Una España fragmentada

La Transición española supuso la reconciliación de todos los españoles y el archivo en el olvido de cualquier fechoría pasada, que fueron muchas y muy grandes, por ambas partes.
Si repasamos la Historia, como pretenden hacer el PSOE y Podemos, odio y revanchismo genético perdedor, ayudados por los independentistas porque eso favorece sus objetivos, nadie está libre de culpa; al contrario, todos tienen muchos muertos, cunetas, paseos de la muerte, asesinatos, incendios, violaciones y quebrantamiento de todo tipo de derechos humanos por los que callar. Según La Vanguardia del 17-07-2016, “el número de víctimas mortales (en la Guerra Civil) fue de unas 600.000. Recientes trabajos de Paul Preston (El holocausto español), Santos Juliá (Víctimas de la guerra civil) y Francisco Espinosa (Violencia roja y azul. España, 1936-1959) hacen un resumen de distintos estudios para dar las cifras más aproximadas: Unos 300.000 soldados de ambos bandos murieron en el frente de batalla. Cerca de 200.000 personas fueron ejecutadas (los republicanos mataron a unas 50.000 –entre ellas 6.800 miembros del clero– y los nacionales a unos 130.000-140.000)”.
Javier Paredes, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Alcalá de Henares, dice que: “A día de hoy (02-09-2018), la cifra más creíble es la que proporciona Carlos Fernández Santander, que da un total de 22.642 fusilados en doce años, de 1939 a 1950. Cifra a la que si se quiere se puede añadir las 1.362 muertes violentas por causas desconocidas del año 1939 y las 1.474 muertes del año siguiente, lo que sumaría un total 25.477, un total bien alejado de las que han dado otros autores. Y sin el propósito ni de entrar en una guerra de cifras ni de justificar lo injustificable, pero por situarnos en las coordenadas de aquel tiempo, debo decir, que los ejecutados por el Frente Popular en los tres años de Guerra fueron 70.000”
Si ha de ser, que se imponga “la” verdad, no “su” verdad, en la que se identifiquen claramente los gatuperios cometidos por todos, sin excepción de ningún tipo.
Azaña, en sus artículos escritos desde el exilio en Francia, habló del papel de los independentistas catalanes: “la Generalitat ha vivido en franca rebelión e insubordinación y si no ha tomado las armas para hacer la guerra al Estado será o por qué no las tiene o por falta de decisión o por ambas cosas, pero no por falta de ganas”. E incide: “Creación del ejército catalán, al considerar que el ejército de la República era un ejército de ocupación. Todos los establecimientos militares de Barcelona quedaron en poder de las “milicias antifascistas”, controladas por los sindicatos y el gobierno catalán publicó unos decretos organizando las fuerzas militares de Cataluña”.
Negrín, español antes que comunista, en noviembre de 1938, con ocasión del Consejo de Ministros celebrado en Pedralbes, afirmó, según refiere Julián Zugazagoitia: “Antes de consentir campañas nacionalistas que nos lleven a desmembraciones, que de ningún modo admito, cedería el paso a Franco. En cuanto a la integridad de España soy irreductible y la defenderé de los desafueros de los de adentro”.
Alfonso Guerra, 04-10-2017: “En Cataluña hay un golpe de Estado; no se puede negociar con golpistas”…. Lo de Cataluña es un “golpe de Estado” como pasó el 23 de febrero de 1981. Entonces, ha recordado, “todos” fueron a “grandes manifestaciones en contra”, pero ahora “se ponen los ojos en la policía” … “La gente se escandaliza de las cargas policiales porque mentalmente aún viven en la dictadura. El Estado sólo usa su fuerza legítima”.
Algunas cosas que sostenía la masonería en mayo de 1931: La Asamblea General de la Logia emitió una declaración de principios en la que reclamaba una serie de conquistas que habría de conseguir el nuevo régimen: la abolición de la pena de muerte y de la cadena perpetua, el matrimonio civil, la libertad de cultos, el divorcio y el estado federal, la separación de la Iglesia y el Estado y la escuela neutra, única y obligatoria.
El penúltimo golpe independentista catalán lo protagonizó Lluís Companys, apoyados por los Mossos d’Escuadra. Condenado a 30 años de prisión por rebelión militar, nada más llegar al poder el Frente Popular en febrero de 1936, el nuevo gobierno decretó una amnistía urgente a todos los encarcelados por el golpe de Estado de Cataluña de 1934 por él protagonizado, y creó el Comité Militar Revolucionario, compuesto por 8.000 voluntarios separatistas miembros de su partido, especialmente de las Juventudes de Esquerra Republicana-Estat Catalá, a las que dotó de 20.000 fusiles comprados con dinero público, estimándose en unos 8.000 los asesinatos cometidos en la Cataluña Republicana en el periodo.
El último, por ahora, es el protagonizado el año pasado por Puigdemont y la votación en el Parlament Catalán de la Declaración de los representantes de Cataluña el 27-10-2017, cuya exposición de motivos anunciaba la proclamación de la República catalana como Estado independiente, que se ha tomado muy lubricada por parte del ejecutivo y legislativo español, no actuando con la contundencia con la que lo hizo la Segunda República en la situación anterior.
Es más, nuestro actual presidente les ofrece más dinero (con el que comprar armas para los Mossos como en el año 1936; el partido de Puigdemont quiere montar una especie de “milicia juvenilobligatoria en Cataluña que reclute a los jóvenes de la Comunidad Autónoma para formar parte de un “servicio civil” a las órdenes de la Generalitat); mejoras fiscales y recaudatorias que ampliarían la diferencia con otras Autonomías, con una deuda que mantienen de 80.000 millones de euros con el Estado, impagable a todas luces; un referéndum de autogobierno catalán con artículos rechazados en su día por el Tribunal Constitucional (referéndum probablemente anticonstitucional); acercamiento de los políticos presos; y negocia modificar la Constitución (¿) para que el catalán sea lengua vehicular única en aquel territorio. Como dice el manchego José Mota, “¡Tú eres tonto del tó, no pa un rato, tonto del tó y pa siempre!”.
Ahora sale Ernest Maragall y propone abrir las prisiones ya para sacar a los presos políticos. El president de la Generalitat, Sr. Torra, “Si hay condena del Supremo, abriré las cárceles”, e insiste en la independencia como punto de partida para “su” Cataluña. Estamos llegando a la línea roja de cualquier negociación.
Comunismo, leninismo, masonería, sionismo, laicismo, islamismo, inmigración ilegal e incontrolada, independentismo, secesionismo, intentos de desamortización de bienes eclesiásticos, Pedro Sánchez quiere ser el Largo Caballero del siglo XXI, acompañado de su Valido Pablo Iglesias.
Seguimos con la mantequilla, que es más pacífica, barata, maleable y dúctil que el acero, y recordamos el poema “Oda al dos de mayo” de 1866, autor Bernardo López García, que ha sido reescrito de forma actualizada por el pueblo llano en internet, del siguiente literal:
Oigo, Patria, tu aflicción,
y no entiendo por qué callas,
viendo a traidores canallas
despedazar la Nación.
Dando a un ingrato felón
estúpidas concesiones,
están haciendo jirones
esta tierra milenaria
de gente, ayer solidaria,
hoy podrida de ambiciones.
Lloras, porque te engañaron
los que lealtad prometieron,
los mismos que te aplaudieron,
y la Ley corroboraron.
Alevosos, traicioneros,
bellacos y desleales,
la convivencia entre iguales
rompen con su felonía,
y han de acabar la porfía,
en inmundos cenagales.
Buscando solo engañar,
distorsionaron la historia
para turbar la memoria
de las gentes del lugar.
Anhelantes por medrar,
con su estúpida insolencia,
rompieron la convivencia
entre familias y amigos;
requiere firme castigo
su ruin malevolencia.
Un tipo poco honorable
quiso imponer sus ideas
con maneras maniqueas,
fraudulentas, miserables,
arteras y despreciables.
Medio milenio hermanados
no lo separa un tarado
dirigente provinciano,
por mucho discurso vano
que largue desde su estrado.
¡Basta! Gritó el pueblo fiel
por toda la piel de toro.
¡Basta! Clamaron a coro
los españoles de bien.
¡Basta! Poned pie en pared
a tanta provocación
y cortad la humillación
de estos cuatro hijos de perra,
¡No se trocea esta tierra,
somos una gran nación!
Fieles paisanos, honrados,
que queréis que vuestros nietos
os recuerden con respeto
por haberles entregado
un país fuerte y aunado.
¡Levantaos, despertad!
Negad la eventualidad
de una España fragmentada
y levantad vuestra espada
contra tanta indignidad’.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 15-09-2018

Publicado en el Blog de Campos el 18-09-2018

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: