Un cuento chino – Capítulo 16

Los datos facilitados el 13-05-2020, actualizados al 12 de mayo a las 21:00 horas, fuente INE, son los siguientes:

 

 

Por edades, la distribución es la siguiente:

 

 

Como se puede observar, estos datos no cuadran, ninguno de ellos, con la anterior información en cuanto al total de afectados. El INE incluye una nota que dice: “Distribución de casos hospitalizados, ingresados en UCI y fallecidos por grupos de edad, según información disponible”.

Centrándonos en estos datos, podemos observar que el 95,24% de los fallecidos tenían más de sesenta años; el 86,36% más de setenta años. Y que los porcentajes de ingresos en UCI de los de más de ochenta años, son prácticamente inexistentes (el 2,50%) de los infectados de esa edad. Todo esto, descuadres y análisis de estas estadísticas facilitadas por un organismo con la solvencia demostrada del INE, nos da una idea del descontrol existente y de los comentarios de terceros que se incluyen en páginas siguientes.

A la misma fecha, los datos del mundo son los que siguen a continuación. Dejo su análisis a voluntad del lector para que nadie pueda decir que los sesgo a mi voluntad. Eso sí, mírense con la mente y no con el corazón.

 

 

 

Todos estos datos oficiales son cuestionados por todo el mundo, pues las propias Comunidades Autónomas dan unas cifras completamente diferentes a estas que ofrece el Ministerio de Sanidad, y en las que no se incluyen aquellos fallecidos a los que no se les ha efectuado test, a los muertos en las residencias de ancianos y a los óbitos en viviendas particulares, ya que ni han facilitado mascarillas a tiempo ni en cantidad, ni se han efectuado pruebas, no ya a asintomáticos, sino a sintomáticos estimados de poco riesgo, y no digamos a personas de alto riesgo como el que firma el presente artículo, diabético tipo II, con quien nadie se ha puesto en contacto médico ni ha recibido mascarilla alguna, ni mucho menos me han realizado test de ningún tipo.

Tampoco coinciden con las certificaciones de defunción emitidas por esta causa por los juzgados correspondientes de toda España, 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, correspondientes al 93% de la población española y que incluye todas las provincias. En conjunto, al margen de los datos oficiales, nadie conoce la verdad, hasta tal punto que el Gobierno ha montado una infraestructura para “atajar los bulos” acerca del tema coronavirus, enmascarando bajo el título de “monitorización de las redes sociales” lo que, a todas luces, es una CENSURA a la libertad de opinión y expresión. Delatores, mordaza y censura.  Por si había alguna duda, el domingo 19 de abril, el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, ha confirmado en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa que una de las misiones de la benemérita es la de “minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del gobierno”.

Utilizando la media de los datos que han facilitado las Comunidades Autónomas, las funerarias y los Juzgados que han publicado el número de fallecidos, comparados con el mismo periodo del año anterior, podría establecerse los muertos por coronavirus en un porcentaje del 165%, con error de +/- 5%, sobre el número de fallecidos oficiales facilitados por el ministerio de Sanidad.

Otro tema muy polémico ha sido el tratamiento que se ha dado a las personas mayores de ochenta años:

Ignacio Fernández-Cid preside la Federación Empresarial de la Dependencia. Entrevista de Érika Montañés el 28-03-2020: «Nos han dado solo medicación para sedar a los ancianos; no para tratarlos».

Dolça Catalunya 01-04-2020: La Gene és culpable, abandona els catalans i actua amb criteris nazis. Esto es lo que está pasando en las residencias de Cataluña, que dependen de la Generalitat:

La Generalitat està descartant els ancians: “Cuando llamas al hospital para que se lleven a los más graves te dicen que se queden ahí”. Ho diu en Nico Amich, un estudiant de medicina que treballa a una residència d’ancians de Barcelona. En su residencia hay 2 casos confirmados, y muchos otros tienen síntomas, pero no hay test para hacer. Només tenen 6 kits de bata+mascareta. Desinfectan con lejía reutilizada. “La única preocupación que tienes de contagiarte tú es que no vayas a trabajar mañana” para no contagiar a nadie; “si falto yo mañana, se queda vacío. (…) No son cifras, son personas igual que el resto, necesitan un cuidado sanitario bueno, pagan su seguridad social, deberían ser tratados de la mejor forma”.

La Generalitat deniega la atención e impide el ingreso en hospitales: “La muerte en casa es la mejor opción”, es el protocolo del SEM sobre lo que deben decir los trabajadores de ambulancias “para justificar a las familias por qué se desecha el traslado de pacientes sospechosos de haber contraído coronavirus y con mal pronóstico por edad o enfermedades preexistentes (…) No hacer referencia a que no hay camas para todos como motivo de denegar las curas intensivas (…) la muerte en casa, en estos momentos, es la mejor opción”. El protocolo descarta a los mayores de 80 años: “se valora la calidad del paciente”. Literal.

La Generalitat deniega la atención a discapacitados. Una chica de Gelida de 53 años con síndrome de Down ha muerto de coronavirus porque la sanidad de la Generalitat rechazó su ingreso.

La Generalitat no se presenta en las residencias de ancianos. El único que acude es el Ejército.

Conseqüències? Según cuenta Soraya Real Iglesias, exconcejal de JxC en Arenys durante 8 años, y ahora directora de una residencia de ancianos en el pueblo, “Estem sols! Ni PCR [test] ni nada. Se está dejando morir a la gente y enfermar a los profesionales. Lo que está pasando es inaudito, no se está a la altura (…) O la Consejera no tiene la información o está mintiendo. La Generalitat no está haciendo PCR a las Residencias. Estamos trabajando sin recursos y con cada vez más infectados aislados. Es un escándalo la mala gestión del Govern. Morirán todos”.

Señores, esto no puede estar pasando. Y sí, las responsabilidades hay que pedirlas ahora sin parar, hasta que las asuman estos inútiles que nos han llevado al matadero y han decidido quién tiene la “calidad” suficiente para seguir viviendo. Miserables.

Carlos Cuesta – Okdiario del 21-04-2020: Los mayores de 80 años han sido apeados de las UCI. Pese a que el Gobierno insiste en que no se ha hecho cribado por edad para asignar las UCI a los pacientes, lo cierto es que los datos estadísticos son reveladores. De 17.084 personas de más de 80 años que han sido hospitalizadas por coronavirus, sólo el 1,4% ha accedido a una unidad de cuidados intensivos, según los propios datos del Ministerio de Sanidad. Y, todo ello, mientras el Ministerio ha emitido por el camino un documento donde marca cinco pautas para asignar los medios escasos, como las UCI o los respiradores. Y esos cinco criterios coinciden en uno central: concentrar los recursos escasos en aquellos pacientes con más esperanzas de recuperación.

Hay que recordar que el Ministerio de Sanidad ha fijado en un documento -tal y como publicó OKDIARIO– los criterios sobre «prioridades en la admisión y tratamiento de pacientes y sospechosos» del coronavirus. O lo que es lo mismo, las pautas a seguir para que, en plena escasez de respiradores y camas de UCI, los médicos sepan a quién asignarle los medios y a quién no.

El Ministerio fija cinco criterios basados esencialmente en un punto prioritario: las «expectativas objetivas de recuperación» del paciente. Así de duro y así de rotundo. El documento oficial del Ministerio de Sanidad se titula Informe del Ministerio de Sanidad sobre los aspectos éticos en situaciones de pandemia: El SARS-CoV-2. Y el texto no escatima en la descripción de la dureza de la situación a la que se ha llegado para reconocer que «el llamado deber de asistencia que incumbe a los profesionales en su actividad asistencial es una proyección del derecho constitucional (no fundamental) a la protección de la salud (art. 43 CE) que tenemos todos los españoles y los ciudadanos extranjeros residentes en el territorio nacional».

Pero que «dada la demanda masiva existente y la escasez de recursos para atenderla, aunque pueda ser transitoria, comporta una reducción del disfrute efectivo de ese derecho y plantea la priorización de los individuos potencialmente más expuestos al contagio o ya infectados», tal y como admite sin paliativos. El escrito se refiere a las UCI y a los respiradores y establece «un rango de prioridades» en el acceso a esos medios y fija los «criterios de admisión de pacientes con síntomas graves en unidades de cuidados intensivos y aplicación de ventilación mecánica asistida».

Ese documento fija en su criterio número cuatro la necesidad de evaluar ante la escasez de medios, las «expectativas objetivas de recuperación del paciente en el corto plazo a su estado previo de salud, teniendo en cuenta la concurrencia o no de patologías graves acompañantes que evidencien un pronóstico fatal (enfermos terminales con pronóstico de irreversibilidad, estado de coma irreversible, etc.), aunque pueda comportar una atención clínica añadida».

Otro polémico tema son las pruebas/tests no realizadas a los sanitarios. Sergio Alonso en La Razón el 06-05-2020: El Sindicato de Enfermería (Satse) ha exigido al Gobierno que se realicen “de una vez por todas” las pruebas de detección del Covid 19 a todos los profesionales sanitarios “sin excepción”, una vez que ha constatado que no se han llegado a realizar ni siquiera a la mitad del personal sanitario que trabaja en el conjunto del Estado. El Sindicato de Enfermería incide en que “pese a las sucesivas informaciones por parte de las autoridades sanitarias de que se ha aumentado la realización de pruebas, la lamentable realidad es que la mayoría de los profesionales sanitarios aún desconocen si son portadores asintomáticos del virus, con el riesgo que esto supone para los pacientes y el resto de personas de su entorno o si ya han curado la infección en el pasado”.

Se estima que se han contagiado 45.000 sanitarios en toda España, con peligro para su salud y la de los enfermos, a quienes podrían haber contagiado.

En cuanto a las compras de material, la polémica está servida, tanto por la calidad como por el precio pagado, así como las empresas con las que se contrataron los servicios. Muy interesante el artículo de Sergio Alonso en La Razón del 05-05-2020:

Sanidad pagó un 177% más por los guantes chinos que por los españoles. El precio más bajo de los producidos en nuestro país fue de 0,03 euros y el asiático de 0,08. Ingesa adquirió 100 millones de unidades a la firma Hong Jin Medical por 8,7 millones de euros.

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), semidesconocido para el gran público antes de la crisis, se encuentra en el ojo del huracán. El organismo dependiente del Ministerio de Sanidad acaparó prácticamente la compra de materiales y productos sanitarios durante los primeros días de la pandemia después de que Salvador Illa decidiera centralizar en él la política de compras. Sin embargo, el caos desatado, el retraso a la hora de efectuar las adquisiciones y la lluvia de críticas que se derivó de ello llevaron a varios ministerios capitaneados por Hacienda a tomar el mando de las operaciones.

El otro «sobrecoste» del material médico: Moncloa gasta 25,2 millones en vuelos chárter desde China

Dos meses después de todo aquello, están empezando a trascender algunas compras llamativas protagonizadas por el organismo que se ubica en la madrileña calle de Alcalá, en la sede del antiguo Insalud. Ayer, LA RAZÓN informó de que el Ingesa firmó 14 contratos con 12 empresas para la compra de productos en los que figuraba como «desconocida» la dirección del adjudicatario, algo que Illa atribuye a un «error administrativo». El importe total de esos productos y materiales ascendió a 313 millones de euros para las arcas públicas y en todos los casos el adjudicatario final era el único ofertante.

Por otro lado, este periódico también informó ayer de que, cuando se lanzó al mercado, el Ingesa abonó, por ejemplo, 22 euros de más a las empresas chinas por cada bata adquirida que cuando la compra se realizaba a una empresa española. El litro de gel hidroalcohólico adquirido a una firma asiática costó, asimismo, siete euros más que el abonado a una firma emplazada en nuestro país. Pero hay más.

Según la documentación en poder de LA RAZÓN, sucedió algo parecido con otros productos. Por ejemplo, con los guantes de nitrilo. El organismo que dirige Alfonso Jiménez Palacios designó como adjudicatarias para suministrar este producto a cuatro empresas. Tres de ellas, eran españolas, y una, Hong Jin Medical Science and Tenology Service Ltd, china. Todas ellas fueron contratadas entre el 20 y el 30 de marzo, cuando ya estaba declarado el estado de alarma. Medline International Iberia, con sede en nuestro país, ofertó 5,8 millones de pares de guantes por un precio de 183.726,4 euros. El coste unitario de este contrato para el erario público fue de 0,03 euros.

Por su parte, Ingesa acordó con Suministros Hospitalarios S.A., también española, la entrega de 173.000 guantes de nitrilo por un importe total de 7.117, 22 euros. En este caso, el coste unitario fue algo más elevado, de 0,041 euros. Con Sanicen, también de nuestro país, el acuerdo era de 4,735 millones de guantes, por un importe total de 169.015,8 euros. El precio unitario fue de 0,035 euros.

¿Cómo fue el contrato con la única empresa internacional adjudicataria para el suministro de este producto? La firma ofertó 100 millones de guantes de nitrilo. A pesar de la ingente cantidad adquirida, muy superior a la contratada con Medline International Iberia o Sanicen, el coste no sólo no fue inferior, sino que se disparó. Después de hacer el cambio de dólar al euro, de 1,0827, que señala el Ingesa, junto al 21% de incremento del IVA, más el 10% de tasas y aranceles y «otros», a los que también alude, el coste unitario sería de 0,087 euros, por lo que Ingesa abonó alrededor de 8,7 millones de euros, según la información en poder de este periódico, en base a la memoria justificativa hecha pública por el Gobierno. Con estos datos, la diferencia de precio pagada con respecto a la oferta más barata es de un 177%.

Con el tipo de cambio aplicado ayer, e incluyendo el IVA, el coste unitario se rebaja hasta los 0,0798 euros. La diferencia de coste en este caso sería de un 154%. Bastante mayor, en cualquier caso, que el pagado a la empresas españolas más barata.

El Español del 05-05-2020, por David López Frías y Andros Lozano: La ruta por las sedes ‘cutres’ de los grandes pelotazos con mascarillas y test: todas, en Cataluña. Una de las empresas tiene declarado su domicilio fiscal en un chalet de Sant Cugat, cuya propietaria no conoce a los administradores y se enteró de la cuestión por EL ESPAÑOL.

Un almacén en Sant Boi al que no va nadie desde que empezó el confinamiento. Otro, cerrado a cal y canto en mitad de un barrio residencial de Santa Coloma. Otro que ni siquiera es un almacén, sino un chalet en Sant Cugat. Y lo que es mejor: su propietaria asegura que no tiene ni idea de que en su domicilio tiene la sede social una empresa de merchandising para bebidas que va a recibir casi 300 millones de euros del gobierno central para que compre mascarillas. Esta es la situación de algunas de las empresas que han pegado los grandes ‘pelotazos’ durante la pandemia.

EL ESPAÑOL ha realizado una (inquietante) ruta por las empresas que han conseguido hacerse con los mejores contratos del gobierno para hacer de intermediarios con China y comprar allí productos para emplear durante la pandemia, léase mascarillas, test o hisopos (los palitos para hacer la prueba del Covid-19). Todas ellas están situadas en el área metropolitana de Barcelona, muy cerca de La Roca del Vallès, el pueblo natal del ministro de Sanidad Salvador Illa del que fue alcalde. Terrassa, Sant Cugat, Santa Coloma o Sant Boi son algunos de los municipios donde están radicadas estas firmas, a no más de 60 kilómetros de distancia entre ellas. Una zona en la que el coronavirus ha traído una lluvia de millones.

Algunas de estas empresas ni siquiera se dedicaban al sector sanitario. Hay firmas que importaban calzado, otras que traían utensilios para la depilación femenina. La que ha recibido más dinero, paradójicamente, es la que estaba más alejada de los productos sanitarios: vendía envases creativos para bebidas espirituosas. Y mientras algunos de los gigantes de la distribución de material sanitario, con contrastada experiencia en el sector, se han quedado fuera, estas pequeñas empresas (microempresa en el último caso) sin experiencia en el ramo se han hecho con el trozo más grande de un pastel que ya supera los mil millones de euros. A medida que avanzamos en el trayecto, las incongruencias se hacen más evidentes, siendo la última (bautizada por nosotros como ‘El gran pelotazo’) una especie de traca de fin de fiesta.

Para quien quiera profundizar en el tema, con reseña de todas las empresas intermediarias:

https://www.elespanol.com/reportajes/20200505/sedes-cutres-grandes-pelotazos-mascarillas-todas-cataluna/487452455_0.html

OKdiario – Carlos Cuesta, 06-05-2020: Sánchez exporta a Cuba 41.738 equipos de protección contra el coronavirus en pleno desabastecimiento en España.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha reconocido que ha exportado equipos de protección frente al coronavirus a Cuba y a otros cinco países más, tal y como ha admitido por escrito a una pregunta de VOX. En el caso de Cuba el envío ha sido de un total de 41.738 unidades, el 80% guantes. Y todo ello en pleno desabastecimiento de EPIs en España.

Los diputados Alberto Asarta, Emilio Jesús del Valle; Carlos Hugo Roca, Antonio Salvá y Víctor González, todos ellos de Vox, preguntaron al Gobierno por las exportaciones de material de protección frente al coronavirus. Y el Gobierno ha admitido que, efectivamente, se han realizado exportaciones de EPIs pese a la enorme carestía en España de estos productos de protección frente a la pandemia.

El Gobierno ha autorizado hasta la fecha 13 operaciones de exportación dirigidas a seis países o territorios de los incluidos en el ámbito de aplicación del Reglamento: Gibraltar, Argelia, Cuba, Perú, Guinea Ecuatorial y Marruecos.

 

 

 

No busquéis a España ni a China en la lista, son los únicos países que no dan cifra oficial de tests realizados.

 

Carlos Cuesta en Okdiario del 16-04-2020: “Más de 350 laboratorios se ofrecieron al Gobierno el 17-M para hacer test pero fueron rechazados. El sector científico no entiende que no se haya aprovechado al cien por cien y desde el primer momento una red tan potente de análisis PCR disponible en España.

Mientras la OMS solicitaba test masivos a todos los países, la red de centros SOMMa (25 centros de investigación y 23 unidades universitarias) se ofrecieron al Gobierno para poner a disposición su capacidad de hacer, precisamente eso: test masivos de coronavirus.

El ofrecimiento se hizo al Ministerio de Sanidad, ISCIII y Ministerio de Ciencia e incluía la red de Centros SOMMa (25 centros de investigación y 23 unidades universitarias). Una mano tendida que se sumaba a la de la CRUE Universidades españolas (con 76 universidades españolas, 50 públicas y 26 privadas, instituciones que acumulan más de 300 laboratorios).

 

 

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: