Un cuento chino – Capítulo 14

Desde entonces, España ha sido un sin vivir. El inicial Estado de Alarma se ha prolongado, el Gobierno Central se erigió en coordinador y responsable de todo los relacionado con el coronavirus, suspendiendo competencias a las Autonomías; todo el mundo quería comprar material sanitario y, como hemos dicho en páginas anteriores, nadie tenía idea de lo que se llevaba entre manos; las UCI’s de todos los hospitales se colapsaron; hubo que movilizar al Ejército que, entre otras muchas cosas, construyó un hospital para 5.000 personas en el IFEMA en Madrid; autocensura en los medios de comunicación adictos al Gobierno, sin una sola foto de los miles de muertos habidos; mentiras diarias en TVE por parte de los encargados de facilitar el número de contagiados y fallecidos por, dicen, disparidad de criterios a la hora de incluir los óbitos en las residencias de ancianos, los fallecidos en su propia vivienda y la movilidad habida con los cadáveres a la hora de incinerarlos, por no tener capacidad para el número de muertos diarios en muchos tanatorios; retraso en las compras del material, parte de él inservible:

La Razón, 18-04-2020: El presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha vuelto a cargar duramente contra el Gobierno. La gestión que está haciendo en esta crisis sanitaria es “caótica y absolutamente descoordinada”. “Después de tener que esperar semanas para empezar a recibir material de seguridad ahora resulta que parte del que ha llegado es defectuoso y no cumple con las garantías necesarias. Queremos recordar que los profesionales se están jugando la vida mientras que los responsables políticos no son capaces de garantizar la eficacia y seguridad de los materiales que compran, con estas mascarillas o los miles de test defectuosos”.

El Consejo achaca a esta desprotección y al material defectuoso enviado por el Gobierno el hecho de que los contagios de los profesionales se sigan disparando, tal y como ponen de manifiesto los propios datos del Ministerio de Sanidad, que reconocen más de treinta mil profesionales infectados.

“Pedimos al Ministerio de Sanidad que profesionalice de una vez por todas la gestión de la pandemia, impulsando una coordinación real entre todas las comunidades autónomas y contando con los representantes de profesiones sanitarias”, subraya Pérez Raya. “Hace falta una coordinación científica e independiente que tome las decisiones sin condicionamiento político o ideológico alguno, motivado sólo por la Salud Pública”.

“Tampoco hay test para todos los profesionales sanitarios y, por tanto, en muchos casos no tienen posibilidad de confirmar si realmente están contagiados o no, con el riesgo que esto supone para ellos, para sus familiares y para los pacientes”.

Okdiario del 18-04-2020: Cinco facultativos y un total de 60 profesionales sanitarios de la UCI del Hospital Santa Lucía de Cartagena se encuentran en cuarentena como medida de prevención por el uso de las mascarillas ‘fake’ distribuidas por el Ministerio de Sanidad.

El cénit de la estupidez lo ha dicho la ministra Reyes Maroto: «Que salga alguna mascarilla defectuosa es como cuando vas al supermercado y te sale algo malo».

La prensa extranjera ha sido unánime en sus conclusiones, aunque el Gobierno español no se da por enterado y dice que “el mejor tributo a los muertos es apoyar al Gobierno”, pese a que García Page, presidente socialista de Castilla La Mancha dijo en ABC que “reconoce que el gran contagio fue a principios de marzo, cuando el Gobierno desoyó todos los avisos y permitió incontables eventos de masas. Es evidente que el momento de expansión ha pasado. Nosotros calculamos que entre el 4 y 5 de marzo y el 12-14 de marzo estaba como una flor echando el polen».

A la fecha de escribir este párrafo, 30 abril 2020, más de treinta mil sanitarios de toda España se han infectado, y más de la mitad de la totalidad de los existentes, no han sido sometidos a test de ningún tipo sobre si está o no contagiado.

 

 

 

“No es de recibo que España no haga una sola autopsia clínica para determinar los mecanismos últimos de la muerte de la persona, esto se está haciendo en Estados Unidos, en China, en Italia, en España ni una y esto no es de recibo porque no vamos a saber nunca la causa de la muerte, no todo el mundo muere por neumonía, eso es falso” ha declarado el psiquiatra forense José Cabrera, en relación a la orden de Sanidad que dice que “la intervención judicial del Médico Forense se limitará a los casos de muerte violenta o en los que exista clara sospecha de criminalidad”. El documento indica que, en el resto de los casos, “la certificación de la muerte corresponde a los médicos asistenciales de los Servicios Públicos o Privados de Salud”. Ello ha impedido contar de manera fehaciente el número real de óbitos por coronavirus y no saber verdaderamente cuales son los órganos a los que afecta, además de los pulmones. Añade el Dr. Cabrera: “Ya nos está permitiendo saber más de la enfermedad las autopsias que hacen los americanos y los italianos, pero nosotros no, España no está aportando nada, si no hay autopsias clínicas con las que estudiemos la causa de la muerte de las personas que mueren, no por neumonía, sino por otra razones, infarto de miocardio, paradas cardíacas neurológicas y otras afecciones, gente muy joven que está muriendo, que no muere por neumonía, entonces si no hacemos autopsias clínicas usted comprenderá que nunca sabremos aquí de qué están muriendo las personas.

El Gobierno, en todo momento, ha tratado de ocultar cualquier fotografía o reportaje de televisión, como si no ocurriera nada; cuando a él le interesó, la exhumación y el traslado de los restos mortales de Franco desde el Valle de los Caídos, dio toda su colaboración para que TVE, controlada en sus órganos directivos por Podemos, transmitiera con todos los medios a su alcance dicho acto. Ahora, no ha permitido que se tomen imágenes de esta tragedia; una exclusiva de El Mundo, de la mano de Javier Negre, publicó la fotografía que sigue a continuación y su autor ha recibido presiones hasta tal punto que ha manifestado textualmente: “Soy consciente de que este Gobierno y, en especial, Pablo Iglesias quiere meternos en la cárcel. Ya ha pasado en los países que él ama. Sólo decirles que sería un honor acabar entre rejas por seguir contando lo que el Gobierno no quiere que veas sobre el coronavirus: A sus muertos”.

 

 

… / …

 

 

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: