No son importantes por sí solos

Desde la irrupción de Podemos en el ámbito político nacional, ha condicionado todos los actos y tomas de decisiones del resto de Partidos Políticos.

Hay personas, y entidades, que por son importantes por sí solos, sin necesitar nadie para ser reconocidos a nivel nacional o mundial. Margarita Salas, Mariano Barbacid, Pedro Cavadas, Monserrat Caballé, Mario Vargas Llosa o Mesi, no necesitan otra presentación que no sea su trabajo para ser identificados como personas conocidas y queridas por todos.

 

Podemos, no. Podemos, por sí solo y tras la explosión inicial del 15-M, y del acceso a sueldo fijo mensual, casa y vigilancia privilegiada por unos pocos de ellos, están pasando a ser los continuadores del Partido Comunista histórico español, cuyas ideas proclaman sin tapujo alguno: República, deshacer las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que no puedan oponerse en su momento a sus ideas, confederación de unión de repúblicas a imagen y semejanza de la extinta URSS, predominio del islamismo, falta de contundencia en la transgresión de las leyes, y el trasvase de los recursos financieros e inmobiliario desde aquellos que solo han hecho en su vida que trabajar, hacia aquellos otros que no han trabajado en su vida y, lo que es peor, jamás piensan hacerlo.

Esa extrema izquierda, como puede haber una extrema derecha franquista anclada en los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, no debería, en ninguno de ambos casos, superar el cinco por ciento de la población, nostálgicos del pasado, incapaces de subsistir por sí mismos sin la ayuda, o a costa, de terceros.

En España, a pesar de llevar cuarenta años de democracia consolidada, el mayor periodo en la historia, somos muy dictadores, nos gusta que se haga “lo que yo digo”, en cualquier aspecto de la vida, incluidos los Partidos Políticos democráticos, que de democráticos no tienen nada, “el que se mueve no sale en la foto” dijo Alfonso Guerra, que al lado de cualquiera de los que hay ahora sería un estadista de talla mundial; para ejemplo, la lucha fratricida en la segunda elección de Pedro Sánchez como Secretario del PSOE, en dónde las facciones contendientes se llamaban fascistas unas a otras …

 

 

Retomo mi argumento. Podemos no sería nada si el PSOE recobrara su identidad socialdemócrata y marginara totalmente a Podemos, en los municipios, en las autonomías y a nivel nacional. Sería la avispa que pulularía por las calles durante algún tiempo, y que se combate con ciertos insecticidas, como son la ley, el orden y la ausencia de subvenciones. Porque, siempre, después de la tempestad, viene la calma.

Para ello, hay que concienciarse que las mayorías absolutas en España son cosas del pasado, lo que nos aleja de las dictaduras y obligan a ser magnánimos con el resto de partidos constitucionalistas, convergencias en un mejor futuro con distintos puntos de vista, y tomar nota de esa catedral inglesa (algo mayor el periodo democrático inglés que el español) en la que están enterrados, o representados, todos sus personajes ilustres, de cualquier idea o pensamiento.

Mientras no haya un gobierno de coalición constitucionalista, estaremos en las mismas una y otra vez. Gastaremos dinero y tiempo (el tiempo es el más preciado tesoro que tenemos las personas) en llegar a ninguna parte: No pondremos los medios necesarios para sortear esa crisis financiera que ya da señales en medio mundo, seguirá creciendo el paro, exportaremos titulados superiores e importaremos parias del mundo, muchos de ellos peligrosos por sus ideas, nuestra investigación no pasará de haber inventado la bayeta y la siesta, el tema de las pensiones explotará por algún sitio, los secesionismos continuarán hasta que aparezca un nuevo dictador, en cualquier sentido, quedaremos fuera de los paraguas de las nuevas grandes potencias mundiales del siglo XXI y, sin participar en las grandes decisiones mundiales, padeceremos sus consecuencias.

Cuando un boxeador ve que a su oponente le tiemblan las piernas o que empiezan a blanquearle los ojos, acaba con él por KO. Esa es la sensación que algunos tenemos de la actualidad secesionista catalana y de Podemos. Y ese KO podría producirse por estrangulamiento económico, quitándoles todos los apoyos allá dónde gobiernan, y haciendo de las subvenciones una inversión productiva para que la gente trabaje y no viva de ver la caída de la lluvia desde el cielo.

 

Publicado en el Blog de Campos el 22-09-2019

 

 

 

 

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: