Se va el año

Ha pasado un año. Solo ha servido para envejecer, en pies, manos y cerebros, desde los infantes a los seniors que todavía mantenemos clara la mente. Todo igual. España es así, dejamos pasar las cosas sin que se solucionen, siempre que no nos quiten algo de lentejas y el juguete del nieto.

He repasado el artículo que escribí en tal fecha como hoy del año pasado: https://ancamfer.wordpress.com/2018/12/31/san-silvestre/

Estamos en la misma situación allí descrita, sin solucionar ni un solo problema, estancados en un charco en medio de un lodazal. Mientras China, India, Paquistán, Japón, Israel, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, inventan, avanzan, crecen, aportan valor añadido al mundo, en España somos más papistas que el Papa, nos entretenemos en discutir entre nosotros, repartimos la pobreza (como sigamos así no va a quedar ni pobreza que repartir) con otros pobres que no van a esos otros países que triunfan en el mundo, y nos empeñamos en retroceder un siglo en economía y en libertades, bajo un manto que trata de taparlo todo con el nombre de democracia, que no existe en ninguno de los Partidos Políticos que pretenden sostenerla, hasta tal punto que el sanchismo en el poder pretende retorcer las leyes obligando a los abogados del Estado, la élite jurídica de la nación, que no es la abogacía de ningún partido político, a desdecirse de lo mantenido hasta ahora, solicitando la excarcelación del exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras, para lo que tiene que promover la nulidad de la sentencia del procés que condenó al líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) a 13 años de cárcel. Todo ello, únicamente para que el mayor embustero e inepto político de la democracia española siga en la Moncloa, España pendiente de un condenado en firme por sedición y malversación de caudales públicos, acompañado del leninismo trasnochado de la ultraizquierda de Podemos. Cuando la política entra en la Judicatura, sale la democracia de la política.

Pedro Sánchez firma con Podemos derogar la reforma laboral, aprobar una renta mínima y medidas para limitar los alquileres. “Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012, la derogación del despido por absentismo causado por bajas por enfermedad, la vuelta a la ultraactividad de los convenios y la derogación de la prioridad del convenio de empresa sobre el sectorial”.

“Ingreso mínimo vital” como prestación de la Seguridad Social, que en principio se materializará en un aumento de las prestaciones por hijo a cargo de familias vulnerables y, posteriormente, incluirá “un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos”. El programa incluye también una reorganización de la Seguridad Social para hacerla más sostenible, quitando algunos de los gastos que debe asumir actualmente.

Aprobarán por ley la subida de las pensiones de acuerdo al IPC, y derogarán el Índice de Revalorización de las Pensiones y el factor de sostenibilidad.

En materia de impuestos, han pactado una tributación mínima del 15% en el Impuesto de Sociedades (que será del 18% para entidades financieras y empresas de hidrocarburos); se limitarán las exenciones de dividendos/plusvalías por participar en otras sociedades; y se bajará el tipo de gravamen del 25% al 23% para empresas que facturen menos de un millón de euros.

En el IRPF, se subirá para las rentas altas de más de 130.000 euros y de más de 300.000. También se aumentará en 4 puntos el tipo para rentas de capital de más de 140.000 euros.

Nuevas figuras tributarias: el impuesto sobre determinados servicios digitales (“tasa Google”) y el tributo sobre transacciones financieras (“tasa Tobin”).

Como también son necesarios los votos del PNV, entrega a los vascos la Seguridad Social, aeropuertos, cárceles, paradores y las selecciones deportivas. Además, el PSOE se ha comprometido a traspasar las competencias de tráfico en Navarra en seis meses. Lo que supone la salida de la Guardia Civil de la comunidad foral. Y ha accedido a abrir cauces para la participación de las selecciones deportivas vascas en competiciones internacionales.

Y “adecuar la estructura del Estado al reconocimiento de las identidades territoriales, acordando las modificaciones legales necesarias y (…) atendiendo a los sentimientos nacionales de pertenencia”.

Unamos a ello que en 2019 la economía española ha crecido por debajo del 2% por primera vez en cinco años, al 1,9% que es dos décimas menos, mucho en macroeconomía, al crecimiento previsto por el Gobierno; si se han equivocado durante este año, pensemos lo que puede pasar en el próximo, cuyos presupuestos están fundamentados en un aumento desaforado del gasto, e incremento en consonancia de los impuestos. Y un acto que está pasando más desapercibido de lo realmente grave que es: el incidente en Bolivia en el que, parece ser, se han visto involucrados unos GEOS, simples subordinados de la cadena de mando de los Ministerios del Interior, de Exteriores y del propio Presidente del Gobierno, más digno de la TIA de los tebeos de mi juventud que de una país, nación y Estado como España. Va a ser muy duro social, económica y políticamente hablando el próximo año 2020.

El otro día leí en internet las manifestaciones que hacía una mujer joven, por sus datos identificativos, gallega, residente en Madrid, soltera, con estudios superiores, sin trabajo conocido, de unos 35/40 años, que, textualmente, venía a decir que Felipe González y Alfonso Guerra eran unos viejos de derechas, que se habían hecho ricos con la política,  y que lo mejor que les podía pasar a ellos, y a mí, que los defendía, es que estuviéramos ya muertos. Ni que decir tiene que rápidamente asocié ese pensamiento al de “los viejos, para jabón” de los huestes hitlerianas.

¿Qué hicimos mal los nacidos entre el año 1940 y 1960? Hemos maleducado a mucha parte de la generación de españoles más preparada de la historia, y por la Ley del Péndulo, no hemos dejado que pasen las penurias que nosotros pasamos en nuestra niñez, facilitándoles la vida de tal forma que pretenden sustituirnos sin haber dado un palo al agua en toda su vida. Ese es su currículo de presentación.

Yo no estoy dispuesto a regalar nada a nadie. Nada ni a nadie debo. Y pase lo que sea en el mañana, mi hálito será siempre de esperanza, de un futuro que es el día a día del ya devenir diario, de mantener mi esfuerzo profesional, familiar y personal de tantos años, la libertad individual y la libertad económica, por irrenunciables.

Por eso, a todos los españoles de buen corazón, honrados, honestos, trabajadores, humildes y amigos de sus amigos, mi mejor deseo para San Silvestre, coge el año y vete. Espero que el año próximo sea el mejor de su vida, con salud, felicidad, amor compartido, respeto y convivencia. Y levanto mi copa, este año de cava extremeño, para desearles todo lo mejor.

 

 

 

 

Etiquetas:, , ,

Una respuesta a “Se va el año”

  1. jesus gomez palacios dice :

    Feliz año 2020 Antonio; plenamente de acuerdo con tus comentarios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: