Ni racistas ni xenófobos

Noticia periodística: Un clan alcalaíno con amplio historial delictivo arrolló a varios policías tras un intento de robo. La huida y persecución policial alcanzó los 170 Kms/hora en la M-40 dirección Valencia, y a 100 Kms/hora por una calle de Loeches (Madrid) en dónde la velocidad máxima era de 20 Kms/hora. Los detenidos son hombres de nacionalidad española, de 17, 18, 19, y 23 años, y uno de origen marroquí de 25 años; “entre todos suman 55 detenciones siendo adultos, más las que han tenido siendo menores”.

Otra, de Barcelona: A disposición del CNP y Mossos. Una redada contra carteristas en Barcelona acaba con 19 detenidos, 18 de ellos extranjeros.

 

 

Desde hace años, en los que el feminismo es la lucha de clases del comunismo, aparecen frecuentemente conceptos como racista, xenófobo, machista, si los delincuentes son o no extranjeros y, en lo que afecta a las mujeres muertas por violencia de género, si son españolas o no, y si sus asesinos son igualmente españoles o no.

Ni el INE ni ningún Ministerio ofrecen cifras oficiales sobre todo esto, solo sobre el número de mujeres asesinadas desde el año 2005 (57) hasta 2019 (55), lo cual no justifica los 220 millones de euros de subvenciones que anualmente se destinan a este concepto, pues se está prácticamente estancados en el número de asesinatos, lo que me induce a pensar que la mayor parte de ese dinero se va en burocracia y sueldos de los que viven de este tema, en vez de inversión real en medios necesarios para evitarlos.

Dentro de esa opacidad existente en todos los organismos oficiales, en el año 2006 se dejaron de publicar el número de hombres asesinados por el mismo concepto de violencia de género, o sea, por su parejas, exparejas y asimiladas. En las mismas circunstancias estamos en cuanto al número de hijos muertos por hombres y/o por mujeres.

Esa oscuridad en los datos también alcanza a las características que concurren en ellos: Si están o no casados; si son pareja de hecho o de derecho; si trabajan uno, ambos o ninguno; cuántos hijos tiene cada uno y de cuántos padres o madres; qué nivel cultural; cuánto tiempo llevan en España; si son nacionalizados españoles, cuál es su origen y cuántos años llevan nacionalizados, qué religión practican, etc…., en una palabra, si están o no integrados en la sociedad española.

La nacionalidad es una artificialidad de carácter administrativo que no influye para nada en el grado de agresividad de una persona. Sin embargo, los orígenes, la infancia, la cultura y los usos sociales del país de origen sí que marcan a las personas y las predisponen hacia determinadas actitudes respecto a los robos con violencia, contra las mujeres, las bandas callejeras, etc.. Reconocer esto es el primer paso hacia el progresismo y para dejar la demagogia de falsa izquierda aparcada. Opinión de un lector en mi Blog.

Yo creo que la cuestión no es la nacionalidad sino el lugar en el que han crecido y la cultura que han aprendido. No hace falta haber visto mucho para saber que en otras culturas (léase países del este europeo de origen comunista, algunos países de sudamérica y de África) en el que la vida humana (y menos la de la mujer) tiene mucho menos valor que el que le damos en la mayoría de los países europeos. Opinión de otro lector de mi Blog.

Los datos más fiables los ofrece una periodista llamada Trastámara, de MEDITERRÁNEO DIGITAL, que va contando, uno a uno, en toda la prensa local española, los casos que se presentan. Según dicha periodista, el 87% de los detenidos durante el año 2019 por violencia de género, no son españoles de origen.

Según el INE, al 01-01-2020, la población total española era de 47.026.208 habitantes, de los que 5.023.279 eran extranjeros, que representan el 10,68% del total.

En España, en mi opinión, no somos ni xenófobos ni racistas; lo que no aceptamos es a quien delinque, sea español o extranjero. No pueden estar en la calle, libres, unas personas como los del primer caso expuesto, que llevan 55 detenciones en global, desde que son mayores de edad, dos de ellos con uno y dos años en situación de mayoría.

Ni pueden estar en la calle, libres, quien se demuestre, a mí la palabra de la mujer por sí sola vale lo que la de Pedro Sánchez, ataques por violencia de sexo o violación, sea español o extranjero. Lo que sí es verdad es que, en estos casos, los números tanto absolutos como relativos muestran mayor delincuencia en extranjeros o nacionalizados de origen extranjero, de procedencia de países totalitarios políticos o religiosos.

Ya sé que mi opinión no coincide con la de esa nueva Subsecretaria de no sé qué Ministerio que ha dicho que “nadie debería estar en prisión”, y cuando digo nadie, es nadie, no solo los golpistas catalanes amigos de nuestro amado y nunca bien ponderado Gobierno sanchista-podemita; todo el mundo es bueno, todo el mundo a la calle, y a pagar, los de siempre.

 

 

 

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: