Todo a Cien – 332 La verdad es la verdad

La Ministra de Justicia, Fiscal y Notaria Mayor del Reino, sabe que el uso y la costumbre es fuente del derecho desde los romanos.

 

 

El Tratado de Derecho Romano de Eugène Petit, traducido al español por el que fue catedrático de Derecho Romano de la Universidad de Valladolid, primera edición de 1892, al hablar de la costumbre, dice:

Al lado del derecho promulgado, se desarrolla el derecho no escrito. Éste toma su autoridad en el consentimiento tácito del pueblo, que puede hacer la ley, no solo manifestando en las asambleas su voluntad expresa, sino más seguramente acaso, consagrado por un largo uso …

Bajo el Imperio (romano) … la costumbre es siempre una fuente activa de derecho no escrito. Los jurisconsultos de este periodo atestiguan su autoridad (Domicio Ulpiano).

En medio de las revoluciones (de la muerte de Alejandro Severo a Justiniano) … no se habla de leyes, de plebiscitos ni de senadoconsultos. Los pretores no conservan casi nada de sus antiguas atribuciones. Queda la costumbre, que ha conservado el poder de reglas obligatorias …

La Guía Jurídica de Wolters Klumer define la costumbre como una conducta reiterada, generalizada y uniforme, dentro de un ámbito social determinado bien territorialmente o por otra circunstancia que lo defina, conducta que es observada por los miembros de dicho grupo como si de norma jurídica se tratase, considerándose por tanto obligados por la misma. De Castro la define como fuente jurídica creada ex factis por las agrupaciones sociales no incluidas en el mecanismo estatal, mediante una actuación uniforme y continuada a la que han acomodado su conducta por estimarla reguladora de su proceder.

El artículo 1 del Código Civil Español dice que las fuentes del ordenamiento jurídico español son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho. La costumbre sólo regirá en defecto de ley aplicable, siempre que no sea contraria a la moral o al orden público, y que resulte probada.

Que la Ministra haya llamado maricón a otro jurista, Ministro del Interior, y ningún colectivo de los que se mueven a órdenes de quienes agitan la calle a propia conveniencia, haya abierto la boca, se haya manifestado ni haya protestado, es un claro ejemplo de la desigualdad de trato real según quién sea el pecador, si es pecado llamar maricón a un maricón, que no lo sé, pues hasta la llamada Ley LGTBI era término de uso y costumbre común en el léxico español.

Según los juristas de la Cámara Baja, un total de 23 artículos corre el riesgo de vulnerar la Constitución. Otros 14 contradicen presuntamente distintas leyes. De los 98 artículos del documento, el 37,8 por ciento incurre en contradicciones legales. Las posibles vulneraciones constitucionales contenidas en la Ley son todo, menos leves. El informe consta de 99 páginas en las que los letrados advierten una y otra vez sobre la interpretación extremadamente extensiva que el texto hace de la denominada «acción positiva» –beneficios a colectivos en desventaja– para las personas LGTBI. Una protección que, creen los letrados, se otorga automáticamente y sin justificación suficiente, discriminando y pasando por encima de los derechos de otros colectivos. ABC del 30-04-2018.

 

 

Hoy en día, nadie se mete con nadie por su sexualidad homosexual, siempre que sea vivida con la misma naturalidad que la heterosexualidad, aunque algunos/as de ellos/as se hagan los mártires, y que determinados individuos, en base a determinadas características, no tengan discriminación ni derechos específicos. El Sr. Marlaska nunca ha negado su orientación sexual, que es pública y notoria desde el año 2006, está casado de acuerdo a la ley española y no ha dado jamás motivo de escándalo alguno.

Este silencio habido en la calle es el mismo que cuando un musulmán viola a una mujer o a una niña, que cuando la violencia de género es de una mujer sobre un hombre o de un homosexual sobre su pareja, que cuando la mentira, personal o política, es de izquierdas, que cuando no sabemos nada de los ERE’s de Andalucía …

Que cada cuál piense como quiera, eso es libertad y democracia, pero “la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Agamenón – Conforme. Su porquero – No me convence” …/… “Que cada cual hable de sí mismo lo mejor que pueda, con esta advertencia a su prójimo: si por casualidad entiende usted algo de lo que digo, puede usted asegurar que yo lo entiendo de otro modo”. Juan de Mairena. Antonio Machado.

 

Publicado en el Blog de Campos el 02-10-2018

 

 

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: