To be or not to be

Después del «abrazo rojo», viene «el concierto de las urnas amarillas». El AMARILLO es el color de las señoras putas, el mal fairo en el teatro, el apaño del dictador (acuérdense de los sindicatos amarillos de Franco), y el lazo en el que viene envuelto el retorcer las leyes para que Cataluña, con el 50% de sus ciudadanos en contra, se separe de España.

Nuestra nunca bien ponderada Vicepresidenta Carmen Calvo, ha dicho: «Es una oportunidad extraordinaria para lanzar un mensaje de altura en la política, por nosotros así va a ser y va a ser con un partido que es otra izquierda histórica de este país si bien lo es, evidentemente, en el territorio de Cataluña». El mensaje también ha llegado al PNV, muy de derechas y jesuita, que se suma al reconocimiento de la nación vasca y al derecho a decidir.

 

 

Todo ello, en medio del siguiente ambiente. Santiago Espot i Piqueras entró en política en 2011 como cabeza de lista de Solidaridad Catalana por la Independencia (SI), el partido liderado por Joan Laporta. Activista separatista toda su vida, es recordado en toda Cataluña por su grito en TV3 de “cállese (calli)” cuando un tertuliano empezó a hablar de los crímenes y golpes contra la democracia de Lluis Companys. El mismo que se jactó públicamente de ser delator, de haber denunciado a más de 3.000 comercios catalanes por no rotular en catalán, y exigir al director de un centro médico el despido de una médica que, según denunció una paciente, no quiso atender a su hija en catalán.

Radical secesionista donde los haya, esta misma semana ha llamado a «no tener compasión» con los españoles y a ser «vengativos contra ellos».

Santiago Espot compara la situación actual en España con el régimen franquista por la sentencia del 1-O en el Tribunal Supremo: «Probablemente no es agradable ahora tener que recuperar estas palabras, pero sin estar en pleno franquismo sí que estamos viviendo una situación que se caracteriza por unos poderes del Estado alineados perfectamente y aliados con una gran mayoría de la población española para hacer desaparecer cualquier vestigio de catalanidad que pueda amenazar la unidad de España». Y añade:

«Catalán, por mucho que te cueste, habrás que ser algún día insensible, y duro, y vengativo. Si no sientes la venganza, la venganza depurada de odio, restablecedor del equilibrio roto, si no sientes la misión de castigar, estás perdido para siempre. No olvides, confían en tu falta de memoria. No te entenderán, confían en tu sentimentalismo. No te apiades, confían en tu compasión. Ellos son los verdugos».

Quim Torra en diciembre del año pasado: «El tramo que nos queda hasta llegar al final, no tenemos que engañarnos más, será dramático», y que «ha llegado la hora de pagar el precio alto, injusto, pero inevitable de nuestra libertad».

Quim Torra vuelve a defender la vía violenta para conseguir la independencia. El presidente de la Generalitat ha recomendado al independentismo «escuchar atentamente las reflexiones» del sociólogo estadounidense Paul Engler, que en una entrevista al digital Wilaweb defiende que los catalanes «tendrán que aceptar altos niveles de sacrificio» si quieren conseguir la secesión» y sostiene que «morir como un mártir es inherente a los movimientos ganadores». El Mundo, 28-11-2019.

La teoría económica de “la mantequilla y los cañones” es del Premio Nobel de Economía Paul Samuelson, que hace referencia al discurso pronunciado por Herman Goering en 1936 en el cual le preguntó a una audiencia a la que había arengado sobre la supuesta carrera armamentista de sus vecinos: ¿Quieren cañones o mantequilla?

 

En economía, esta teoría habla sobre si las inversiones públicas deberían hacerse de acuerdo al principio de la mayor relación del beneficio sobre el costo.

En política, sería la mayor relación entre la benevolencia sobre la malevolencia, dónde acaba la mantequilla (la negociación, los discursos, las palabras huecas, las mentiras) y dónde empiezan los cañones (hacer cumplir las leyes con todas las fuerzas materiales y humanas al alcance de quien ostenta el poder democrático y legal). To be or not to be, que muchos ingleses conciben no como “ser o no ser” sino como “vivir o morir”. A eso es a lo que quieren llevarnos algunos catalanes, con la ayuda de algunos otros enemigos de España.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: