Golpe de Estado en Venezuela

Vengo escribiendo sobre Venezuela desde hace años, denunciando el abuso de poder de Maduro, la falta de alimentos y medicinas, la mala calidad de vida de sus ciudadanos, la super inflación descontrolada desde hace mucho tiempo, la corrupción existente y otra serie de penosos temas que han venido ocurriendo en aquellas preciosas tierras desde la época de Chaves, acentuado todo bajo el mandato del analfabeto social que es Maduro.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autodeclaró «presidente encargado» del país, con el beneplácito de toda la oposición y de los líderes en el exilio. Acto seguido, Donald Trump respaldó a Guaidó y, en un comunicado, la Casa Blanca señaló que lo reconocía como presidente interino. A continuación, los gobiernos de Colombia, Perú, Brasil, Ecuador, Paraguay, Costa Rica, Argentina, Chile y, el último por el momento, Francia, se han sumado al reconocimiento de Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Guaidó, 35 años, es ingeniero por la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas y posgrado en Gerencia Pública por la Universidad George Washington. Masón declarado.

Si la masonería francesa, en la persona del Presidente de la República, ha reconocido a Guaidó, mal lo tiene Maduro.

 

 

Guaidó, sin utilizar la fuerza, o mejor dicho, sin muertos por el momento, ha dado un golpe de estado, similar a la situación catalana, por mucho que grandes personajes democráticos de la política actual se hayan manifestado a su favor, justificándolo en no se qué artículo o supuesto de la legislación venezolana.

Quienes siguen mis escritos saben que soy absolutamente contrario a Maduro y su dictadura, elegido en unas elecciones con observadores internacionales, entre otros, el expresidente de España, de infausto recuerdo como tal, Rodríguez Zapatero. Muchos dictadores llegaron al poder a través de elecciones democráticas, tanto de izquierdas como de derechas.

Pero si se apoya la actuación de Guaidó por la situación política, económica y social del país, también habría que aceptar, entre otros golpes de estado mundiales, el del General Franco en España ante una situación igual, o peor, que la Venezuela de Maduro en su momento.

La palabra y el concepto DEMOCRACIA, no siempre y no igual para todos tiene el mismo sentido y significado. Y si no, que se lo digan a aquellos que han rodeado el Parlamento Andaluz porque han perdido el poder, de forma democrática, en esa región española. O a esos otros que constantemente se está saltando la Constitución en Cataluña, con el “Don Tancredo” del Gobierno central de turno. La democracia hay que aceptarla, y apoyarla, cuando se gana y cuando se pierde; en caso contrario, en el sentido que sea, el pensamiento interno de quien no lo acepta así, es el de un golpe de estado, del color o situación que cada uno pretenda defender, que no sean las urnas legales.

 

Publicado en el Blog de Campos el 24-01-2019

 

 

 

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: