Vuelo Caracas-Galapagar

“The Guardian” critica con dureza a España por su gestión del coronavirus. El rotativo inglés considera que el Gobierno de Sánchez reaccionó tarde y torpemente. El artículo, firmado por el corresponsal en España Giles Tremlett, describe la situación actual como uno de los momentos más oscuros y dramáticos de la historia reciente de nuestro país. No se explica cómo el Gobierno permitió el avance de la pandemia viendo todo lo que ocurría en China, Irán y Italia. The Guardian se pregunta “¿Qué salió mal?” y considera que la proximidad de España con Italia no puede servir de excusa, ya que entre ambos países no existe una frontera terrestre. “Francia, Suiza, Austria y Eslovenia están más cerca que Italia y están mucho mejor” que España, señala el artículo. Una vez que el coronavirus entró en el país se evidenció que España carecía de equipos esenciales como ventiladores, mascarillas, ropa protectora o kits para realizar las pruebas. “España tiene un magnífico sistema de atención primaria, pero sus hospitales se han visto afectados por una década de austeridad desde la crisis financiera. Solo tiene un tercio de las camas de hospital per cápita en comparación con Austria o Alemania”, escribe The Guardian. La Vanguardia, 26-03-2020.

 

 

La Universidad Oxford, espantada ante la criminal irresponsabilidad del Gobierno el 8-M, calificó a España peor que a los dirigentes de Angola, Afganistán, Botswana o Nigeria. Las políticas de contención del virus que se llevaron a cabo hasta el 8M (incluido) son merecedoras de una nota de 14 sobre 100 en la escala de Oxford. El estudio que Iván Redondo y los gurús mediáticos de La Moncloa pasaron resumido a Sánchez, elaborado por 92 expertos de la Blavatnik School of Government de la Universidad de Oxford, situaba a España aquel domingo 8 de marzo en el puesto 80 de 113 países del mundo. Periodista Digital, 11-04-2020

Me estoy tomando este episodio como un ensayo general de comunismo. Es decir, como una prueba piloto de lo que pueda venir. Porque las pasadas/próximas dos semanas son lo más parecido a lo que sería una España bolivariana al modo que quiere Podemos, sin libertades y con la Policía parándote por la calle para controlar tus movimientos. Sin derecho de reunión ni capacidad de darse un homenaje en hoteles o restaurantes. Con colas para entrar en unas tiendas de alimentación con las estanterías medio vacías. Sin Semana Santa, ni misas, ni ningún tipo de acto litúrgico. Con el presidente protagonizando interminables alocuciones en todas las cadenas de televisión en las que cuenta lo bueno que es. Con ruedas de prensa en las que el presidente responde preguntas filtradas por su gabinete leidas por el propio secretario de Estado de Comunicación. Con un Gobierno que recibe trato de favor en la sanidad y que no respeta las normas de cuarentena que se imponen a los ciudadanos. Con un Parlamento sin apenas actividad y reducido a mero certificador de las medidas adoptadas por el Ejecutivo. Con las empresas privadas maniatadas por la prohibición de despedir trabajadores. Con los hospitales saturados y con falta de material. Y, sobre todo, con una sociedad que se siente engañada e impotente. Todo esto lo soportamos estos días porque lo consideramos una situación excepcional, un paréntesis momentáneo, pero así es la vida coridiana en el comunismo venezolano que quiere imponer Podemos. Probablemente le parezca irreal que eso llegue a ocurrir en España. Ojalá, pero hace solo un mes también también nos parecía irreal la situación que estamos viviendo hoy.

Podemos venía en caída libre -había perdido 29 escaños en las elecciones de abril y otros siete en las de noviembre-, pero en sólo tres meses se han dado los cuatro requisitos que soñaba Pablo Iglesias cuando fantaseaba con un asalto bolivariano al poder: primero, entrar en el Gobierno; segundo, que haya un presidente débil y manejable; tercero, una crisis económica descomunal que justificase la intervención de la economía; y cuarto, una UE con graves tensiones internas. Todo ello se ha dado de repente en una alineación astral inesperada que Pablo Iglesias no va a desaprovechar. El asalto a los cielos que pregonaban los dirigentes de Podemos ya ha comenzado, e Iglesias marca goles en la portería de Pedro Sánchez mientras se permite amenazar en redes sociales con intervenir empresas y hasta el ahorro de los españoles. Para el comunismo es ahora o nunca, porque el virus ha debilitado también los pilares de nuestro sistema. A nadie se le pasa por la cabeza una España bolivariana, pero si algo nos ha enseñado esta crisis es que lo inimaginable es factible.

Manuel Contreras – Subdirector ABC Sevilla

 

La ministra de Asuntos Exteriores es licenciada en derecho por la Universidad de Navarra (UNAV) y Máster en Derecho Europeo por la Universidad Carlos III de Madrid.  Habla español, euskera, inglés, francés, alemán e italiano. El pasado miércoles día 8 de abril, ha declarado a la BBC:

  1. Use of masks and disinfectants
  2. Testing to identify asymptomatic but contagious carriers
  3. Technology to help with tracing

The three important components to Spain’s exit from lockdown strategy, according to Spanish Foreign Minister.

Traducción:

  1. Uso de mascarillas y desinfectantes.
  2. Pruebas para identificar portadores asintomáticos pero contagiosos
  3. Tecnología para ayudar con el rastreo

Los tres componentes importantes para la salida de España de la estrategia de bloqueo, según la Ministro de Asuntos Exteriores español.

¿Cómo se puede mentir de esa forma, tan descarada, menospreciando la inteligencia de todos los españoles? Ni han facilitado mascarillas a tiempo ni en cantidad, ni se han efectuado pruebas, no ya a asintomáticos, sino a sintomáticos estimados de poco riesgo, y no digamos a personas de alto riesgo como el que firma el presente artículo, diabético tipo II, con quien nadie se ha puesto en contacto médico ni ha recibido mascarilla alguna, ni mucho menos me han realizado test de ningún tipo. Eso sí, gracias a mi amigo Chin-Pong, del que hablaré otro día, mi confinamiento y el de toda mi familia comenzó el 5 de marzo. Y en cuanto a la tecnología para ayudar con el rastreo, no puedo contradecirla porque no tengo conocimiento de causa sobre ello, pero podían haberla aplicado a la clasificación e identificación de los difuntos, a cuyos familiares les están devolviendo unos restos, en una elevadísima parte incinerados, sin la garantía de que sean sus parientes difuntos.

 

 

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, con premeditación de fin de semana, el BOE del sábado 11 de abril, publica la Orden TMA/336/220 sobre “programas de ayuda del Plan Estatal de Vivienda”, que en su artículo 4º – punto 3, sobre víctimas de violencia de género, personas objeto de desahucio de su vivienda habitual, personas sin hogar y otras personas especialmente vulnerables, dice textualmente:

“Las comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y de Melilla pondrán a disposición de la persona beneficiaria una vivienda de titularidad pública, o que haya sido cedida para su uso a una administración pública, aunque mantenga la titularidad privada, adecuada a sus circunstancias en términos de tamaño, servicios y localización, para ser ocupada en régimen de alquiler, de cesión de uso, o en cualquier régimen de ocupación temporal admitido en derecho. Cuando no se disponga de este tipo de vivienda, la ayuda podrá aplicarse sobre una vivienda adecuada, de titularidad privada o sobre cualquier alojamiento o dotación residencial susceptible de ser ocupada por las personas beneficiarias, en los mismos regímenes”.

Queridos lectores, de facto, el Gobierno sanchista-comunista ha retorcido el Ordenamiento Jurídico Español y ha acabado con la propiedad privada, de tapadillo, sin que nadie se de cuenta, como el que no quiere la cosa, “madurando” el país. Lo siguiente será la Renta Mínima que, junto a las subvenciones y el feminismo, es la lucha obrera del marxismo actual. Pedro Sánchez y Pablénin Mingafuego van a necesitar agitar la calle cuando pase el tema del coronavirus. Y esa es la forma de convertir ciudadanos en esclavos del gobierno, dependientes totales porque, si no les aplauden y les votan, tendrían que trabajar y eso no va con ellos, que tienen todos los derechos habidos y por haber, pero ninguna obligación. Esa es la España que ha de helarte el corazón, claveles contra rosas, espadas contra hoces, razón contra sinrazón.

Domingo de Resurrección. Como no nos levantemos igual que hizo Jesucristo, nos van a sepultar la democracia en España.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: