Reto demográfico rural

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy 29 de marzo, las directrices generales de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico, centradas en la despoblación, el envejecimiento y los efectos de la población flotante, como la que reside en los pueblos, pero trabaja en las ciudades.

El texto redactado y las medidas a tomar, es un cúmulo de palabrería sin realidades concretas; probablemente, la única claramente detallada es la implantación de la banda ancha hasta en el último rincón de España. Había un banquero en España que decía: “lo que no son cuentas, son cuentos”.

Junto a esto, la ministra Montero deja caer que “hay que subir los impuestos en España porque aún pagamos menos que en Europa”. Traducción: Preparémonos para una nueva subida de impuestos si el sanchismo vuelve a la Moncloa tras las elecciones del 28-A

Yo, como siempre, clamo en el desierto y repito algo que he escrito en diversas ocasiones: A España han llegado muchos inmigrantes que no trabajan en nada y que cobran subvenciones de todo tipo que, en algunos casos, alcanzan los mil ochocientos euros mensuales. Esas personas son las que el expresidente Zapatero y el actual Pedro Sánchez nos venden como las que tienen que pagar las futuras pensiones a los ciudadanos españoles. Como hasta ahora solo reciben subvenciones y no aportan nada al erario público, la solución perfecta para ellos, y para todos, sería:

Dar una parcela de terreno a cada familia, gratis y condicionado a su explotación durante un mínimo de veinticinco años, materiales y ayuda para construir su vivienda y para cultivar la tierra, préstamo a tipo mínimo a devolver en los mismos veinticinco años.

Pasaríamos de un gasto improductivo a una inversión productiva, no tanto financieramente, pero sí creando empleo y dando ocupación a personas ociosas por aquello de “gente parada, malos pensamientos”; todo ello, a su vez, crearía bares, tiendas y mercados, escuelas y otras actividades complementarias que darían nueva vida a pueblos prácticamente deshabitados en la actualidad.

En mi opinión, solo hay un problema. ¿Quién va a irse a un pequeño pueblo a trabajar cuando se vive en una buena ciudad y con una serie de subvenciones perpetuas sin dar un palo al agua ni responsabilidades de ningún tipo?

Alberto Garzón, año 2017: “Cuando me preguntan si tiene sentido ser comunista hoy, digo que sí. Y va a tener sentido siempre que exista el capitalismo, porque es una herramienta que pone al capitalismo como sistema económico amoral, un sistema económico regido solo por la ganancia, como el principal, pero no único, causante de los problemas que vivimos en la realidad cotidiana”.

Mi propuesta no es capitalista, puesto que en ella no hay ningún elemento que ganase dinero salvo esos nuevos “colonizadores”, es un reparto equitativo de la carga impositiva en el que cada uno se gane el pan que se come, adaptándose al país de acogida, sin vivir del “todo gratis” de las subvenciones, uno de los grandes males que hay en España.

 

   

Publicado en el Blog de Campos el 29-03-2019

 

 

 

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: