Felipe IV El Grande

“Tenemos que hablar”, dijo uno. “No te preocupes”, contesto el otro. Corría la década de los años 40 del siglo XVII. Durante el reinado de Felipe IV “El Grande”, trece hijos legítimos y al menos treinta hijos extramatrimoniales, uno de los reyes más puteros en la historia de España, se producen una serie de levantamientos generalizados que pondrán en peligro la Monarquía. Todos los movimientos responden a unas causas en común:

La Guerra exterior (Guerra de los Treinta años) que aumentaron las exigencias de la Monarquía.

Las reformas llevadas a cabo por el Valido Conde Duque de Olivares, que conllevó el levantamiento generalizado de distintas partes de España, entre ellas, Cataluña que, en 1626, bajo el nombre de “La Unión de Armas” estableció:

Una serie de reformas en la administración y la reforma en el ejército consistente en: una mayor uniformización legislativa del país (la monarquía hispánica se componía de varios reinos cada uno de ellos con sus leyes y fueros)

Los intentos de que todos los reinos que componían la Monarquía contribuyesen a subvencionar las cargas en la defensa del Estado (hasta ese momento la mayor parte le correspondía a Castilla) para reforzar la autoridad del Monarca. Conseguir una unión real de todos los reinos de la Monarquía.

 

 

Los mecanismos para conseguir todo lo anterior sería un aumento de los impuestos (Cataluña se negará a ello) y la creación de un ejército permanente sostenido por todos los reinos con un total de 140.000 soldados.

La negativa a colaborar con este programa por parte de las Cortes Catalanas ya desde el año 1632 llevará a una serie de roces de las tropas castellanas en Cataluña. España participaba en la Guerra de los 30 años y está en guerra contra Francia.

El descontento general con el gobierno central y las tropas castellanas que habían entrado en Cataluña para combatir a los franceses, con graves incidentes en varias ciudades catalanas, eran evidentes. Al amanecer del día 7 de junio de 1640, coincidiendo con el día del Corpus, entraron quinientos hombres vestidos de segadors en Barcelona. Muchos de ellos lo eran de verdad, pero había entre ellos insurgentes mezclados que empezaron a generar disturbios en la ciudad. Posteriormente intentaron incendiar el palacio del virrey, lo que fue evitado por la acción de los religiosos que evitaron este enfrentamiento. La llegada de los diputats y los obispos pareció enfriar la situación y devolver la situación a su curso, pero un pequeño grupo de segadors ignoró a éstos y empezaron a perseguir y asesinar a algunos magistrados al servicio del virrey. Ante esta situación, éste emprendió su marcha hacia el puerto, siendo interceptado teniendo que huir por la playa, donde su mala condición física y una caída causaron que fuera alcanzado por los amotinados y asesinado. Durante los tres días siguientes, la anarquía cundió en Barcelona, siendo las propias instituciones catalanas incapaces de controlarlo.

 

 

Las tensiones entre las autoridades catalanas y la monarquía española continuaron hasta que, en el mes de septiembre, la Generalidad oficializó su ruptura con la monarquía de Felipe IV e inmediatamente se iniciaron los contactos con el enviado del rey de Francia. En enero de 1641, Pau Claris efectuó la proclamación de la República Catalana y días después, ante la amenaza que suponían las tropas castellanas que ya penetraban por el sur de Cataluña, se materializó la entrega del Principado de Cataluña al rey Luis XIII de Francia. Cataluña fue “independiente” solo unos días.

Todo el conflicto terminará con el “Tratado de paz de los Pirineos” en 1659, por el que los franceses se retirarán de Cataluña, España perderá dos territorios: Rosellón y la Cerdeña, se fijará la frontera entre España y Francia en los Pirineos, incluyéndose un indulto general y la restitución de bienes a todos los perseguidos durante los años de la sublevación catalana (1640-1659).

Hubo otros intentos secesionistas en este año 1640. En Andalucía, el Marqués de Ayamonte y el Duque de Medina Sidonia lo intentaron, pero fueron decapitados. En Aragón también hubo un intento de conspiración que acabará en el patíbulo. A pesar de que todos los levantamientos fueron aplastados, se mantendrán sus fueros y constituciones.

Los validos y los generales masones tuvieron mucho que ver en todos estos conflictos, de los que España quedó política y militarmente extenuada.

Para recopilar estos datos he consultado con:

https://austriasmenores.wordpress.com/2-la-crisis-de-1640/

https://es.wikipedia.org/wiki/Felipe_V_de_Espa%C3%B1a

https://es.wikipedia.org/wiki/Felipe_IV_de_Espa%C3%B1a

https://archivoshistoria.com/la-rebelion-de-los-catalanes-de-1640/

https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-franco-espanola-1635-59/tratado-de-los-pirineos-1659/

Esto es historia. ¿Quién es quién en la España de hoy? ¿Hay masones entre los políticos nacionales, entre los políticos catalanes, entre el generalato militar, entre los dirigentes del IBEX, en la curia, en quien promociona y protege la inmigración ilegal, entre los educadores…? Pónganle ustedes nombre y apellidos.

 

Publicado en el Blog de Campos el 05-06-2019

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: