Mucho prometer antes de meter

No ha sonado el toque de campana, y ya están todos los partidos en campaña electoral, que inició Pedro Sánchez en el mitin que nos “colocó” cuando anunció la disolución del Parlamento y convocatoria de próximas elecciones generales para el próximo 28 de abril.

Los datos que siguen a continuación, es la comparación de algunas cifras económicas a fecha de fin del periodo de Mariano Rajoy y a fin de Pedro Sánchez, ambos como presidentes del Gobierno de España. Los que no incluyo, lo es porque, al ser tan reciente los hechos, he considerado que todavía no existen datos y estadísticas fiables al 15-02-2019, fecha del anuncio de nuevas elecciones generales.

 

 

Lo que es evidente es que España crece menos y los credit default swap (CDS), que miden el riesgo de impago de un país, se encuentran en máximos, por la falta de confianza en las políticas fiscales del Ejecutivo de Pedro Sánchez, aumentado por los cambios de las leyes con nocturnidad y deslealtad a los inversores vía Decretos Leyes, así como la persistencia del problema secesionista catalán, que Pedro Sánchez tampoco ha sabido resolver y solo ha supuesto más concesiones a los separatistas.

El siguiente en romper el fuego ha sido Pablo Casado, actual líder del Partido Popular, que se ha descolgado con la promesa de una “revolución fiscal”, asegurando que reducirá el tipo máximo del IRPF por debajo del 40%, el Impuesto de Sociedades por debajo del 20%, y suprimirá los impuestos de Sucesiones, Donaciones, Actos Jurídicos Documentado y de Patrimonio, si él llega a ser presidente del Gobierno.

Haciendo amigos, retóricamente hablando, marca distancias con Ciudadanos y VOX: “No han gestionado ni una sola concejalía”. Si piensa que va a obtener mayoría absoluta por sí mismo, está claramente errado, de momento sin hache.

 

 

Yo tuve un jefe, me parece que ya lo he contado alguna vez, que acudía a las reuniones con un bloc de espiral con varias separaciones de distintos colores. En muchas de esas reuniones, se habla, se habla y luego pronto se olvida. Al poco tiempo de llegar él, nos dimos cuenta que cada color era el índice que nos tenía asignados a cada uno de nosotros. Y cuando menos lo esperabas, sacaba su cuadernillo, abría por un color, y preguntaba algo así como Fulano, ¿cómo va eso que hablamos tal día? Bueno, pues eso voy a hacer yo con Pablo Casado, con una diferencia, yo controlaré el asunto mediante ordenador, más ajustado a los tiempos que corren.

Esa política económica propuesta por Casado serviría para fomentar el ahorro, el gasto privado, la inversión empresarial y más y mejores puestos de trabajo, que falta hace todo eso en este país. A cambio, habría que recortar gastos, subvenciones a todos los que forman los retenes de alboroto callejero a la voz de “уже”, a los que llegan para vivir a costa de los demás sin trabajar en su vida y a todos los “pendejos”, como dicen los mexicanos, que pululan por nuestra patria.

 

Publicado en el Blog de Campos el 18-02-2019

 

 

 

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: