hacía las veces de papel higiénico del momento.

Hijo de un trabajador incansable y de una madre ocupada todo el día en encender el fuego, limpiar la casa, lavar, planchar, preparar la comida, aún le sobraba faena para tener que remendar por la noche los calcetines del marido y de los hijos, utilizando un huevo de madera que se introducía en ellos y se cosían por fuera, trabajo muy delicado porque si no se realizaba bien, el cosido se clavaba en los pies cuando te los calzabas.

Fui un chaval espabilado, más que nada por necesidad, no mal estudiante, rebelde con causa, que se acentuó cuando hice el servicio militar en un regimiento de la España profunda al que destinaban los soldados de más nivel cultural, pero con ideas políticas contrarias al régimen imperante.

Trabajé mucho y logré situarme en una labor profesional en la que ganaba 2.500 euros mensuales. Y aquí es cuando se produjo mi milagro espiritual. Me di cuenta que entre lo que me retenían por impuestos de rendimiento del trabajo, de la seguridad social, que mis hijos no tenían becas de ningún tipo y tenía que pagar los colegios, los libros y resto de gastos inherentes a su educación, el alquiler de la vivienda, agua, luz e internet, al final me quedaban unos 600 euros mensuales para vivir.

Me comparé con quienes no trabajan y están subvencionados en todo y por todo, y llegué a la conclusión que estaba haciendo el tonto. Dejé el trabajo, me apunté al paro, cuando se acabó el paro me acogí a otras subvenciones, hago alguna chapucilla de cuando en cuando, por supuesto, sin pagar impuestos, di una patada a una puerta y ahora vivo de okupa, sin pagar alquiler, agua ni luz, no consiguen echarme de la vivienda porque un amiguete me apuntó a eso de “stop desahucios”, no pago ninguna multa porque soy insolvente y por lo tanto no me pueden embargar, y el dinero que tengo lo guardo en una caja de zapatos muy bien escondida en un sitio que solo yo conozco.

Así que este “puente” del Pilar he decidido actuar como la ultraizquierda política que me ha dado la buena situación que ahora tengo. Pese al confinamiento en Madrid, nuestro presidente del Gobierno, Sr. Sánchez, se ha ido a Portugal; el exministro Bono, a Panamá; las ministras Calvo, Calviño, Marisú Montero, Celaá y Robles; los ministros Ábalos, Campo, Marlaska, Castells e Illa; uno de los más imparciales presentadores televisivos, el Gran Wyoming; todos ellos, y ellas, han abandonado Madrid.

Con este ejemplo, yo también he salido de Madrid, igual que mis líderes del Gobierno, y he ido a comer opíparamente, como hacen mis líderes sindicales, siguiendo el patrón de mi líder podemita Pablo Iglesias de prosperar pasando de vivir en Vallecas a un chalet de un millón de euros, pagando en efectivo no vaya a ser que a algún inspector de Hacienda le dé por mirar mi no declaración, lo que puede impedirle revisar la de los Pujol, la de políticos que eran pobres de solemnidad y ahora son ricos, y la de todos aquellos que por los signos externos, su vida social no corresponde con los ingresos declarados.

Una vez de viaje, he pasado a Portugal, país hermano que cada día está más cerca del nivel de vida en España, y he comprado mascarillas, que parece es la panacea actual para el tema del coronavirus; allí se vende la caja de veinte mascarillas quirúrgicas a un precio total, impuestos incluidos, de 1,74 euros la caja, lo que me ha hecho pensar que algún camarada se está poniendo las botas, metafóricamente hablando, pues es de suponer que tendrá que estar regando el huerto para que crezca la hierba.

Y cuando he vuelto a casa he revisado la ley que dictó Doña Menda, Condesa de Cabra, sobre el confinamiento en la Comunidad Autónoma de Madrid. Me he dado cuenta que he cumplido con la ley, porque el artículo 5.1 está redactado por algún abogado de los que pasó curso sin aprobar todas las asignaturas, una sola palabra “EXCEPTO” cambia todo el texto legal, con lo que hay base más que suficiente para que sean nulas todas las multas que se están poniendo por saltarse la reclusión que, en teoría, el Gobierno ha decretado.

Esto es lo que hay. La España de “charanga y pandereta” de Antonio Machado, de la improvisación, de la hipocresía y apariencia de la novela picaresca, del vago y maleante, del fariseo que predica con la palabra, pero guarda el trigo en su silo, del que no se espera, como decía el periodista José María Garcia, “ni una mala palabra ni una buena acción”, de la España que nos ha tocado hoy vivir. Menos mal que nos queda Nadal.

Sopa lésbica

Mientras el Gobierno de la Nación y el Gobierno Autonómico madrileño se pelean por ver si son galgos o podencos, he ido a comer a un restaurante progre, ¡qué carajo! que no todos los días es la fiesta de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil y Reina de los creyentes cristianos españoles, cuyo lazo de 36,5 centímetros luzco orgulloso en mi coche como recuerdo a cinco años maravillosos que allí pasé. Nos hemos olvidado de los clásicos, los de toda la vida, esos que tienen cada vez más solera con el paso de los años, y esta vez hemos escogido uno de tipo minimalista, de los de moda, ya se sabe, el valor con mayor frecuencia en una distribución de datos, que espero sea pasajera por su mucha prosopopeya y poco contenido en los platos.

El frontal y la entrada eran más bien pobres de aspecto, pero cuando cruzamos el umbral, se abrió un mundo nuevo, algo parecido a las viviendas árabes, de aspecto humilde por fuera y majestuoso y confortable por dentro.

Fuimos recibidos por una señorita joven, de unos treinta y cinco años, morena, de ojos negros, pelo largo, labios carnosos e inmaculados dientes blancos, manos cuidadas y uñas pintadas, de figura esbelta y elegante, vestida con una especie de smoking negro que completaba una visión de sueño masculino (o femenino) en noche de insomnio.

El local estaba decorado con mucho gusto, paredes combinando el rojo y el morado, con litografías de cuadros figurativos, surrealistas y abstractos, las mesas impolutas, con manteles negros, servilletas blancas, cubertería de plata y cristalería de cristal sonoro.

Nos acompañó a la mesa y nos explicó que solo se servía un menú único, todos los comensales iguales, y que los y las encargadas de llevar los platos a la mesa serían ciudadanos y ciudadanas multiculturales de todos los géneros, aunque yo pienso que quería decir de todos los sexos.

Está muy bien, cuando usted quiera puede empezar a servirnos, dije yo; no sé por qué, pero creo que no se sintió a gusto con lo que le dije, porque hizo una mueca y se retiró inmediatamente.

No tardaron mucho en empezar a traer la comida, servida cada comanda en un plato muy grande de vuelo y fondo pequeño, sobre una bandeja de plata, anunciándonos en voz alta cómo se llamaba cada uno de ellos y en qué consistía. Esto es lo que comimos.

Primer plato: Sopa lésbica. Dos almejas abiertas por la vulva, una de ellas con la parte de arriba dentro de la otra, rociadas por un caldo viscoso con aspecto de burbujitas.

Segundo plato: Cis alemán. Ostra muy caliente con salsa de mantequilla, cebolleta y jengibre.

Tercer plato: Tomate caliente. Medio tomate rojo al horno con flores de amapola e hilos de chocolate negro alrededor de su circunferencia.

Cuarto plato: Tríbada. Alcachofa partida longitudinalmente por la mitad, frotando una parte con la otra, aderezada con yogur griego al natural.

Quinto plato: Virago al natural. Espárrago de Navarra, abierto por el centro hasta la mitad de su longitud, aliñado con mantequilla, sobrasada, pimentón y orégano.

Sexto plato: Tortilla de hongos. Pequeña tortillita ovalada hecha con yogurt de soya y plátano en vez de huevos, de sabor húmedo y denso, perfumada con hongos oscenses.

Séptimo plato: Bacalao ahumado. Tira de bacalao de unos seis u ocho centímetros, ahumado por los laterales, y un pequeño trozo de pimiento morrón en el centro, fuertemente perfumado con esencias egipcias.

Octavo plato: Mirada pecaminosa. Especie de magdalena, esponjosa, a la que le falta la parte de arriba, sustituida por un ojo realizado con vinagre de manzana y edulcorantes, atravesado por un rayo de color bermellón, con olor a almizcle, dando sensación de mirar airado.

Noveno plato: Nido de papas múltiples. Patata negra de Canarias, de forma redondeada y agujeros violáceos, asada, cortada en rodajas, sobre un pequeño chipirón, aliñado todo con especies marroquíes y un chorrito de aceite.

Décimo plato: Armario abierto. Pasta, de procedencia no identificada, cocida y moldeada de forma rectangular, apoyada en uno de los lados menores, custodiada por un pequeño choricito con su gotita de aceite, y una morcillita de sangre, sobre fondo multicolor.

Undécimo plato: Bife de butch. Pequeño trozo de carne roja de nalga de adentro, rectangular con final curvilíneo, crocante por fuera y jugoso en el interior, con una cebollita caramelizada.

Duodécimo plato: Solomillo cipotudo. Minúsculo trozo de carne roja de unos cinco centímetros de diámetro, medio cruda, prieta y jugosa, decorada con arroz crujiente.

Décimo tercer plato: Escalada en vivo. Cinco mini costillas de cerdo ibérico a modo de obeliscos, cocidas y posteriormente braseadas, colocadas a diferentes alturas sobre la base, hasta llegar a algo parecido a las gradas de un circo romano, de color intermedio entre el azul y el rojo.

Décimo cuarto plato: Canutillos de ángel. Minúscula filloa rellena de leche condensada, unida por el centro a un tres invertido de color rosa.

Décimo quinto plato: Canuto final. Rollo de hierbas aromáticas envueltas en un finísimo blíster blanco terminado en una punta por hielo caliente de acetato de sodio.

Convidada de chupitos de licor de bellota, granadina, orujo y cazalla. Total, precio redondo, ciento veinte euros, vino aparte.

La verdad es que no estuvo mal, fue algo nuevo para mí, pero prefiero unas gambas blancas de Huelva y un chuletón de buey de El Capricho, acompañado de un Matarromera reserva. Debe ser cosas de los años y de las experiencias vividas.

La democracia ha muerto

Un Estado de Derecho, democrático, tiene tres funciones principales: crear las leyes por las que se va a regir ese Estado, gobernar el país de acuerdo a esas leyes y vigilar que todo el mundo sin excepción cumple esas leyes que se han creado. Cada una de estas funciones se llama Poder.

El Poder Legislativo es el encargado de hacer las leyes. En España el Poder Legislativo es el Congreso de los Diputados.

El Poder Ejecutivo es quien gobierna el país de acuerdo a las leyes vigentes. En España el Poder Ejecutivo es el Gobierno.

Y el Poder Judicial es quien se encarga de que todo el mundo respete las leyes.

Cada Poder debe ser totalmente independientes de los otros dos, y las decisiones de un Poder no pueden ser invalidadas, anuladas o modificadas por otro Poder.

En caso contrario, sería algo normal y habitual las injusticias de todo tipo. Piense que si los mismos que hacen las leyes son los que gobiernan el país según esas leyes y, a la vez, son quienes dicen quién cumple o deja de cumplir la Ley, sería muy fácil para ese grupo de personas hacerse las leyes a su medida, pensando en lo mejor para sus intereses y no para el conjunto de los ciudadanos.

Ayer murió la democracia, que tanto nos costó conseguir, en nuestro país. El Gobierno declaró el Estado de Alarma en la Comunidad Autónoma de Madrid, en contra de la sentencia dictada por el TSJM sobre el confinamiento de los ciudadanos de esta Comunidad por el tema coronavirus, el mismo día que Cataluña ha notificado los peores indicadores de la epidemia desde el fin del estado de alarma y el inicio de esta segunda ola.

Todos los medios de comunicación se han centrado en si es conveniente o no “cerrar” Madrid, pero ninguno ha reparado en que el Gobierno ha corregido al Poder Judicial al no estar de acuerdo con su sentencia. No me gusta tu sentencia, cambio la ley. ¿Cómo se llama el sistema político en el que el Poder Ejecutivo cambia las leyes a su conveniencia? Aquello de la democracia orgánica de Franco ha quedado superado por esta medida dictatorial.

El Gobierno de la Nación tuvo conocimiento, como tengo documentado en mi libro UN CUENTO GUBERNAMENTAL, desde el 31 de enero del presente año, aunque hay posteriores estudios que lo datan en fechas anteriores. Desde entonces, mintiendo descaradamente sobre el número de fallecidos y sus circunstancias, más de 50.000 muertos contemplan su actuación.

Pero Madrid está gobernada por el Partido Popular, y Pedro Sánchez no va a parar hasta hundir la economía madrileña, que es la primera de España, con los impuestos más bajos y que está bajo el punto de mira de los socialistas, como dijo García Page: “Hay que impedir la competencia fiscal desleal entre autonomías”, proponiendo que el Gobierno recupere la gestión de impuestos como sucesiones y donaciones para fijar un mínimo de tributación que sea igual en todas comunidades, dejando al margen las forales que esos no se andan con chiquitas; yo propongo que los policías, guardias civiles, bomberos, médicos y otros funcionarios, cobren lo mismo que en el País Vasco o en Cataluña, que se puedan quemar contenedores y mobiliario urbano, como en Cataluña, que se puedan hacer manifestaciones en toda España como se hacen en el País Vasco a favor de los presos de ETA, y que no haya detenidos ni pase nada, que se supriman los aforamientos para que pueda ser juzgado Pablo Iglesias, y otras muchas cosas que se toleran en otras partes de España y no en Madrid. Por ejemplo, esos que han dicho que Cataluña estaría dispuesta a soportar 50.000 muertos en una guerra de secesión contra España, a los que complacería y remitiría al evangelio, Mateo, 5:42.

No me importa el confinamiento, que también, porque es discriminatorio con el resto de España, coarta mi libertad, destruye puestos de trabajo y resquebraja la economía, provocando miseria y pobreza. Es algo más importante, la DEMOCRACIA prostituida, en manos de dos despreciables personajes en la historia de España, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que están repitiendo actuaciones como las que llevaron a nuestros padres y abuelos a la fratricida contienda del siglo pasado.

Es hora de levantar la voz, de gritar alto y fuerte que los españoles no queremos volver a una dictadura, esta vez de izquierdas, y que todas las fuerzas democráticas, civiles y militares, se unan para evitar una nueva catástrofe.

Bancarrota soberana

España fue el primer país europeo que se declaró en Suspensión de Pagos, cuando Felipe II era rey del primer imperio de ámbito mundial. Para hacer frente a los inmensos gastos existentes, impuestos: La alcabala, impuesto de aduanas; la cruzada, impuesto eclesiástico; el subsidio, impuesto sobre rentas y tierras y las tercias reales, impuestos a órdenes militares. Felipe II además de subir estos durante su reinado, implantó otros, entre ellos el excusado, impuestos sobre parroquias, y los millones, ocho millones de ducados al año para los seis siguientes, que se dedicaron a la construcción de una nueva Armada. La vida de los españoles del tiempo era muy dura y la carga fiscal excesiva.

Según la mayoría de autores, el Reino de España ha suspendido pagos o declarado en quiebra en trece ocasiones, durante los reinados de Felipe II (años 1557, 1575 y 1596), Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Fernando VII e Isabel II, que apostó por la construcción de numerosas líneas ferroviarias en una inversión sin precedentes, aunque la mayoría de ellas resultaron ruinosas, lo que llevó al desastre a estas compañías y a los bancos financiadores en 1806. Y la deuda de la II República Española, que Franco se negó a reconocer.

Carlos López escribe: “Trece bancarrotas que nos coloca en el primer puesto mundial en este sentido. Bancarrotas que cuentan cómo la historia de nuestro país puede ser explicada por una serie de hechos invariables: pésimos gobernantes, corrupción desmesurada, ausencia de empresarios competentes, analfabetismo e incultura recalcitrante y una sociedad adormecida y aclimatada que sólo es capaz de despertar por hambre y, que cuando lo hace, su propia incultura le lleva por caminos plagados de hechos salvajes hacia el mismo punto prácticamente de donde partió: nuevos gobiernos de políticos igual de corruptos que los anteriores, perpetuidad del sistema de valer más por ser quién eres y no por tus méritos y la terrible incultura que nos lleva a mirar hacia nuestro ombligo mientras nos quejamos amargamente de nuestra suerte y esperamos de la Gracia Divina mejorar nuestro miserable existir”.

Sin hacer comparaciones, porque las circunstancias son absolutamente diferentes al ser hoy España parte de la Unión Europea y tener el euro como moneda común, sí es conveniente recordar la situación de la España real en la que nos encontramos, al margen de quien está, o esté, en el Gobierno de la Nación.

Según datos facilitados por el Ministerio de Asuntos Económicos al 24 de agosto, las entidades financieras han inyectado ya 98.411 millones de euros a empresas, pymes y autónomos a través de préstamos avalados por el Instituto Oficial de Crédito (ICO) por un importe de 75.000 mil millones de euros, cuyos beneficiarios son titulares de “mayor riesgo”. A ello hay que añadir las grandes empresas, algunas de ellas en quiebra real y a las que el Estado va a “nacionalizar” aportando capital, más créditos avalados por el ICO y con garantía CESCE.

Los avales son, probablemente, la peor operación financiera que puede hacer alguien, particular o empresa, público o privado, porque el fiador está al margen de la gestión que el beneficiario hace de los fondos recibidos y, en un elevado porcentaje, tiene que pagar el incumplimiento del deudor, si están bien formalizados, a primer requerimiento. Si traducimos estas palabras para que lo entienda Juan Español, una parte muy importante de todos esos importes avalados, al final tendrá que pagarlo el Estado, o sea, todos los españoles, o sea, mayor deuda para las siguientes generaciones.

Y algo ha empezado a no funcionar bien en la colocación de la Deuda Pública Española. En la emisión colocada en el mes de agosto, el 70% del total importe ha sido comprado por bancos españoles, lo que quiere decir que los mercados empiezan a ser reticentes sobre la fiabilidad del pago puntual y dinerario de la Deuda Española a su vencimiento, y que las entidades financieras nacionales están asumiendo una Cartera de Deuda Soberana muy recargada, más aún si tenemos en cuenta que, por subsistencia, debe haber fusiones bancarias a corto plazo, “la economía española no puede soportar una nueva crisis bancaria”, ha dicho Nadia Calviño. Cuando una empresa, un banco, alcanza su nivel de incompetencia, hay una fusión, se recortan gastos empezando por los empleados, salvan la cabeza los responsables de la mala gestión, todo el mundo es bueno, se empieza de cero, y vuelta a empezar el ciclo. Y ya se “aparcará” la Deuda Soberana dónde se pueda, en Fondos de Pensiones, de Inversión o en cualquier otro producto en el que el riesgo quede diluido entre muchos, millones, de clientes.

España ha entrado en recesión técnica al sumar dos trimestres consecutivos en negativo, y la variación interanual del PIB se ha situado en el −21,5% en el segundo trimestre.

Los fondos procedentes de la Unión Europea se retrasan, y se van a retrasar cada día más mientras nuestro Gobierno no cumpla con la “letra pequeña” de las instrucciones sobre las medidas económicas a tomar, que anulan los conciertos opacos que se hayan podido pactar con comunistas y secesionistas, sin olvidar el regreso al marxismo del PSOE a propuesta de Pedro Sánchez en 2019.

Según los analistas de Funcas, liderados por el investigador Miguel Carrión, España recibirá un 10% del total, o sea, 14.000 millones de euros, el próximo año 2021, que se liberará siempre y cuando se apliquen las reformas estructurales requeridas, dinero insuficiente a todas luces con un déficit público previsto para ese año de unos 96.000 millones de euros. El catedrático de Economía Roberto Centeno, de ideas conservadoras, ha pronosticado la Suspensión de Pagos del Reino de España en el próximo año 2021. Y el profesor Gay de Liébana ha dicho que “empiezo a creer que el Gobierno pretende hundir la economía española”, frase que va más allá de la situación económica y que podría llevar a la ciudadanía a una dependencia total del Gobierno a través de subvenciones de subsistencia.

Mientras tanto, cada vez hay menos trabajo, luego menos impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social, el importe del Impuesto de Sociedades a cuenta, segundo trimestre del año, ha descendido en un 70%, aumentan los Concursos de Acreedores de los que una parte importante acabarán en liquidación, se acaban los ERTES y se acentúan los problemas para prolongarlos, diecisiete legislaciones autonómicas con leyes, sociales, laborales y fiscales, distintas, hacen que las multinacionales no quieran invertir en estos momentos en nuestro país, solo adquirir buenos inmuebles a precios ”de derribo” en zonas prime de grandes ciudades o costa vacacional de lujo, cuyo control y administración se pueda llevar con media docena de personas desde Nueva York, Londres o Pekín, la llegada de inmigrantes ilegales con aspecto de estar bien alimentados y adiestrados para cualquier tipo de lucha o delincuencia (“el 80% de los musulmanes residentes en Europa viven de la asistencia social y se niegan a trabajar”, ha dicho hace unos días el investigador egipcio Abd al-Aal en El Líbano), subvencionados por no aportar nada al país, a cuenta de querer rebajar las pensiones de los que han cotizado toda su vida, se multiplican las filas y esperas para comida y alimentos, que casi en el cien por cien de los casos son atendidos por organizaciones cercanas a la iglesia católica, el coronavirus vuelve a golpear con fuerza en la ciudadanía y el Gobierno Central traspasa la responsabilidad a las Autonomías pero no facilitándoles dinero para hacer frente a ello, con cuatro mil militares en las calles – por supuesto que no en Cataluña ni en Euskadi-, todo el mundo habla y exige sus derechos, pero nadie asume sus obligaciones, hacen que cada vez la población española esté más cerca de la base de la Pirámide de Maslow, lo que es igual, más lejos de la libertad y del estado de bienestar conseguido hasta hace poco tiempo.

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 09-10-2020

En política no se pide perdón, en política se dimite

Corría el año 2014, gobernaba Mariano Rajoy, y Pablo Iglesias, con la hoz y el martillo en la mano, era el mesías de viejos soñadores y jóvenes con repulsión al pico y la pala. Fue entonces cuando dijo la frase que da título a este artículo.

Tanto Podemos como Pablo Sánchez están atravesando malos momentos, desde presuntos ingresos no declarados procedentes de orígenes ignotos, denuncias de antiguos miembros-empleados de ese partido, tanto sobre temas informáticos como de dinero circulante en efectivo, hasta la petición al Supremo del magistrado de la Audiencia Nacional García-Castellón, solicitando se impute al vicepresidente por la comisión de presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos, con “agravante de género”, daños informáticos, y denuncia falsa o simulación de delito, todo ello en relación al asunto Dina Bousselham y el contenido de su teléfono, persona con supuesta cercanía al espionaje marroquí, nacida en Tánger, fue alumna del ahora vicepresidente, con el que estableció una relación personal, acompañándole en el programa televisivo “La Tuerka”, luego como asesora en Bruselas y posteriormente pasó a formar parte del Consejo de Coordinación de Podemos en Madrid.

A finales de 2015, Dina denunció el robo de su móvil. En la tarjeta SIM del dispositivo móvil había fotos de carácter íntimo de ella. Ya en enero de 2016, el presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio, y el director de Interviú, Alberto Pozas, que luego sería el número dos del secretario de Estado de Comunicación de Pedro Sánchez, es decir, de Miguel Ángel Oliver, le entregan la tarjeta de memoria de un móvil a Pablo Iglesias. Esta tarjeta de memoria contenía capturas de mensajes privados que después publicó OK Diario. A partir de ahí, la mente es libre sobre lo que podía o no contener la tarjeta del móvil, que apareció inservible.

Según el juez, Iglesias podría haber cometido un delito de descubrimiento y revelación de secretos del artículo 197.2 del Código Penal, que sanciona a quien, sin estar autorizado, se apodera, utiliza o modifica en perjuicio de un tercero “datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos”. Además, el juez entiende que en este caso concreto concurre la agravante del artículo 2.4 del código Penal, porque “el hecho se habría cometido por razones de género”.

Ahora sería el momento de demostrar que no es un embaucador, parraplas, embustero, cuentista, engañador, estafador, farsante, charlatán o flautista de Hamelín, que dice una cosa y hace otra, como cuando dijo que “Me veo como el próximo presidente del Gobierno, pero viviendo en mi casa de Vallecas”. Solo hay una persona en España que miente más que él, Pedro Sánchez, que es el verdadero culpable -se delegan los poderes, pero nunca la responsabilidad-, de la deriva en la que nos encontramos en estos momentos en España.

Ahora viene lo más interesante, ver como actúa la Fiscalía ante el Tribunal Supremo, cuya fiscal general fue la anterior ministra de Justicia, pareja sentimental de un juez condenado en su día por prevaricación, a la que sucedió en el ministerio un juez que es la pareja sentimental de la Presidenta del Congreso, que votó tres veces en el Parlamento catalán “un referéndum independentista en Cataluña pactado con la Administración central”, que es el mismo planteamiento que defiende ahora Podemos, cuyo líder es Pablo Iglesias, VP del Gobierno, pareja sentimental de la ministra de Igualdad, Irene Montero, nombrados todos por Pedro Sánchez, que enchufó a su hermano en un cargo del que ha tomado excedencia inmediatamente, y que colocó a su mujer en un trabajo del que no se sabe su horario ni dedicación y cuyo salario está clasificado como secreto de Estado, apoyados por un profesor de educación física argentino, diplomado en la ciudad de Chachapoyas, todo se queda entre amigos de cenas y copas. Y nadie se acuerda que Pablo Iglesias dijo, cuando era presidente Rajoy y él vivía en Vallecas: “El Fiscal General del Estado no puede ser nombrado por el Gobierno”, en una España en la que las navajas han brillado al sol desde los tiempos de bandoleros.

Esa fiscalía que ha salvado al diputado socialista Rafael Simancas por el millón de euros que, presuntamente, pagó el cabecilla de la trama Púnica, David Marjaliza, a los socialistas madrileños cuando el actual portavoz adjunto del PSOE en el Congreso de los Diputados era secretario general del partido en la Comunidad de Madrid, alegando que los hechos que se le imputan «han prescrito», no como los de la Memoria Histórica, que creo fueron hace un par de años, y que Carrillo y Fraga, los adversarios más extremos en su momento, cerraron con un fraternal abrazo y una Constitución.

Largo Caballero

El ayuntamiento de Madrid ha tomado la decisión de retirar el nombre de Largo Caballero de las calles de Madrid. La izquierda marxista y comunista ha puesto el grito en el cielo, con perdón. Esta es la biografía e ideas de este “demócrata”.

 

De: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/largo.htm

Francisco Largo Caballero (Madrid, 1869 – París, 1946) Político y dirigente socialista español. En 1890 se afilió a la UGT y en 1894 al PSOE. En 1905 fue elegido concejal en Madrid. Miembro de la Comisión Ejecutiva de la UGT, fue detenido en 1909 acusado de preparar la huelga contra la guerra de Marruecos. Durante la huelga revolucionaria de 1917, estuvo en el comité de huelga, por lo que fue condenado a prisión, pero quedó libre al ser elegido diputado (1918). Ese mismo año se convirtió en secretario general de la UGT. En 1920 se opuso a la adhesión del partido a la III Internacional. Vicepresidente del PSOE en 1928, tras proclamarse la República fue ministro de Trabajo, cargo que volvió a ocupar en el Gobierno de Azaña (1931-1933). Con la victoria de la derecha en las elecciones, dejó las posturas moderadas y propugnó un frente unido de los trabajadores. Detenido a raíz del movimiento de octubre de 1934, en 1936 fue elegido diputado por el Frente Popular. Durante la guerra civil fue presidente del Consejo de Ministros (1936-1937). Detenido en Francia por los nazis, murió al poco tiempo de su liberación.


Francisco Largo Caballero

A los nueve años se inició en el oficio de estucador, ámbito laboral en el que desarrollaría su actividad como sindicalista. En 1890 ingresó en la Unión General de Trabajadores (UGT), fundada en 1888, y en otoño de aquel mismo año participó en la organización de una huelga de escayolistas para reivindicar la jornada laboral de ocho horas, lo que supuso el principio de su trayectoria ascendente en la UGT. En 1894 ingresó en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), comenzando así su carrera política. Desde 1904 fue uno de los seis vocales integrantes de la Junta Directiva del Instituto de Reformas Sociales que designaban los trabajadores; al año siguiente ocupó su primer cargo político al salir elegido concejal del Ayuntamiento de Madrid por el PSOE, cargo que siguió ocupando tras los comicios municipales de 1909 y 1913.

En calidad de vicepresidente del Comité Nacional de la UGT, fue uno de los cuatro firmantes del manifiesto conjunto del PSOE y la UGT del 12 de agosto de 1917 para convocar una huelga general revolucionaria, que empezó al día siguiente y desencadenó la tercera fase de la crisis de 1917; como consecuencia de ello, fue detenido el 29 de septiembre de ese mismo año con los otros tres integrantes del comité de huelga y firmantes del manifiesto: Daniel Anguiano, como vicesecretario de la UGT, y Julián Besteiro y Andrés Saborit, como vicepresidente y vicesecretario, respectivamente, del PSOE. Los cuatro fueron juzgados, condenados a cadena perpetua y trasladados al penal de Cartagena (Murcia).

En las elecciones legislativas de 1918 fue elegido diputado a Cortes (al igual que sus compañeros de presidio), por lo que fue excarcelado en mayo de 1918; en el XIII Congreso de la UGT, celebrado en julio de aquel mismo año, salió elegido secretario general, cargo que habría de ocupar durante una veintena de años. Como secretario general de UGT, asistió en 1919 al congreso de la II Internacional en Berna y al I Congreso de la Federación Sindical Internacional (FSI), que tuvo lugar en Ámsterdam. A su regreso, y contra los criterios de otros dirigentes socialistas, Largo Caballero se opuso a la integración del PSOE en la III Internacional, razón por la cual no formó parte de la ejecutiva del PSOE salida del congreso extraordinario de 1920, en el que eran mayoritarios los partidarios de la adhesión a la misma.

Durante la dictadura del general Miguel Primo de Rivera (1923-1929), Largo Caballero apoyó (frente a la postura contraria de otros dirigentes socialistas como Indalecio Prieto o Fernando de los Ríos) la aceptación de cargos públicos por parte de los militantes del partido y del sindicato, hasta el punto de que él mismo formó parte, a partir de 1924, del Consejo de Estado. La pretensión de Primo de Rivera de perpetuar un régimen que había nacido con vocación de provisionalidad llevó a Largo Caballero a distanciarse de la postura del dictador y, finalmente, apoyó la tesis defendida por Indalecio Prieto de integrar al PSOE en el pacto de San Sebastián (1930), cuyo objetivo último era derrocar al rey Alfonso XIII y preparar el advenimiento de la república.

Leer Más…