Crónica dulce en el Palacio Euskalduna

Mañana era el gran día. Una Junta General en la que la mesa de presidencia tiene mayoría absoluta de voto de los accionistas, como en todas las Juntas de las grandes empresas, solo es un trámite que únicamente puede verse alterado por alguna intervención de algún pequeño accionista que tiene pendiente una minúscula reclamación personal que pasa desapercibida en el total del acto.

En esta ocasión, iba a ser distinto. El riesgo reputacional estaba en juego, así como la inmovilidad del nuevo presidente, y del Consejo de Administración en su conjunto, sin entrar en detalles del trabajo de esos 150 profesionales que buscan, y no encuentran, justificante alguno de los hechos y facturas que aparecen en las grabaciones del excomisario Villarejo, que ya no se si existen, si no existen, si se han volatilizado en humo negro o si se han pagado por el botones de Zarza de Alange que, de siempre, ha sido el culpable de todo lo malo que pasaba en el banco.

A mis dos artículos anteriores:

https://ancamfer.wordpress.com/2019/01/17/etica-y-bbva/

https://ancamfer.wordpress.com/2019/03/06/la-vela-varada/

tengo que añadir la nueve ingeniería literaria de abandonar “temporalmente” los cargos que FG tiene en el banco y en la Fundación BBVA, y que “ayudará a entender con qué rigor, falta de interés personal y compromiso hemos trabajado durante tanto tiempo”, lo que presagia que los tan nombrados documentos nunca van a aparecer, para poder volver por la puerta grande, además de restregárselo por la cara a más de uno porque, es la ley, salvo con Hacienda y con la Ley de Violencia de Género, todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

La jugada es maestra, para aplacar los ánimos de la Junta General y para la ratificación en sus puestos del nuevo presidente y del nuevo CEO. Solo podría verse empañada si, a futuro, los demandantes que han acudido a los tribunales consiguen una sentencia favorable a sus intereses, y de esa pena solicitada de entre dos y cuatro años de cárcel, el juez considera que es justicia una condena a prisión.

 

 

Hoy jueves, todos los periodistas e invitados a la Junta de mañana, cenarán tranquilamente, sabiendo que, como decía un vasco, “nunca pasa nada” y que mañana tendrán que hacer una crónica dulce, en vez de la que se esperaban fuera discusión caliente en el Palacio Euskalduna.

 

Publicado en el Blog de Campos el 14-03-2019

 

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: