Venerado Líder Supremo

Venerado Líder Supremo – Caudillo Comandante de las Españas:

Los Reyes Magos te han traído la Presidencia del Gobierno de España, a pesar de tus constantes mentiras, personales e institucionales, tus pactos con los enemigos de España y con quienes quieren abolir la monarquía y derogar la Constitución que nos dimos en 1978, cuando tú vestías con pantalón corto y no habías conocido ni la dictadura real de los primeros años franquistas, ni la dictablanda de sus últimos años. Con esa Transición se evitó una nueva guerra civil y, a lo peor, tú puedes ser la espoleta que la encienda ahora.

 

 

Sin gran preparación intelectual, has ido apartando de tu camino a la vieja guardia socialista que tan decisivamente contribuyó a establecer la democracia, has mentido a diestro y siniestro en la campaña electoral para luego hacer lo contrario de lo que has dicho, te has rodeado de gente lista, aunque no inteligente, a pesar de lo cual, te votan socialistas de toda la vida; otros, poco leídos pero que van a todos los mítines con banderitas de plástico del partido; algunos jóvenes que creen que algún día dormirán en el colchón que tú cambiaste en la Moncloa; y muchos estómagos agradecidos, algunos de ellos no contentos con tus ideas, pero que como llevan toda su vida viviendo de la política, si disienten, van al paro para el resto de sus días.

Pero, Líder Supremo, no me engañes, tienes que tener otras fuerzas que te apoyen en la sombra, de Dios o del Diablo, no lo sé, porque una sola persona, y más un mediocre como tú, no puede montar el tinglado que has montado.

Tu objetivo verdadero es ser Jefe del Estado Federal Ibérico. Yo, de joven, también era republicano, hasta que me di cuenta que, en España, cada vez que ha habido una república, ha acabado en una guerra civil; que, en la monarquía, al futuro rey lo preparan desde que empieza a andar y alcanza unas condiciones técnicas y mentales que están por encima de cualquier advenedizo que pudiera ser optante a ese puesto en una república.

 

 

De momento, has logrado que en el Parlamento te hayan votado solo los republicanos; nos van a salir caros tus ayuntamientos monclovitas, porque los que te mantienen en el poder únicamente pretenden independizarse de España o implantar el comunismo-leninismo, esa trasnochada idea que dejó más de cien millones de muertos en el siglo pasado, y los proetarras de ideas asesinas que, entre otros muchos españoles, dieron un tiro en la nuca a destacados socialistas, que se tienen que estar ahora mismo removiendo en sus tumbas.

Lo peor de todo es que te crees el rey de una república bananera y pretendes acabar, o al menos tergiversar, la división de poderes de Montesquieu, fundamento de toda democracia:

“En cada Estado hay tres clases de poderes: el legislativo, el ejecutivo de las cosas pertenecientes al derecho de gentes, y el ejecutivo de las que pertenecen al civil.

Por el primero, el príncipe o el magistrado hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están hechas. Por el segundo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores, establece la seguridad y previene las invasiones; y por el tercero, castiga los crímenes o decide las contiendas de los particulares. Este último se llamará poder judicial; y el otro, simplemente, poder ejecutivo del Estado (…).

Cuando los poderes legislativo y ejecutivo se hallan reunidos en una misma persona o corporación, entonces no hay libertad, porque es de temer que el monarca o el senado hagan leyes tiránicas para ejecutarlas del mismo modo.

 

 

Así sucede también cuando el poder judicial no está separado del poder legislativo y del ejecutivo. Estando unido al primero, el imperio sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario, por ser uno mismo el juez y el legislador y, estando unido al segundo, sería tiránico, por cuanto gozaría el juez de la fuerza misma que un agresor.

En el Estado en que un hombre solo, o una sola corporación de próceres, o de nobles, o del pueblo administrase los tres poderes, y tuviese la facultad de hacer las leyes, de ejecutar las resoluciones públicas y de juzgar los crímenes y contiendas de los particulares, todo se perdería enteramente.” Montesquieu. El espíritu de las leyes. 1748.

Naciste en un año bisiesto y, precisamente, en el día añadido al calendario por Julio César. Este 2020 también es bisiesto. Y coinciden sus fechas exactamente con el calendario de 1936. Dos años antes, se produjo la declaración de independencia de Cataluña; en 2018, dos años antes del 2020, se volvió a producir la declaración de independencia de Cataluña. Ten cuidado con aquello de tropezar en la misma piedra.

 

 

Aunque no me gustes nada políticamente hablando y digas mentira tras mentira, que en cualquier país democrático del mundo hubieran servido para tu inmediata dimisión, eres el Presidente de mi país; también tienes que representarnos a los que no pensamos como tú; a la mitad de los actuales generales, que vas a cesar de inmediato por no ser adictos al régimen sanchista; a los que creemos en una España unida; y a los que somos conscientes del peligro que supone tener al comunismo sentado en la mesa del Consejo de Ministros, motivo más que suficiente para que los países libres de esa carga, no nos informen de nada y nos ignoren en todo. Por ello, te deseo la mejor suerte del mundo y que nunca olvides que lo primero, por encima de cualquiera o cualquier cosa, es España.

Antonio Campos

Etiquetas:, , , , , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Nuevo Gobierno PSOE-Podemos | El blog de Campos - 13/01/2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: