El abrazo rojo

El domingo pasado, VOTAMOS. Y nos han ENGAÑADO a todos los españoles moderados, con el ABRAZO ROJO de ayer martes entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, con alevosía (a traición y sobre seguro) de que el Rey estuviera en Cuba, que el pacto se haya llevado a cabo en veinticuatro horas cuando durante seis meses lo único que han hecho ha sido insultarse mutuamente, adjetivos y descalificaciones que no repito aquí porque están en todas las hemerotecas, artículos, radios y televisiones de este periodo, y cuando han visto disminuir en más de 1,3 millones los votos recibidos por ambos partidos políticos. Ha sido Pedro Sánchez el que le ha ofrecido la coalición a Pablo Iglesias, mintiendo al electorado y sin consultar a nadie de su propio partido, solo con la connivencia de Iván Redondo y Adriana Lastra; hasta hace unos años, eso se llamaba democracia orgánica, hago lo que me da la gana y luego a ver quién tiene cojones de llevarme la contraria. Ya no se si esa actitud es de Franco o de Pedrosan, o de ambos.

 

 

Solamente una muestra del mentiroso compulsivo que es nuestro presidente, una de sus últimas perlas en campaña electoral: “Ni antes ni después el PSOE va a pactar con el populismo. El final del populismo es la Venezuela de Chaves, la pobreza, las cartillas de racionamiento, la falta de democracia y, sobre todo, la desigualdad”.

Y las palabras de Abascal a Iglesias en sede parlamentaria de hace solo unos días:

Esta riña que han protagonizado ustedes aquí y que han protagonizado estos días, no es de verdad. No discuten ustedes de política, en eso están de acuerdo, hay incluso complicidad. Solo riñen al que quieren que sea su empleado, porque no les ha preparado a tiempo sus poltronas, sus bicocas y sus despachos. Nunca en definitiva apoyaremos a la marioneta que quieren colocar ustedes al frente del gobierno de España y contra España. Señor Iglesias, no apoyaremos nunca un gobierno con ministros chavistas que lleve a España a la destrucción de las clases medias, a la destrucción de las libertades civiles a manos del comunismo que ustedes representan y al derribo de la monarquía parlamentaria.

Pero ahí no acaba la cosa; para ser presidente, Pedro Sánchez necesita los votos de los secesionistas e independentistas catalanes y vascos que pasan, ineludiblemente, por: a) aprobación de un referéndum de independencia y posterior establecimiento de las correspondientes repúblicas en ambos territorios; b) amnistía para políticos presos catalanes y vascos; c) retirada del Ejército y de la Guardia Civil de esos dos territorios.

Definamos conceptos, según la RAE:

COMUNISMO.- a) Movimiento y sistema político, desarrollados desde el siglo XIX, basados en la lucha de clases y en la supresión de la propiedad privada de los medios de producción. b) comunismo libertario:  Doctrina anarquista que considera imprescindible la desaparición del Estado y de la propiedad privada.

MARXISMO.- Conjunto de las doctrinas filosóficas, económicas y políticas elaboradas por K. Marx y F. Engels que constituyen la base ideológica del materialismo histórico y del dialéctico, así como del comunismo.

SECESIONISMO.- Acción por la cual se separa de una nación una parte de su pueblo y de su territorio.

 

 

El gobierno ultraizquierdista (sí, Podemos es la ultraizquierda pura y dura), va a tener tres Vicepresidencias: Vicepresidente de Derechos Sociales, Igualdad y Memoria Histórica: Pablo Iglesias; Vicepresidenta Política: Carmen Calvo; y Vicepresidenta Económica: Nadia Calviño. Adicionalmente, parece que Podemos quiere los Ministerios de Defensa, de Sanidad y a Irene Montero como Ministra de Vivienda, con competencia sobre el precio de los alquileres y la utilización de viviendas vacías, incluso las de particulares.

Su intención declarada, decía el catedrático Roberto Centeno en el año 2016 en referencia a Pablo Iglesias, es implantar un régimen tipo Venezuela, Ecuador o Bolivia, que son sus grandes referentes políticos. “América Latina vivió derrotas históricas de la vieja izquierda, pero surgieron formaciones populares y progresistas que consiguieron victorias electorales que transformaron en proyectos de recuperación de la soberanía del pueblo”. Soberanía del pueblo que significa dictadura sin paliativos. Como explica Ada Colau: “No estamos dispuestos a acatar leyes injustas”, es decir, todas la que se opongan a su poder. Una de sus medidas estrella si llega al Gobierno es obligar a jueces y tribunales a prestar juramento de fidelidad al “Gobierno del cambio” igual a lo que ocurría en la Alemania nazi.

Claro que, dando ejemplo de qué es la España que quiere Podemos, un ciudadano ha dicho que “exactamente quiere el mismo modelo de vida que tiene Pablo Iglesias, con su casoplón, protegido por un muero alrededor, con puertas que solo permiten el acceso a las personas deseadas, sin que pasen MENAS para nada, con protección por parte de la policía veinticuatro horas al día, que dé seguridad, paz y bienestar a los que viven dentro”.

El socialista Paco Vázquez ha dicho: “Estamos ante un Gobierno social comunista que tiene de todo, menos de progreso, más bien de retroceso. Este acuerdo representa una ruptura total con el proceso de transición y el compromiso constitucionalista que mantenía el PSOE hasta ahora”.

La Bolsa ha bajado drásticamente desde que se ha hecho público el “abrazo rojo” (solo habrá que comprar acciones de marihuana, farmacéuticas y de armas), los empresarios dicen que: “es lo contrario de lo que necesita la economía de España”. Mayor endeudamiento, más paro, cierres patronales, subidas de precios (en el IPC se incluyen conceptos que no usa nunca el Juan Español de turno, pero sí otros que inciden directamente en su compra diaria, que van a subir de forma indirecta por los nuevos impuestos), la quiebra de Bankia por su nacionalización, destinada a dar créditos a todos los morosos e instrucciones de no ejecución a las empresas amigas ni a los hipotecarios impagados, e impuestos, muchos impuestos, obligando a subirlos en aquellas Autonomías en las que manda el Partido Popular, que son inferiores y se vive mejor, pero sin agallas para igualar la fiscalidad Foral vasca y navarra, porque eso que dicen que los impuestos se los van a subir solo a los muy ricos, es mentira: Los van a subir a todos.

 

 

Hay una fábula que circula por internet desde hace años, que cuenta:

En los tiempos de los últimos Reyes de Francia antes de la Revolución Francesa, durante el “Despotismo” donde el Rey era “El Estado”, un súbdito que era el Recaudador de Impuestos, se acercó a su Rey con la nueva propuesta para aumentar la recaudación de impuestos. En esta propuesta el Recaudador proponía cobrar ahora más impuestos a los RICOS del Reino.

Entonces el rey, muy complaciente y viendo la ingenuidad de su subordinado le dijo:

“NO, mi querido súbdito. A los RICOS no … Son mis amigos casi todos, y si los enojamos ya no me van a invitar a sus fiestas, francachelas, guateques, bautizos, bodorrios, … Todos ellos y nosotros somos “gente guapa” y no les podemos hacer eso.

Además ¿Cuántos RICOS hay en el Reino? ¿Cuánto más podríamos recaudar? No, no, no. Eso ni pensarlo. Además ¿no te das cuenta de que tienen dinero y poder y se nos pueden marchar a otro Reino y llevándoselo todo? Pero te lo agradezco y perdono, no tienes el conocimiento que yo tengo”.

Se fue el Recaudador, todo agitado a hacer una nueva propuesta. Cuando se la presentó al Rey éste dijo:

“¿A LOS POBRES? NOOOO… mi querido súbdito. A esos ¿de dónde les podemos sacar impuestos? Apenas tienen para comer. Además, muchos de ellos son POBRES por flojos, por vagos, por ignorantes, por viciosos, … y nunca saldrán de su pobreza. No, con ellos no te metas. Déjalos como están. Así viven contentos y tranquilos, sin ambiciones. No hay que alborotarlos. Además…, son los que votan.”

Entonces el subordinado ya todo desorientado le preguntó al Rey: “Entonces, majestad, oriénteme, ¿Qué me sugiere para poder recaudar más impuestos para la Corona?”

Y el Rey le dijo: “Cóbrales más a los de la CLASE MEDIA, a los burgueses, a los profesionales, a los comerciantes, a los académicos, a los científicos, a los músicos, a la mediana burocracia, etc., etc., etc. A ESOS SÍ”

Y el Recaudador contestó: “Pero su majestad, a ellos ya les estamos cobrando impuestos. A ellos son a los que siempre les aumentamos los impuestos. Se nos van a enojar”.

Y el Rey le contestó: “Es posible, pero la CLASE MEDIA tiene algo que las otras clases no tienen, o que muy pocas de ellas tienen. Tienen sueños y ambiciones y su mayor sueño es ser RICOS algún día, por lo mismo estudian, estudian y estudian; trabajan, trabajan y trabajan.

Sí, se van a molestar por tener que pagar más impuestos, pero su sueño va a ser superior a su enojo y por lo mismo van a seguir estudiando, estudiando y estudiando; trabajando, trabajando y trabajando, con la ilusión de llegar a ser RICOS un día. Pero tampoco nos conviene que lleguen a ser RICOS porque luego ¿Quién pagaría impuestos? Por esas razones a ellos es a los que hay que cobrarles más impuestos.

Recuerda los POBRES votan, la CLASE MEDIA paga impuestos y los RICOS son los dueños de todo lo que tenemos, nos celebran y nos invitan a sus fiestas”.

El recaudador se quedó impresionado de la sabiduría y agudeza mental de su majestad y se fue a cobrar más impuestos a los de la CLASE MEDIA

La clase media española llegó a serlo gracias a la política franquista a partir de la década de los sesenta del siglo pasado. En democracia, en España se vivió muy bien tanto con Felipe González como con Aznar; con Zapatero y los ocho últimos votos masones que le auspiciaron a la Secretaria del PSOE, se inició el declive de los años de grandeza, paz y perdón que nos dimos con la Transición; con Rajoy, algún día los historiadores averiguarán por qué se desperdició una mayoría absoluta y cedió el poder al PSOE en vez de a un compañero de su partido; y con Pedro Sánchez y el “abrazo rojo”, ha terminado el periodo de paz más largo de toda la historia de España.

La milicia sabe muy bien que en la guerra todo vale, que hay que ser hábil, sagaz, y no olvidar que la guerra es el reino del engaño. El previsto nuevo Gobierno de España es una repetición casi calcada de los republicanos de los años treinta del siglo pasado, a los que sirvió y respetó Franco, hasta el punto que Manuel Azaña escribió en sus Memorias:

“No quiero ser presidente de una República de asesinos” ….. “Franco no se rebeló contra la República sino contra la chusma que se había apoderado de ella”.

Solo falta que en un par de años aparezca un “fresco general procedente de Galicia” como decía la portada de la inolvidable Codorniz en su momento. Y que me censuren, multen o me empujen a un barranco por escribir lo que pienso, porque hoy se inicia un periodo muy convulso para la democracia y la libertad en España.

 

 

 

 

Etiquetas:, , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: