Tenemos suerte de tenernos

Viernes Santo. No se ve nadie en la calle. Llueve ligeramente. El cielo está de color plomizo y empieza a pesar el confinamiento necesario para combatir la pandemia que nos asola, intentando desde el primer momento matar elefantes con una escopeta de perdigones, contando los centenares de miles de infectados y los miles de muertos, apilados en un pabellón de hielo porque las funerarias no dan abasto. La tristeza se mezcla con la melancolía.

El Gobierno está haciendo lo que sabe y puede, pero eso es poco para quien poco sabe de este tema, que es decir diplomáticamente que mienten en las cifras que facilita cada día a la ciudadanía. Los medios de comunicación que no han recibido el regalo de los quince millones de euros que les ha hecho el Consejo de Ministros hace unos días, ¿por qué a ellos sí y no al pequeño periódico de mi pueblo?, han publicado suficiente información (“Chani” Pérez Henares: «Mi salida de “Al Rojo Vivo” es definitiva, no seré copartícipe de una maquinaria de agitación y propaganda») como para poder asegurar, sin ningún género de dudas, dos cosas:

Que estaban informados de la gravedad del momento y del alto grado de contaminación del coronavirus, por diferentes fuentes, algunas de ellas de toda solvencia médica, y que no tomaron ninguna medida de prohibir el Congreso de VOX ni el partido de fútbol del Atlético de Madrid, para no suspender la manifestación del 8-M liderada por quien verdaderamente mantiene a Pedro Sánchez en el Gobierno, Pablénin Mingafuego.

Que los infectados, y los muertos, son muchísimos más que los reconocidos oficialmente, manejando los datos con los que se hacen las estadísticas con unos parámetros particulares, preconcebidos y ocultando médicamente fallecidos por coronavirus con “éxitus” por insuficiencias de cualquier tipo, y otros términos similares que confunden al ciudadano medio, incluso negando la circunstancia a los miembros de las FSE porque la pensión de viudedad no es la misma si mueren en comisión de servicio.

Vendiendo el asunto como “evitar bulos inventados por los fachas”, han creado un conglomerado cuya misión consiste en “capar” cualquier comentario que signifique disidencia a “su” verdad, o sea, el que no esté conmigo está contra mí, el destino del disidente es que sienta miedo, que esté callado, unido a la política de subvenciones y rentas mínimas, hacen de los ciudadanos esclavos y dependientes totalmente del Gobierno. De ahí a la censura, solo hay un pequeño paso. Y así empezó todo en Venezuela.

Facebook, no deja “compartir”, y en wsp no deja “reenviar” cualquier comentario o fichero que critique al gobierno sanchista-comunita y su actuación acerca del coronavirus.

Me dice un informático que la forma de saltarse esta censura encubierta es la siguiente:

Han establecido un BLOQUEO EN WASAP, para que ya no puedas enviar el WASAP recibido a 5 personas o grupos, solo puedes reenviarlo a uno.

¿Cómo eludimos este CONTROL BOLIVARIANO?:

  1. Si recibes FOTO O VÍDEO, no des a REENVIA, mételo en GUARDAR y de allí lo sacas, y ya lo puedes reenviar a 5, y repetir las veces que quieras. 💪💪💪
  2. Si es un texto o similar: NO DES A REENVIAR. Dais a COPIAR Y LUEGO LE PONÉIS DELANTE UN SÍMBOLO, el que sea, 🦠o💪; y ese texto MODIFICADO CON EL SÍMBOLO, ya puedes enviarlo a 5, o las veces que tu quieras.

A mi me han censurado el siguiente mensaje, origen la consultora Deloitte:

El aislamiento y restricciones duran hasta finales de mayo. En junio arrancan viajes de primera necesidad, comercio, clases y trabajo. En agosto, turismo interno y en septiembre es que se sentirá mayor seguridad higiénica. Eventos y conciertos para noviembre. Turismo internacional para diciembre y las navidades más austeras de los últimos tiempos.

Gráfico hecho para el mundo desarrollado. Los países emergentes irán detrás de este cronograma en varios meses dependiendo del país….

 

 

Si acierta este estudio, quedan aún muchas muertes que contabilizar, muchos puestos de trabajo a destruir y mucha frontera que bloquear para que no importemos el mismo problema del coronavirus con “ciudadanos con ningún beneficio” cuando ya lo tengamos controlado en España, en alguna de cuyas Comunidades Autónomas se están dejando morir a los “pacientes con escaso beneficio”, o sea, a los mayores de 75 años que, según ellos, ya no aportan beneficio alguno a las arcas públicas, solo costes.

Ha mitigado mi tristeza y melancolía el mensaje que me ha enviado hace un rato mi hija:

Venga, papá, ánimo; yo ayer estaba de bajón, pero me acordé del enorme abrazo que te voy a dar cuando pueda, que dentro de toda esta mierda todos nosotros estamos bien, y que, pese a todo, tenemos suerte de tenernos.

 

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: