Las esposas pueden ser golpeadas …

Hará cosa de un par de meses que he estado en Egipto, doce días recorriendo el país en los que he tratado, además de ver pirámides, momias, museos y falsificaciones de toda clase de cosas y colores, escaparme por las tardes del grupo con el que viajaba para visitar los lugares que no enseñan a los turistas, la vida real de cualquier ciudad del mundo.

He visto mucha miseria, o al menos mucho contraste con cualquier ciudad de España. Empezando porque la basura se recoge en pequeños carros tirados por mulas, como aquí hace sesenta años, siguiendo porque esa basura se tira en cualquier riachuelo sin saber siquiera qué es eso de la contaminación, a estar permanentemente vigilado por el ejército, en las entradas a los monumentos, en las entradas a los hoteles, en los restaurantes, en los mercados, en las iglesias, en los paseos y en cualquier punto que el Estado egipcio considere puede ser motivo de ignición musulmana.

Sillas de un bar en El Cairo – Foto del autor

 

El islam se encuentra dividido, desde la muerte de Mahoma, en dos grandes sectas. Al morir Mahoma en el año 632, se plantea la cuestión sucesoria. Los suníes se adhieren a las prácticas habituales del profeta, recogidas en la sunna, y son partidarios de que la autoridad religiosa la hereden los compañeros de Mahoma. Se designa nuevo califa a Abu Bakr. En aquel dilema sucesorio, un sector se alinea con Ali (primo y yerno del profeta, al ser hijo de su tío Abu Talib y casarse con su hija Fátima). Su nombre etimológico proviene de Chiat Ali, “el partido de Ali”. Los chiíes pensaban que el califa que sucediera a Mahoma tenía que ser del Ahl al bayt, es decir, los descendientes inmediatos del profeta. Ali, uno de los primeros convertidos al islam, fue nombrado califa en el 656.

La mayoría de los musulmanes hoy día son suníes. De los 1.500 millones de musulmanes que hay en el mundo, entre el 85 y el 90% son suníes. En países como Arabia Saudí, Egipto o Jordania, el 90% o más de la población son suníes. Éstos se dividen a su vez en cuatro escuelas jurídicas, con diferencias en la aplicación de la sunna (dichos del profeta). Los chiíes, en cambio, son minoría en el islam, constituyendo un 10% de la población global musulmana, entre 150 y 200 millones de personas. Son mayoría en Irak, Irán, Bahrein y Azerbaiyán y constituyen casi una mayoría en Yemen y Líbano. También hay grandes poblaciones chiíes en Afganistán, la India, Kuwait, Pakistán, Siria, Turquía o Arabia Saudí. Los chiíes, a su vez, se dividen en varias sectas, siendo las dos ramas más importantes la de los duodecimanos (que creen que la autoridad espiritual del islam fue transferida a 12 imames, empezando por Ali) y septimanos (que solo enumeran siete imames). https://www.elmundo.es/internacional/2016/01/05/

 

 

Devenir diario en El Cairo – Fotos del autor

 

Traducido al desconocimiento que sobre los musulmanes hay en España, los suníes son “los buenos”, los “hombres de paz del islam”. Los suníes no reconocen ninguna autoridad religiosa concreta. No obstante, algunos teólogos pueden adquirir gran prestigio personal y ejercer cierta influencia sobre la sociedad. Hoy por hoy, las fatuas o circulares teológicas del muftí supremo de la Universidad islámica del Al-Azhar en El Cairo se consideran como las más importantes.

Ahmed el Tayeb, imán de la mezquita de Al Azhar, pronunció en el transcurso de un programa de televisión que ha dirigido durante el mes sagrado del Ramadán. “El remedio que el Corán ofreció es golpear de un modo simbólico con el propósito de reeducar, pero sin causar daño, perjuicio o dolor”, arguyó el líder religioso ante sus telespectadores. “Los textos del Corán y las disposiciones de la legislación islámica son válidos en todo momento y lugar”, recalcó. Las esposas pueden ser golpeadas siempre y cuando ningún hueso resulte roto como consecuencia de la golpiza”.

El máximo responsable de una institución con sede en El Cairo, que presume de ser el faro del islam suní, fundamentó sus palabras en unas aleyas de “la sura de las mujeres” del Corán. “Los hombres están al cargo de las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos sobre otros. (…) Las habrá que sean rectas, obedientes y que guarden, cuando no las vean, aquello que Alá manda guardar. Pero aquellas cuya rebeldía temáis, amonestadlas, no os acostéis con ellas, pegadles; pero si os obedecen, no busquéis ningún medio contra ellas”.

Sin más comentarios por mi parte. Solamente decir que no he oído ni una sola queja, manifestación o algarabía callejera de nadie en España sobre este asunto. Cuando nos demos cuenta, será tarde.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 17-06-2019

 

 

 

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: