Que la patria se lo demande

El “sanchismo” es una opción política que, partiendo de la socialdemocracia de Felipe González, ha abrazado el marxismo y la ayuda de todos los que quieren acabar con España y la Constitución de 1978 para mantener el ego desmedido del político socialista que ha obtenido los peores resultados electorales en la historia de su partido, y que, para que nadie lo dude, ha escrito un libro titulado “Manual de Resistencia”, incompatible con su cargo de presidente de Gobierno.

El Gobierno de la Generalitat, representado por Quim Torra, ha hecho un órdago al “sanchismo” que, como escribe Max Ebstein, “El simple hecho de que Sánchez tomase en sus manos las 21 exigencias de Torra y en el acto no lo rompiese es una demostración de que no tiene nada de presidente del Gobierno de España. Al distribuirlo ahora quiere hacernos a todos participes de algo que debería avergonzarle, como nos avergüenza que no se frene esta creciente locura”.

El conflicto entre España y Cataluña es un conflicto político y debe resolverse con soluciones políticas. La judicialización, la represión o la amenaza en ningún caso pueden ser la solución y, en cambio, son caminos que ponen en peligro la propia democracia española …/… Es el momento de la política y no de la policía. Es el momento del debate y no del código penal.

  1. No se puede gobernar contra Cataluña
  2. Hay que reconocer y hacer efectivo el derecho de autodeterminación del pueblo de Cataluña
  3. Es necesaria una mediación internacional que debe facilitar una negociación en igualdad
  4. La soberanía de las instituciones catalanas debe ser respetada y no amenazarla con la aplicación del artículo 155
  1. Se han de investigar los abusos policiales y económicos ejercidos contra el pueblo de Cataluña
  1. La vía judicial debe quedar atrás La necesidad de una regeneración democrática de España
  1. Hay que impulsar un compromiso para la ética política
  2. Se debe garantizar la separación de poderes
  3. Es imprescindible poner fin a la limitación de derechos fundamentales
  4. El retroceso de la calidad democrática de España se debe revertir
  5. Hay que frenar el deterioro de la imagen de España en el mundo
  6. Se debe poner fin a la complicidad de cuerpos policiales y aparato judicial con la ultraderecha
  7. Hay que garantizar la independencia judicial
  8. Es necesario asegurar el respeto a los Derechos Humanos.
  9. La sombra y la influencia de la cultura franquista pervive y es incompatible con la plenitud democrática de España
  10. La indolencia con el fascismo, la impunidad con las actitudes fascistas tiene relación directa con la impunidad de los crímenes del franquismo
  11. Se deben aislar y denunciar los grupos neofascistas
  12. Es incompatible con la democracia la existencia de privilegios derivados del franquismo
  13. Hay que emprender un proceso explícito de desfranquización y de un debate sobre la monarquía
  14. La nulidad de los juicios franquistas es un paso imprescindible de memoria histórica
  15. Se debe hacer efectiva una política de fosas comunes

El culmen del vasallaje es que Torra exige, y Pedro Sánchez acepta, un mediador, una figura internacional, que intervenga en esas negociaciones, como si Cataluña fuera un estado independiente, del mismo rango que España, y España algo así como Venezuela, a punto de una guerra civil. “Una figura con perfil internacional que haya ejercido esta tarea anteriormente”, que sea conocido y que “conozca este conflicto”, ha dicho la portavoz del Gobierno de Torra, Elsa Artadi.

Los dos únicos socialistas de pro que, hasta ahora, han levantado la voz en contra de este colaborador necesario, Pedro Sánchez, para la destrucción de España como nación, han sido Borrel y García Page.

 

 

El partido de la oposición, PP, ha emitido un comunicado, que dice: El Gobierno que preside Pedro Sánchez está anunciando que cede al chantaje de los independentistas y acepta la utilización de “mediadores”, “relatores” o “coordinadores” para abrir una negociación del Gobierno con los independentistas de Cataluña. Frente a ese anuncio, el Partido Popular manifiesta:

  1. Ni la soberanía nacional ni la unidad de España se negocian, sino que se defienden. Nunca, bajo ninguna circunstancia, el Partido Popular va a admitir o consentir que el Gobierno de España sitúe mediadores entre el Estado de Derecho constitucional y el golpismo independentista.
  2. Situar mediadores o relatores significa, en la práctica, poner en el mismo nivel de legitimidad el Estado de Derecho constitucional y la ruptura del mismo. Es, de facto, legitimar como admisibles las demandas separatistas. La libertad y la ley no se negocian y menos con intermediarios.
  3. Establecer mediadores supone asumir la demanda de bilateralidad, constante en las exigencias independentistas, que buscan poner a España y a la Comunidad Autónoma de Cataluña como si fueran entidades políticas del mismo nivel.
  4. Esta iniciativa del Gobierno de Pedro Sánchez, a pocos días de que el Tribunal Supremo comience a juzgar la ruptura del orden constitucional que se produjo en octubre de 2017, significa una puñalada por la espalda a la Justicia.
  5. El Partido Popular se reafirma en lo que comparte con la mayoría de los españoles, incluidos una gran mayoría de catalanes: la vigencia de nuestra unidad nacional, de la Constitución y del imperio de la Ley, por encima de quienes pretenden romperlas mediante actos de rebelión, o mediante una negociación que equivale a una traición a España y a todos los españoles.

Cada día es mayor la brecha entre la Constitución vigente y aquellos que la transgreden, permitiéndose actuaciones que, si se llevaran a cabo en Extremadura, Asturias, Castilla La Mancha o La Rioja, por ejemplo, serían motivo de represión ajustada a ley por parte del Gobierno.

A Cataluña se le está permitiendo armarse, endeudarse, aunque tenga calificación de bono basura, “marcar” a los no secesionistas como los nazis marcaban a los judíos, detener a una persona por llevar una bandera de España, señalar y agredir a quienes no comulgan con el independentismo, prohibición de acceso a cargos públicos de quienes no son adictos al régimen lazi, multar a aquellos comerciantes que no rotulan sus negocios en catalán, gastarse millones de euros en adoctrinar al ciudadano a través de TV3 y prensa subvencionada, no permitir de hecho la enseñanza en español, aumentar el 18% el dinero previsto en los PGE 2019, olvidarse del 50% que se sienten españoles, con los que todavía está por hablar con ellos una sola vez el presidente Sánchez, vivir en un estado de guerra latente … Hace muchos años, cuando se juraba bandera, por ejemplo, en el Servicio Militar, se decía: “Y si no es así, que la Patria se lo demande”.

 

Publicado en el Blog de Campos el 06-01-2019

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: