El coronavirus

El coronavirus ha llegado, y parece que para quedarse. ¿Se acuerdan de aquel ministro que dijo que el tema de la colza era cosa de un “bichito” y que no pasaba nada? Pues lo mismo nos está pasando ahora. El famoso virus se escapó de China, no sé si de un murciélago o de un laboratorio. Y se ha extendido rápidamente por todo el mundo, aunque es en la raza negra africana dónde menos daño ha producido.

España, en un fin de semana, ha pasado a ser el sexto país del mundo más dañado por esta enfermedad y, posiblemente, el último de los grandes países en tomar medidas drásticas para contener su avance. El Gobierno ha estado ralentizando el asunto hasta pasada la manifestación del 8-M, pese a que las CCAA’s de Madrid y País Vasco tuvieron que presionar el pasado viernes a Moncloa para que adoptara de urgencia medidas más contundentes frente al avance del virus. El Gobierno ha sido negligente y el Ministro de Sanidad ha dado un curso de filosofía, que realmente es su formación, de cómo sufrirlo en vez de atacarlo y curarlo.

 

 

La misma negligencia puede atribuirse a VOX, que celebró un congreso multitudinario en una plaza de toros, con la diferencia de que ellos no tienen ningún poder para tomar medida alguna sobre la ciudadanía.

Desde el fin de semana pasado, se han multiplicado exponencialmente los infectados y, en los momentos que escribo estas líneas, hay 1.280 enfermos en las distintas UCI’s de todos los hospitales de España, de las 3.800 plazas totales de que se disponen en el sistema público de sanidad español que, dicho sea de paso, es uno de los mejores del mundo. El problema que se nos puede venir encima, y de ahí las medidas tomadas hoy por el Gobierno de España, es que se colapsen la totalidad de las plazas y no quede resquicio alguno para cualquier otra urgencia sanitaria.

Fuera del área sanitaria, España está sobre endeudada, y con una previsión de aumento desmesurado del gasto. Pues a ello se une:

  • Mayor caída del precio del barril del petróleo desde 1991
  • El IBEX 35 se hunde un 23% en las dos últimas semanas y lo que va de la actual
  • Italia entra en recesión
  • Francia va camino a la recesión
  • China se ha hecho más rica; ante el desplome de las bolsas, los chinos han aprovechado para adquirir acciones de las empresas tecnológicas más importantes del mundo. Pese a ello y hasta que llegue ese momento, su tasa de crecimiento ha bajado del 4 al 2%.
  • Estados Unidos, en dónde todavía no ha llegado la parte más dura de la enfermedad, ha rebajado su crecimiento previsto anual en medio punto.

Este no es el momento de que prevalezca ningún color ni ninguna idea; es el momento de ser estadistas, no populistas de asamblea universitaria, lanzador de fuego con la espada del diablo ni virreinatos de reinos de Taifas; es una situación de emergencia sanitaria en la que todos debemos estar unidos, colaborar con las autoridades que saben de ello y tratar de salir de esta crisis que, además de muertos, va a dejar más problemas económicos de los que ya de por sí teníamos y que en una Hacienda Pública bien administrada llevaría aparejada la modificación de los Presupuestos Generales del Estado.

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: