El dinero … de los demás

Se acerca la Navidad y proliferan las comidas de confraternización de compañeros de trabajo y antiguos colegas de aventuras y desventuras de nuestra vida. Un grupo de los que militamos en un partido político de izquierdas en nuestra juventud, entonces ya demócrata a la española que quién se movía no salía en la foto, me dicen que no me reconocen en mis actuales escritos. Es posible, pero yo sigo pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías, ejerciendo mi libertad responsable ante lo que me gusta y lo que no me gusta, sea el color que sea el que predomine.

El texto que sigue a continuación procede de internet, de autor desconocido, año 2010. Probablemente es el momento de tenerlo presente.

Algo tan sencillo como tomarse una caña con los amigos puede darnos toda una lección de vida.

Todos los días 10 hombres se reúnen en un bar para charlar y beber cerveza. La cuenta total de los diez hombres es de 100€. Acuerdan pagarla de la manera proporcional en que se pagan los impuestos en la sociedad de un país, con lo que la cosa sería más o menos así, según la escala de riqueza e ingresos de cada uno:

  • Los primeros 4 hombres (los más pobres) no pagan nada.
  • El 5º paga 1€.
  • El 6º paga 3€.
  • El 7º paga 7€.
  • El 8º paga 12€.
  • El 9º paga 18€.
  • El 10º (el más rico) paga 59€.

A partir de entonces, todos se divertían y mantenían este acuerdo entre ellos, hasta que, un día, el dueño del bar les metió en un problema: “Ya que ustedes son tan buenos clientes,” les dijo, “les voy a reducir el costo de sus cervezas diarias en 20€. Los tragos desde ahora costarán 80€.”

 

 

El grupo, sin embargo, planteó seguir pagando la cuenta en la misma proporción que lo hacían antes.

Los cuatro primeros siguieron bebiendo gratis; la rebaja no les afectaba en absoluto.

¿Pero qué pasaba con los otros seis bebedores, los que realmente abonan la cuenta?

¿Cómo debían repartir los 20€ de rebaja de manera que cada uno recibiese una porción justa?

Calcularon que los 20€ divididos en 6 eran 3,33€, pero, si restaban eso de la porción de cada uno, entonces el 5º y 6º hombres estarían cobrando para beber, ya que el 5º pagaba antes 1€ y el 6º 3€.

Entonces el barman sugirió una fórmula en función de la riqueza de cada uno, y procedió a calcular la cantidad que cada uno debería pagar.

  • El 5º bebedor, lo mismo que los cuatro primeros, no pagaría nada: (100% de ahorro).
  • El 6º pagaría ahora 2€ en lugar de 3€: (ahorro 33%)
  • El 7º pagaría 5€ en lugar de 7€: (ahorro 28%)
  • El 8º pagaría 9€ en lugar de 12€: (ahorro 25%)
  • El 9º pagaría 14€ en lugar de 18€: (ahorro 22%)
  • El 10º pagaría 50€ en lugar de 59€: (ahorro 16%)

Cada uno de los seis pagadores estaba ahora en una situación mejor que antes: los primeros cuatros bebedores seguían bebiendo gratis y el quinto también.

Pero, una vez fuera del bar, comenzaron a comparar lo que estaban ahorrando.

“Yo sólo recibí 1€ de los 20 ahorrados,” dijo el 6º hombre y señaló al 10º bebedor, diciendo “Pero él recibió 9€”

“Sí, es correcto,” dijo el 5º hombre. “Yo también sólo ahorré 1€; es injusto que él reciba nueve veces más que yo.”

“Es verdad”, exclamó el 7º hombre. “¿Por qué recibe el 9€ de rebaja cuando yo recibo sólo 2€? ¡Los ricos siempre reciben los mayores beneficios!”

“¡Un momento!”, gritaron los cuatro primeros al mismo tiempo. “¡Nosotros no hemos recibido nada de nada, el sistema explota a los pobres!”

Los nueve hombres rodearon al 10º y le dieron una paliza.

La noche siguiente el 10º hombre no acudió a beber, de modo que los nueve se sentaron y bebieron sus cervezas sin él. Pero a la hora de pagar la cuenta descubrieron algo inquietante: Entre todos ellos no juntaban el dinero para pagar ni siquiera la mitad de la cuenta.

Y así es, amigos y amigas, periodistas y profesores universitarios, gremialistas y asalariados, profesionales y gente de la calle, la manera en que funciona el sistema de impuestos. La gente que paga los impuestos más altos son los que se benefician más, en importes absolutos, de una reducción de impuestos, porque parten de una base imponible superior. Póngales impuestos muy altos, atáquenlos por ser ricos, y lo más probable es que no aparezcan nunca más. De hecho, es casi seguro que comenzarán a beber en algún bar en el extranjero donde la atmósfera sea más amigable. Les recuerdo lo que ha hecho, con Pedro Sánchez ya en el Gobierno, uno de los españoles más universales y que se siente más español que nadie, Julio Iglesias, que ha reorganizado todas sus finanzas y residencia fiscal fuera de España.

El décimo hombre representa las 90.788 personas, el 0,46% de los contribuyentes, que ganan más de 150.000 euros al año, a los que el PSOE, para seguir manteniéndose en el poder, va a subir los impuestos a instancia (órdenes) de Podemos. No sé si ambos conocen que todavía no se ha recuperado el volumen de declaraciones de rentas altas que supuso la subida de impuestos del ministro Montoro. En concreto, en 2014, con esa subida fiscal ya operativa, se situó en 68.107 personas. Se recuperó en 2016, es decir, el año en el que se disfrutó del pleno vigor de la bajada del Gobierno del PP a ese tramo del IRPF anunciada antes de las elecciones generales, aumentando hasta 90.788 personas.

Un salario bruto de 130.000 euros, que es mucha retribución, para el que hay que tener una muy alta preparación académica y profesional, actualización constante y entrega personal, con detrimento de la convivencia familiar diaria, restando los impuestos que se pretenden aprobar con el acuerdo Gobierno-Podemos, y las cuotas de la Seguridad Social sobre las que hay prevista una subida casi del 20%, se queda en menos de 60.000 euros líquidos anuales, aproximadamente el 45% del bruto, sin opción a becas, subvenciones ni ayudas de ningún tipo. En Estados Unidos hay personas que no quieren ascender en sus puestos de trabajo porque la diferencia líquida de sueldo no les merece la pena el mayor esfuerzo que supone más responsabilidad y dedicación. Ya sé que a una parte importante de la población española estas cifras le parecerán desorbitadas, pero no hay que olvidar que son los que más impuestos pagan para que no colapse el sistema de pensiones, pagar el subsidio de paro (cada uno de ellos paga entre seis y diez parados mensuales) y mantener a inmigrantes ilegales ociosos, entre otras muchas más necesidades.

Las estadísticas reflejan cómo cada vez que se toca ese tributo, el número de declarantes a los que Podemos califica como “ricos” experimenta un retroceso. Una reacción normal en un contexto mundial en el que “mover el capital es sencillo y lícito gracias a multitud de mecanismos”, según el catedrático Manuel Lagares, que algo sabe de esto; y añade: “Muchos rendimientos altos son de ejecutivos de multinacionales que tienen fácil cambiar el rendimiento del trabajo a otro país y distribuir su salario entre diferentes lugares. Es ingenuo pensar que con esa subida al IRPF van a recaudar lo que esperan”.

¿Saben que la Bolsa ha llegado a perder unos sesenta mil millones de euros en lo que va de año? ¿Y que han salido de España, legalmente, más de quince mil millones de euros desde que es presidente el Sr. Sánchez?

Moraleja: “El problema con el socialismo marxista es que uno termina quedándose sin el dinero de la otra gente”.

Y ya lo dijo Margaret Thatcher: “El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero… de los demás”.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 07-12-2018

Publicado en el Blog de Campos el 08-12-2018

 

 

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: