El PSOE defiende a Franco

Cuando alguien mantiene una disputa, la que sea, con un contrario que cada vez se muestra más débil, ese alguien se crece y golpea hasta que lo deja K-O, fuera de combate. Nuestro presidente Pedro Sánchez es frágil, políticamente hablando, porque el pueblo español le dio una mínima mayoría en su momento, y para satisfacer su ego y desmedida ambición, antepuso su codiciado sillón en la Moncloa al interés general del país. En otras palabras, tuvo que pagar un alto precio por ello, aliándose con todos estos personajes que figuran en la fotografía que se incluye a continuación, y que no califico porque todo el mundo tiene derecho a vivir, aunque alguno de ellos haya estado muy en contacto con asesinos, en el más amplio sentido de la palabra.

 

 

El presidente de la Generalitat catalana, reclama a Pedro Sánchez 13.000 mil millones de euros, 9.000 de ellos por “deudas históricas acumuladas”, y los otros 4.000 por los “gastos extraordinarios” por la crisis del coronavirus. Junto a ello, otros 500 millones de euros para financiar el déficit que provocará la crisis sanitaria al transporte público.

Y exige el derecho de autodeterminación en la reunión telemática de presidentes autonómicos con Pedro Sánchez, además de la recuperación de las competencias para liderar la desescalada en Cataluña.

Ni que decir tiene que si no se les da lo que piden, no votarán a favor de las propuestas del Gobierno en el Parlamento y, si llegara el momento, dejarían que cayera. Mentira. Bocachanclas. Saben que nunca podrán hacer eso, pues un gobierno de concentración de la derecha, o de concentración nacional PSOE-PP, no consentirían los abusos, la insolidaridad ni la situación de guerra de guerrillas que ha habido, y vuelto a haber, en Cataluña. Ayer mismo, domingo 24 de mayo, “personas desconocidas” arrojaron artefactos incendiarios contra Correos, Hacienda y una sede del Partido Socialista Catalán en Barcelona.

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha cesado al jefe de la Guardia Civil en Madrid, el coronel Pérez de los Cobos, hombre que fue de absoluta confianza del fallecido Pérez Rubalcaba, por desacuerdo con la investigación que su unidad estaba realizando sobre las manifestaciones del 8-M en Madrid y el papel que desempeñó el delegado del Gobierno y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, por haber permitido que se organizasen esos actos.

En su anterior destino en Cataluña, la declaración de Pérez de los Cobos fue clave para las condenas de los líderes del “procés” y siempre defendió que Trapero había desarrollado un despliegue para aquel día, que en realidad era una estafa con el objetivo de que se celebrase el referéndum.

 

 

La magistrada Carmen Rodríguez-Medel comenzó a investigar lo ocurrido en Madrid sobre las concentraciones y manifestaciones celebradas antes del 8-M, a instancia de un particular, el abogado Víctor Valladares, para lo que solicitó la colaboración de la Guardia Civil, que le hizo entrega directa de su informe. En función del mismo, la juez ha citado como imputado al delegado del Gobierno en Madrid, por un presunto delito de prevaricación administrativa en grado de omisión, por permitir las manifestaciones a pesar del riesgo de contagio que ya se conocía en aquella fecha.

Ahora falta ver qué hace la Fiscal General del Estado, si promueve la acusación pública de los fiscales en un tema que ha afectado a la totalidad de españoles, o si archiva o se abstiene en la causa correspondiente.

Toda esta historia, porque el PSOE defiende a Franco, a José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, y al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón. A los míos, que no me los toquen.

Cada día lo tengo más claro, aquí no se admiten disidentes, aunque sean prestigiosos militares al que seguirían los hombres y mujeres a sus órdenes, incluso si tuvieran que escalar el Himalaya sin zapatos ni botas.

Otro de los socios de nuestro ínclito presidente, Pablo Iglesias, ha conseguido la aprobación del Salario Mínimo Vital, para lo que ha utilizado al ministro Escrivá, prestigioso profesional en la empresa privada, convertido en técnico servil: “El ingreso mínimo garantizará entre 461 y algo menos de 1.100€ al mes, con cargo a la Seguridad Social”

“A partir de los 461 euros para un hogar formado por un adulto, se aplicará una serie de coeficientes multiplicadores, en función del tipo de familia y del número de menores, con un añadido para los hogares monoparentales, que en un 80% son mujeres. No está cerrado, pero en el mayor de los casos el ingreso garantizado estará en todo caso por debajo del salario mínimo interprofesional, que ahora es de 950 euros por 14 pagas (1.108 euros si se reparte en 12 pagas). La garantía del IMV se situará así entre 461 y algo menos de 1.100 euros al mes”. (El Periódico) (Expansión)

Mejor hubiera sido establecer un Auxilio Social en el que a través de las muchas organizaciones de caridad existentes, se les facilitara desayuno, comida y cena a esas familias, asegurándose así la alimentación sana y suficiente para todas ellas. ¿Quién va a querer trabajar en este país, si va a ganar lo mismo sin dar un palo al agua en toda su vida? ¿Con cargo a la Seguridad Social pagada por todos los españoles que han cotizado desde que tenían pantalón corto? Y la mayoría, lo ha dicho el ministro, son inmigrantes ilegales, o sea, más votos cautivos.

Imaginemos un ejemplo: Una pareja de okupas, chico y chica; asaltan y se establecen en un chalet en la costa mediterránea; ella acusa a él de maltrato; resultado económico: Vivienda gratis; agua, luz, calefacción y aire acondicionado, gratis; diferentes ayudas autonómicas y estatales; Salario Mínimo Vital, familia de dos convivientes; ayuda por violencia de género a favor de la mujer; total, siguen viviendo juntos, todo gratis, e ingresan cerca de dos mil euros mensuales. Quienes conozcan la legislación vigente en materia de ayudas, sabrán que llevo razón. ¿Que pueden inspeccionarlos y rebajar esos importes? Sí, pero no es frecuente, se necesitarían miles de inspectores, que España no tiene para estos menesteres.

He trabajado muchos años en una empresa multinacional, con sucursales en todas las partes del mundo, entre ellos en Argentina, Bolivia, Cuba o Venezuela, de estos dos últimos países no se pueden repatriar los beneficios, que pasan a ser pérdidas cuando se convierten a dólares o euros por la devaluación constante de la moneda local, muchísimo más acusado en Venezuela. Estamos siguiendo el mismo camino, vamos despeñándonos, perdiendo sangre, desde el corazón al dedo gordo del pie izquierdo, dejando sin utilizar la inteligencia, porque la cabeza está más arriba y ya no se utiliza ni para llevar sombrero.

 

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: