Errójovich y Más País

Más País, nuevo Partido Político liderado por Errójovich, ha presentado el adelanto de su programa electoral para las elecciones generales del 10-N. Ochenta y tres páginas todas muy verdes, tanto en su concepción, desarrollo y redacción de trabajo fin de curso de Bachiller, como en el destino de su mensaje: Votantes ecologistas, feministas e izquierda cuasi radical en un mundo de naturaleza idílica: Acuerdo verde para España, acuerdo verde y feminismo confluirán en una agenda común con un enorme potencial para transformar nuestro país en un sentido progresista, modernización ecológica y digital de la economía, una nueva constitución a la altura de la emergencia climática, empleo verde, rehabilitación de edificios o limitar los vuelos peninsulares a favor del uso del tren, electricidad 100% renovable … Ni un solo dato, ni una sola aportación concreta, ni una sola indicación de quién y con qué se va a pagar la fiesta verde.

 

 

La otra característica de sus propuestas es el intervencionismo, en donde aflora el sustrato comunista.

“Impulsaremos los cambios legislativos necesarios para, aprovechando los avances tecnológicos y los aumentos de la productividad, reducir la jornada laboral sin pérdida de salario a 32 horas semanales en el marco de la próxima década, intentando que en la mayoría de sectores, esto se traduzca en una semana laboral de 4 días”. Esta reducción de la jornada laboral “podrá ser modulada de modo flexible, en semanas de 5 días o mediante su acumulación en años sabáticos pagados”, añade.

“Existen claras ventajas medioambientales al reducir los desplazamientos al trabajo y permitirnos más tiempo para implicarnos en actividades bajas en carbono: deportivas, culturales, etc. Además, favorecería enormemente la conciliación familiar, la mejora de la salud y sería una medida clave para que el trabajo no remunerado, esencialmente de cuidados y de mantenimiento doméstico, se reparta de forma equitativa entre hombres y mujeres”.

“Trabajar todos y trabajar menos”, ha resumido Errejón, para quien la reducción de la jornada, sin merma salarial, arrastra ventajas medioambientales (menos transporte) y en salud (más tiempo para deporte).

Rebajar la edad de voto a los 16 años; se es menor de edad a efectos legales, pero no a efectos políticos porque, en teoría, recogería el voto de los más jóvenes y de la generación “millennial”, tomándolos de la parte más reaccionaria del PSOE.

“Cada viaje en tren de alta velocidad contamina veinte veces menos que un viaje en avión. Debemos hacer del tren el elemento vertebrador del transporte en nuestro país: mejorando las redes de cercanías, alcanzando la electrificación total de la red, desarrollando proyectos como el corredor mediterráneo, el corredor Atlántico o el tren a Extremadura y rehaciendo la estructura tarifaria de RENFE”.

Para ello, “limitaremos los vuelos peninsulares para los cuales exista una alternativa competitiva en tren. Primero, retirando los privilegios fiscales de la aviación: aumentando el IVA de los billetes, gravando el impuesto al queroseno de los vuelos peninsulares, mediante la posibilidad de una tasa adicional a los billetes de avión como la que ha establecido Alemania y, finalmente, planteando la limitación progresiva de dichos vuelos, usando cuando sea posible la recaudación para subvencionar y reducir el precio de los billetes del transporte ferroviario de pasajeros”.

Un cambio verdaderamente importante: Cambiar el concepto del PIB como hasta ahora lo conocemos porque “es un indicador necesario pero cada vez más contraproducente en sus dos tareas fundamentales: cuantificar la riqueza nacional y marcar metas colectivas que orienten un proyecto compartido de país. Su carácter distorsionante ha quedado en evidencia en una situación de crisis climática radicalmente nueva, que el PIB ni sabe medir ni ayuda a atajar, ejemplo de la necesidad de replantear la idoneidad de muchos esquemas económicos que se están demostrando obsoletos”. Por ello proponen una Reforma Ecológica y feminista de la Contabilidad Nacional en dos claves: “en primer término, desplazaremos al PIB del centro de gravedad de la acción económica. Siguiendo el camino inaugurado por Nueva Zelanda, constituiremos una Comisión Parlamentaria para introducir un Índice de bienestar que constituirá el nuevo concepto-guía en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y en los objetivos de las diversas políticas públicas españolas”.

Errejón es, en mi opinión, un personaje más peligroso que Pablo Iglesias; a este se le ve venir, es más impulsivo, más primario en sus manifestaciones y reacciones. Errejón, no. Prefiere mostrarse como conciliador, posición con la que aspira a vivir al albur del PSOE y con la que, al menos, se aseguran unas cuantas personas su buen sueldo y posición política durante los próximos años, abre un nicho de votantes “verdes” dispersos hasta ahora, propuesta de futuro, y no entra en el juego de los verdaderos problemas presentes: La unicidad de España, la Constitución Española, la Monarquía, Cataluña, Euskadi, pensiones, sanidad y seguridad social, paro, inmigración, subvenciones a todo el mundo, crisis económica, vivienda, … Todo muy verde en una España muy convulsa.

 

 

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: