Tener la boca cerrada

La expresión puerta giratoria designa de forma coloquial el hecho de que un alto cargo público se marche a trabajar a una empresa privada, obteniendo beneficio de su anterior ocupación pública y produciendo conflictos de interés entre la esfera pública y la privada, en beneficio propio y en perjuicio del interés público. Se conoce como puerta giratoria (como calco del inglés revolving door) al movimiento de altos cargos entre el sector público, el sector privado y viceversa. Wikipedia.

El Partido Socialista, cien años de honradez dicen, siempre ha estado, de boquilla, en contra de ello, machacando al Partido Popular en diversos antecedentes que existen en sus filas, diciendo una y otra vez que “Cuando gobernemos cerraremos las puertas giratorias”, palabras textuales de Pedro Sánchez en septiembre de 2014.

 

 

Dice Mark Twain que “Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”, como ha demostrado Irene Montero hace unos días con el video sobre el 8-M. Y como ha hecho, del verbo hacer, Pedro Sánchez con los nombramientos en Enagás de Pepiño Blanco (PSOE), exministro de Fomento, que tiene una vivienda en la isla de Arosa que no se ajusta al límite establecido por la ley de costas, y que ahí sigue; Pepe Montilla Aguilera (PSC), charnego cordobés expresidente de la Generalitat de Cataluña, antes ministro del Gobierno de España; y a Cristóbal Gallego (asesor energético de Podemos), licenciado en aeronáutica, y doctor por la Universidad Politécnica de Madrid, que es el único de los tres que sabe del tema, pero desde el frente contrario porque lleva mucho tiempo militando y combatiendo en contra del gas, llegando a firmar un manifiesto que pedía “que no se destinen más recursos públicos a la promoción del modelo gasista y que se evalúe la necesidad presente y futura de nuevas infraestructuras de gas, que acaban por sobredimensionar el sector energético, generan endeudamiento público, encarecen las facturas y acentúan la pobreza energética”. Estos tres, cobrarán 160.000 euros anuales por su pertenencia al Consejo de Administración de Enagás, líder internacional en infraestructuras de gas natural con presencia en ocho países, más de 45 años de experiencia en el sector y operador del Sistema Gasista español. Cotiza en el IBEX 35 y está participada por el Estado español.

Seguimos. Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Pedro Sánchez crea una nueva dirección de Agenda Urbana y Arquitectura del Ministerio de Trabajo, y nombra, a índice, o sea, con el dedo índice, a Iñaqui Carnicero, amigo íntimo de la infancia, cuyo curriculum desconozco, pero sí sé que va acompañado de un sueldo de 90.000 euros mensuales.

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), es el organismo encargado de preservar, garantizar y promover el correcto funcionamiento, la transparencia y la existencia de una competencia efectiva y de una regulación eficiente en todos los mercados y sectores productivos en beneficio de los consumidores y usuarios. Está adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad, tiene personalidad jurídica propia y plena capacidad pública y privada, financiado a través de los Presupuestos Generales del Estado español.

El Gobierno, a instancia de Pablo Iglesias ha nombrado su candidato oficial a esa Comisión a Carlos Aguilar Paredes, profesor de universidad en Barcelona, que fue en las listas al Congreso de En Comú Podem, y que es amigo personal del multimillonario Jaume Roures, el que comparó a la Guardia Civil con la Gestapo, que a su vez es amigo de George Soros, y mantiene constantemente a Podemos en las pantallas de su televisión y medios de comunicación. Otro control para que la gente piense lo que ellos proyecten en televisión, que, además, da su conformidad, o no, a las adquisiciones y fusiones de cualquier tipo de empresas importantes o estratégicas.

Roures también es el que está detrás del “tripartito asimétrico catalán”, ERC, En Comú Podem y el PSC, el nuevo altavoz del independentismo catalán.

Mientras morían más de cuarenta mil ciudadanos españoles con motivo del coronavirus, se han producido detenciones, imputaciones y solicitudes de ingreso en prisión para diferentes personas de siglas de izquierda y ultraizquierda, de los que no hemos tenido conocimiento a través de las televisiones controladas por el poder gubernamental. Ni una sola imagen, vídeo o exclusiva de ninguno de estos políticos saliendo esposado o acompañado por la policía de quienes, sin embargo, logran siempre esas mismas exclusivas del arresto, detención e introducción en el vehículo policial, registros judiciales y hasta horarios de entrada y salida al juzgado de cualquier otro político de la oposición.

¿Estos son los que venían a limpiar la democracia de amiguetes, puertas giratorias y resto de bagatelas a estómagos agradecidos? Para ese viaje, no habían hecho falta alforjas.

 

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: