Todo a cien – 346 Consejo de Ministros en Barcelona

El periodista Andrés Barnils fue quien abrió el fuego: “¿Por qué los países bálticos encajaron decenas de muertos por el camino de la independencia y aquí ni se quiere oír hablar de ello? (…) La pregunta es si estamos dispuestos a morir. ¿Lo estamos? Y si lo estamos, ¿exactamente cuántos? Y si no lo estamos, ¿exactamente quién?”.

Claro que no es lo mismo predicar que dar trigo. Yo estoy apenado porque los que hubieran podido ser los héroes y modelo de valor y patriotismo catalanista, los presos políticos Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, han abandonado la huelga de hambre que mantenían como concienciación y ejemplo para alcanzar la República Catalana.

Mañana, 21 de diciembre, está previsto que se celebre el Consejo de Ministros del Gobierno de España en Barcelona, probablemente la reunión de Gobierno más cara en la historia de España. Además de aviones, infraestructura, escoltas, policías nacionales y guardias civiles en número de 1.500 desplazados, amén de los efectivos locales, y los Mossos d’Esquadra (de los que no se sabe si sus jefes están comprando armas de largo alcance con dineros no presupuestados para esos menesteres), nuestro presidente de Gobierno deja abandonados y sin interlocución a más del 50% de catalanes, con los que no ha previsto mantener ni una sola palabra.

En cambio, está dispuesto a negociar “de gobierno a gobierno” con el President Torra, ese que dijo, antes de acceder a ese cargo que: “Para Heribert Barrera es necesario, en primer lugar, audacia y liderazgo. La misma que demostró Maciá en aquella hora clave. Pero ¿audacia y liderazgo hacia dónde? Pues, naturalmente, hacia la transgresión de la legitimidad española (…) El segundo punto del presidente se basa en “no esperar a sumar mayorías”. Barrera recordó que con un poco más del 30% ERC y Maciá tuvieron bastante para hacer un cambio radical. Por tanto, para él lo importante no es tanto el número sino el sentimiento que ha de impulsar a una minoría convencida. Finalmente, Barrera animaba a no acobardarse: todo avance es útil, aunque no se llegue al final. Tesis subyugante, porque enlazaba con el hecho de que “a pesar de todo, no hay nada que hacer”, es decir, en un momento u otro, España tirará atrás, pero habremos logrado consolidar unas determinadas posiciones” Y ya ostentándolo, “No renunciaremos ni un milímetro a la causa de la república catalana”.

Un político de muchísima experiencia como Alejo Vidal Cuadras ha dicho que “hay una organización que se llama Bandera Negra y que es muy peligrosa”. Se trata de “entre 3000 y 4000 individuos” uniformados con “chándal oscuro, pasamontañas y la cara cubierta”, y que por ahora no llevan armas de fuego “pero sí bengalas y otros objetos que pueden hacer mucho daño”. Se trata de Grupos que “para cada acción elaboran un plan” y se comunican a través del móvil, “todo está perfectamente organizado y de forma militar”, apunta el exparlamentario europeo, “su jefe político es el presidente de la Generalidad”, por lo que “actúan según le convenga al separatismo en cada momento”.

Vidal-Quadras ha descrito con detalle el “operativo” previsto para mañana que “consiste básicamente en lo siguiente: irán en cuatro grupos de unos 800 o 1000 individuos cada uno. El primero intentará tomar el Palacio de la Generalidad, otro hará lo mismo el Parlament, otro sembrará el caos y el fuego en el centro para que los Mossos o las fuerzas de seguridad del Estado tengan que estar ocupados allí y por último otro intentará impedir que Sánchez llegue la Llotja de Mar”, donde se celebrará el Consejo de Ministros.

La utilización de la fuerza para mantener la autoridad está reservada al Estado, y las Comunidades Autónomas son la prolongación del mismo. Me pasan desde Barcelona mapa y detalles de los “puntos calientes” previstos por los CDR que, cuando los tengo yo, estará en poder de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los servicios secretos de todo el mundo. Si no se pone orden será porque no se quiere, por parte de unos y de otros. Eso sí, agradecería a Pedro Sánchez que no vendiera España a Cataluña por un plato de lentejas, que es su ego en la Moncloa. Veremos qué pasa mañana en Barcelona.

 

 

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 20-12-2018

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: