Irene Montero

La ministra de Igualdad, Irene Montero Gil, es licenciada en psicología, diputada por Madrid en el Congreso de Diputados desde enero 2016. Actual pareja sentimental del líder de Podemos, Pablo Iglesias Turrión, con quien tiene tres hijos, y del que el 16 de julio de 2017 decía esto en el suplemento Fashion&Arts del grupo Prensa Ibérica: “No amo a Pablo Iglesias solo me interesa el sexo. El amor es patriarcal y tóxico”, añadiendo: “aunque somos “pareja”, lo que hay entre ambos no es exactamente “amor romántico”; “Aunque tengas muy claro que el mito del amor romántico es algo opresor, patriarcal y tóxico, nuestra educación de forma implícita nos construye. Es verdad que una no se construye de una vez y para siempre, puede reflexionar, por ejemplo, cuando siente celos. Que lo sientas no lo dota de legitimidad”.

Es bueno saber lo que piensa sobre los celos, pues nunca más que ahora se habla de los romances anteriores de su pareja, harén viene de la palabra árabe «haram», que significa prohibido.

Circulan unas coplillas por internet que no sé quiénes pueden ser las protagonistas, pero que no han podido, o no han querido, abortar los censores institucionales que, como las meigas, no creo en ellos, pero “haberlos, haylos”.

–¿De quién tuvo amor e insania?

–¡De Tania!

–¿Quién, al final, fue dañina?

–¡Dina!

–¿Y quién es hoy dueña de su pene?

–¡Irene!

Ser macho alfa es lo que tiene.

¿Qué tiene? Un desgaste enorme.

(A la espera del informe de Tania, Dina e Irene).

–¿Tania sacó algún apaño?

–¡Escaño!

–¿Dina, algún premio y no módico?

–¡Periódico!

–¿E Irene, por su adhesión?

–¡Casoplón!

Cada hembra, su galardón,

pues el macho no es tacaño,

las compensa con escaño,

periódico o casoplón.

Y el harén no se restringe

si pone la cama en hora:

compensa como asesora

a Lilith, la de Verstrynge.

Irene Montero se contagió del coronavirus, previsiblemente, en la manifestación feminista del 8-M, momento multiplicador de esta pandemia, sobre el que se ha discutido, hablado y escrito largo y tendido, y se seguirá haciendo en el futuro durante mucho tiempo.

En los momentos previos a una entrevista en ETB, Irene Montero comenta que la falta de gente en las manifestaciones del 8M se debía a la alerta del coronavirus; por lo tanto, el Gobierno tenía la información de esta preocupación y sin embargo animó a ir a las manifestaciones. El “parte” oficial de la época, RTVE, no dio información alguna al respecto.

Las palabras dichas fueron: “Pues tía, creo que [por el] coronavirus, pero es que… o sea, no lo voy a decir, pues porque no lo voy a decir”. Lo más grave es que reconoce que “hay países europeos que ya están tomando medidas drásticas” y que “la capacidad real de control que están teniendo es muy limitada, tomando medidas superdrásticas”. A pesar de conocer eso, reconoce que su criterio es “no tomar decisiones por el sentimiento este de pánico generalizado”. Traducción: Se antepuso la manifestación feminista liderada por ella, a evitar que la gente se contagiase.

 

 

 

Rosa Díez, exdiputada nacional, bestia negra del actual gobierno, dijo: “La ministra prometida del vicepresidente matón reconoce que el Gobierno lo sabía antes del 8M y no tomó decisiones para proteger a los ciudadanos”.

“Es un hecho científicamente demostrable y demostrado que las manifestaciones multiplicaron exponencialmente el contagio, y está por cuantificar cuántos manifestantes contagiados han fallecido y cuánto le va a costar al Estado pagar las indemnizaciones a las familias, porque muchos manifestantes del 8-M han muerto por el contagio padecido durante unas concentraciones autorizadas por el Gobierno que Europa y las autoridades sanitarias estaban recomendando que no se celebraran, para evitar la propagación de la enfermedad.

Irene Montero se excusa diciendo: “Hicimos lo que dijeron los expertos”; pero eso es una burda mentira. El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades envió el 2 de marzo un informe a todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE) titulado Evaluación rápida del riesgo: brote de la nueva enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19): mayor transmisión a nivel mundial. Quinta actualización. El documento pedía a todos los Gobiernos de la UE que dictaran “medidas de distanciamiento social individual” y les instaba a “considerar la cancelación de las concentraciones masivas en casos excepcionales” donde hubiera existido algún contagio local de coronavirus. Asimismo, solicitaba a los Gobiernos que recomendaran a sus ciudadanos “evitar acudir a actos multitudinarios”, como medida preventiva. ¿Qué parte no entendieron? El vídeo ahora demuestra que en el Gobierno se sabía que otros países europeos habían adoptado medidas drásticas, y que incluso con ellas la capacidad de control estaba siendo muy limitada.

La decisión de autorizar las manifestaciones del 8-M (y, de paso, la asistencia de público a los partidos de la Liga) fue una imposición ideológica de los políticos, empeñados en mantener la manifestación feminista por pura propaganda, que se impuso al criterio y consejo de los técnicos”. Press Condor – Libertad Digital.

Han transcurrido más de cuatro meses desde entonces, con un resultado de cuarenta y cinco mil muertos, cifra que no concuerda con las oficiales facilitadas por el Gobierno a través del Ministerio de Sanidad, pero que se ajusta más a la realidad en función de las proporcionadas por los juzgados y por las empresas funerarias. Se ha acabado el confinamiento de la ciudadanía y parece como si nada hubiera pasado, como si no fuéramos conscientes que el coronavirus sigue ahí, sin solución médica por el momento, descuidando masivamente los medios higiénicos recomendados por Sanidad. Y es que el español no atiende a recomendaciones, somos de ideas muy democráticas, pero de actuaciones muy dictatoriales: Nadie, o casi nadie, hace caso de ninguna sugerencia si no se le obliga a ello.

Por otra parte, si la actuación gubernamental centralizada ha sido caótica en muchos aspectos, ahora, con diecisiete mandos diferentes, la cosa se está haciendo aún peor. Llegan extranjeros, turistas, trabajadores e ilegales, y a ninguno se le hacen los controles sanitarios que sirvieran de freno a la expansión, cuando hasta Marruecos no permite la llegada de españoles a su territorio y obliga a España a hacer las pruebas oportunas a los jornaleros para que puedan repatriarse. Siguen faltando medios materiales y humanos, y no se si el verdadero motivo es que el Estado no tiene dinero, o si lo tiene, prefiere gastárselo en subvencionar a sus teóricos votos cautivos en vez de invertirlo en prevenir la sanidad de los ciudadanos. Espero que no tengamos que lamentarlo con otros tantos muertos.

 

 

 

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: