Líder por un día

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por fin, ha actuado como tiene que hacer un líder: No se puede contentar a todos en todos los momentos, pero hay que tomar decisiones que sean las mejores para los objetivos a conseguir para la mayoría de españoles.

 

 

En la reunión telemática de hoy con todos los presidentes autonómicos, ha dicho: “Insisto, coordinarnos y escucharnos no es una opción, sino una obligación. La unidad de acción de todas las administraciones públicas es una condición indispensable para salir victoriosos de esta emergencia sanitaria”. “Aprendamos de los 40 años de nuestra Constitución. En ocasiones somos 17 autonomías pero en otras, como tantas otras veces en la historia de España, debemos ser el gran país que somos. Vamos a dar una respuesta conjunta a la altura del Estado autonómico que somos con el Gobierno de España liderando al conjunto de las administraciones para dar una respuesta común”. Mejor le hubiera ido si hubiera tenido ese espíritu desde el primer día en que fue elegido Secretario General del PSOE.

Con el otro tema, el que no le dejaba dormir hace unos meses, Podemos, ha sufrido el timo del tocomocho, desmedida ambición creyendo que el tonto es el otro; si algo bueno tiene Podemos, es que es el único partido político que no ha mentido en sus promesas electorales, lo que pasa es que los votantes no se documentan convenientemente. Me recuerda a aquel gestor de una oficina bancaria que propuso una operación crediticia para un individuo que figuraba en todos los registros de morosos y malos pagadores, con el siguiente argumento: Ya sé que no paga a nadie, pero a mí, seguro que no me falla. Él era el mejor y el más listo del mundo. Pues algo parecido.

Quienes hemos seguido, y escrito, sobre el programa de Podemos, sabemos que su objetivo es una chavismo-leninismo que incluye, entre otras, la nacionalización de los medios de comunicación para su control, y la nacionalización de las grandes compañías, entre las que se encuentran las eléctricas y la sanidad privada, a la voz de ¡exprópiese! de Hugo Chávez o Nicolás Maduro. Ese era su “golpe de estado” en el Consejo de Ministros de ayer, en el que figuran personas, la mitad aproximadamente, que no obtendrían un puesto de mando intermedio en la empresa privada. Bien por la oposición de la Sra Calviño y el apoyo como líder del presidente del Gobierno.

Ahora, lo más importante es superar y salir de esta pandemia. Luego, será el momento de exigir y depurar responsabilidades.

 

 

 

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: