España – Arte románico

Prerrománico en España

El arte Prerrománico tiene sus orígenes en la tradición hispanorromana y en la arquitectura visigoda. También recibe influencias del arte carolingio. Desaparece el arco de herradura, que es sustituido por el de medio punto y por el peraltado. Se emplea el muro compuesto en el que para darle mayor fortaleza y enriquecerlo, se adicionan arquerías ciegas. Los capiteles son toscas imitaciones del corintio clásico, o de forma apiramidada. Se suelen utilizar en ellos adornos en forma de cuerdas. Destaca el empleo sistemático de la bóveda de cañón, contrarrestada por medio de estribos (contrafuertes) y el material empleado suele ser pobre (sillarejo, mampostería…).

Entre los siglos VIII y X tres corrientes contribuyeron al renacimiento del arte cristiano en la Península Ibérica. La primera fue la mozárabe, que se desarrolló principalmente en la cuenca del Duero; su impronta destaca en iglesias como San Miguel de Escalada (León), San Baudelio de Berlanga (Soria) o Santa María de Lebeña (Cantabria).

Iglesia de San Miguel de Escalada y arquería mozárabe del atrio. Hacia el siglo IX. Gradefes, León.

Los artistas mozárabes llevaron a los países cristianos técnicas constructivas de al- Andalus, como la bóveda de nervios o el arco de herradura. El arte mozárabe culminó en la miniatura, cuyo mejor ejemplo lo constituyen los magníficos códices del comentario de Beato de Liébana al Apocalípsis de San Juan.

La iluminación de los Comentarios al Apocalípsis del Beato de Liébana, permitió a los imagineros mozárabes desarrollar una impresionante imaginería bíblica. Páginas miniadas del Beato de Gerona. 975. Catedral de Gerona.

 

Miembros de la comunidad mozárabe. Monasterio de Santo Domingo de Silos. Burgos.

Una segunda corriente es la representada por las iglesias de San Pedro, Santa María y San Miguel de Terrassa, muestra el románico de los condados catalanes (nunca fueron reinos, eso que conste), con influencias carolingias y romano- visigodas.

De una tercera corriente, el arte asturiano, que floreció en el reino astur-leonés, en especial bajo el reinado de Ramiro I, restan edificaciones como las iglesias de San Miguel de Lillo, Santa Cristina o Santa María del Naranco, antigua capilla palatina donde se aúnan técnicas tradicionales con influencias carolingias y bizantinas y con innovaciones originales, como la bóveda peraltada o de medio cañón.

Ramiro I de Asturias (el de la derecha) Dio su nombre al arte ramirense, una etapa del prerrománico asturiano en la que se inscriben Santa Maria del Naranco, San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Lena.

Iglesia de Santa María del Naranco, consagrada en 848. Este complejo edificio fue en su origen un palacio. Siglo IX. Oviedo.

Fuente: https://artealinstante.wordpress.com/2018/01/23/el-arte-prerromanico-espanol/

 

Arte románico en España

 

Entre los siglos X y XIII apareció, en los reinos cristianos del norte de la Península Ibérica, una nueva estética artística proveniente de Europa. A este primer estilo internacional europeo se le dio el nombre de románico porque reflejó el intento de recobrar la unidad política y cultural del antiguo Imperio romano, en este caso bajo la espiritualidad de la Iglesia cristiana: la concepción artística y espiritual de la abadía francesa de Cluny resultó clave para su desarrollo. La recuperación del arco de medio punto de tradición romana —junto con la bóveda de cañón, la escultura en puertas, fachadas, capiteles y canecillos, y el uso de la piedra escuadrada no pulida— es una de sus características definitorias. En España, la arquitectura y otras artes adquirieron un espléndido desarrollo y una personalidad muy diversa, influida por la penetración de artesanos de distinta procedencia -Francia y Lombardía, en primer lugar- a través del Camino de Santiago, por la cercanía del mundo musulmán y por el propio sustrato cultural ya existente.

Fuente: http://www.xn--espaaescultura-tnb.es/es/estilos_artisticos/romanico.html

 

El Románico en España

En España el Románico alcanzó un importante desarrollo que estuvo motivado, en gran medida, por el Camino de Santiago, una de las vías de peregrinación más importantes del Medievo. A través de él se produjo la penetración de los modelos franceses, facilitándose de esta manera la creación y difusión de las formas artísticas. A esto hay que sumar la presencia musulmana en España por espacio de poco menos de mil años, lo que enriqueció las obras realizadas en el Norte con las influencias del arte islámico. Existen algunas personalidades decisivas en el Románico español como el abad Oliba, promotor de gran parte de las edificaciones catalanas del siglo XI, reyes como Sancho III o Fernando I y su esposa, doña Sancha, el arzobispo Gelmírez, el obispo Diego Peláez o el maestro Mateo, que contribuyeron a hacer de nuestro Románico uno de los más ricos e interesantes de toda Europa.

En España su desarrollo va a ir ligado también a los fenómenos de renovación religiosa e intelectual que tienen lugar dentro de un marco histórico y social concreto, como lo es el de España durante los siglos XI y XII. Esto hace que, a la hora de enfrentarnos al Románico español, debamos tener en cuenta una serie de aspectos que hacen que el panorama histórico de este país sea bien diferente al del resto de los países europeos. Por aquel entonces la península Ibérica era un territorio políticamente fraccionado por la presencia musulmana. El sur estaba ocupado por los musulmanes quienes, precisamente ahora, veían cómo se derribaba su poder en Córdoba dando lugar a la aparición de los reinos de taifas y debilitándose, de esta manera, frente al poder cristiano, lo cual permitía el avance de la Reconquista y, con ella, la recuperación de los territorios perdidos con la penetración musulmana en el año 711. En cualquier caso, la presencia islámica es un valioso aporte cultural que enriquece y concede una mayor personalidad a las manifestaciones artísticas del Románico español.

El Camino de Santiago es uno de los tres destinos esenciales en la peregrinación medieval y fue, además, una importante vía para la llegada de formas artísticas procedentes de otros países. De otro modo, sería difícil explicar la fuerte presencia de los elementos lombardos en la arquitectura catalana del siglo XI, el empleo del modelo de edificio de peregrinación en Santiago de Compostela, un esquema genuinamente francés, las nuevas técnicas artísticas o los nuevos valores estéticos.

El Románico se extiende por la mitad norte de la península, puesto que el sur está ocupado por los musulmanes, y de este a oeste, desde Cataluña a lo largo del Camino de Santiago.

Cataluña

En el siglo X, Cataluña tiene una situación bien diferente a la del resto de los reinos cristianos y va a desempeñar un papel fundamental como intermediaria entre lo cristiano y lo islámico. Además, había pertenecido a la Marca Hispánica de Carlomagno a mediados del siglo IX, lo cual no pasará inadvertido en su arquitectura, ya que el arte carolingio está presente en gran medida en el Románico catalán.

Los rasgos comunes de la arquitectura en Cataluña en este período son los siguientes:

  • El uso de aparejo rústico de sillares irregulares.
  • El elemento sustentante fundamental es el pilar cuadrado.
  • Arcos sencillos de medio punto.
  • Utilización de cubiertas de madera para las naves y de piedra para el ábside, aunque a mediados del siglo XI se extiende el uso de las cubiertas pétreas para todo el edificio.
  • El peso que la arquitectura lombarda ejerce se deja sentir en el uso de arquillos y fajas lombardas.

 

Interior de San Pere de Roda. Girona

 

Vista del ábside de San Vicente de Cardona. Barcelona

 

Ábside de la iglesia de San Clemente de Tahull. Lleida

 

Aragón y Navarra

El rey Sancho el Mayor (1004-1035) se coronó con la titulación leonesa de imperator gracias a sus hábiles pactos políticos y militares, iniciando un brillantísimo período artístico que implicaba, no sólo la construcción de edificios religiosos, sino también civiles, como algunas fortificaciones.

En el siglo XI ya tenemos noticias sobre el monasterio de Leyre, al que el rey Sancho concedió una gran importancia. En él aparece una cripta sustentada por gruesos pilares con capiteles de decoración vegetal fuertemente geometrizada. El castillo de Loarre (Huesca), además de su función defensiva, tenía una pequeña capilla abovedada con ábside semicircular. El esquema defensivo de esta estructura demostraba el conocimiento de las fortificaciones islámicas que se explica por la proximidad de Zaragoza, uno de los reinos de taifas más importantes. San Juan de la Peña es uno de los ejemplos más bellos de la perfecta simbiosis que se puede alcanzar la unión de arquitectura y naturaleza. Para terminar este apartado, nos referimos a la Catedral de Jaca, influyente a lo largo de todo el Camino de Santiago y decorada en el ábside con ajedrezados cuyo uso se generalizará y tomará la denominación de taqueado jaqués. Este edificio guarda un importante parecido con la iglesia de San Martín de Frómista, en Palencia. Al igual que ha sucedido con muchos edificios medievales, las restauraciones han modificado excesivamente la estructura originaria de este edificio. La Catedral de Jaca consta de tres naves separadas por pilares cruciformes y columnas alternadas. Tiene tres ábsides semicirculares y en el crucero se coloca una cúpula sobre trompas reforzada por nervios entrecruzados en el centro.

 

Cripta de la iglesia del monasterio de Leyre. Navarra

 

Castilla y León

La Castilla histórica llegó a su mayoría de edad con la difusión del Románico. De la primera generación de edificios de este período, o bien no los conservamos, o bien quedan tan sólo algunos restos como es el caso de Arlanza. En cambio, de lo que podríamos denominar segunda generación sí tenemos abundantes ejemplos que exponen muy bien las características del Románico de esta tierra.

León posee uno de los ejemplos más interesantes de todo el Románico: la Colegiata de San Isidoro, construida sobre un primitivo edificio que estaba bajo la advocación de san Juan Bautista y san Pelayo. En torno a 1060, la reina doña Sancha, esposa de Fernando I, amplió la parte de los pies construyendo un pórtico que más tarde se convertirá en el Panteón de los Reyes, decorado con magníficas pinturas al fresco que han merecido la denominación por parte de algunos expertos de “Capilla Sixtina del Románico”. La hija de doña Sancha, doña Urraca, a finales del siglo XI manda construir un edificio de tres naves con crucero en el cual encontramos unos arcos polilobulados de obvia procedencia islámica.

Exterior de la Colegiata de San Isidoro. León

San Martín de Frómista, en Palencia, se construye en el año 1065 por orden de la reina doña Mayor de Navarra, asumiéndose en él las influencias de la Catedral de Jaca. A los pies de la iglesia de tres naves con crucero no marcado en planta y cimborrio, encontramos dos torrecillas circulares que algunos autores consideran una reminiscencia del westwerk carolingio. Este edificio también ha sido excesivamente restaurado.

 

San Martín de Frómista. Palencia

 

Uno de los conjuntos más homogéneos y abundantes de construcciones es el que se conserva en Segovia, en donde la mayor parte de las iglesias tienen un pórtico orientado al sur de sencillas arquerías sobre columnas pareadas cuya finalidad no acaba de concretarse entre el sentido funerario o el de lugar de reunión y cobijo del frío clima castellano. Las más interesantes son San Esteban San Juan de los Caballeros.

 

San Esteban. Segovia

 

Santiago de Compostela

La catedral de esta ciudad inicia su construcción en el año 1075 y finaliza en 1130, aunque en 1105 ya fue consagrada por el obispo Gelmírez. Se tiene constancia de que en ella trabajaron los maestros Roberto, Bernardo y Esteban. Antes de construirse el edificio románico, existía otro prerrománico edificado por Alfonso II el Casto en el lugar donde unas luminarias señalaron que se encontraban los restos del apóstol Santiago, lugar que pasó a denominarse campus stellae (campo de estrellas).

Santiago da pie para explicar una tipología que veníamos anunciando desde el románico francés: la iglesia de peregrinación. Son edificios de tres naves, en que las laterales se prolongan por detrás del presbiterio hasta unirse creando la girola deambulatorio, que permitía a los peregrinos transitar el edificio sin interrumpir el culto que se desarrollaba en el altar principal. En la cabecera aparecían pequeñas capillas radiales, llamadas absidiolos, donde se podían celebrar otras liturgias, al mismo tiempo que en el altar principal. Además, tenían un crucero sobresaliente en planta que solía estar dividido en tres naves. En altura aparece, como una evolución del matroneum de las iglesias paleocristianas, la tribuna. En definitiva, es un templo diseñado y creado para recibir a las ingentes masas de peregrinos. La Catedral de Santiago de Compostela tiene tres naves cortadas perpendicularmente por un crucero de idéntico número de naves. En la girola aparecen cinco absidiolos y otros dos en cada uno de los brazos del crucero. La nave central se cubre con bóveda de cañón con arcos fajones y las laterales con bóveda de arista. Para separar la nave central de las laterales aparecen arcos de medio punto peraltados y doblados sobre pilares cruciformes. En el crucero sobresale un cimborrio que se hizo en el siglo XV para sustituir al románico. En altura destaca la tribuna que se abre a la nave central con ventanas geminadas.

Interior de la Catedral de Santiago de Compostela.

 

Una de las fuentes documentales más importantes que existen para conocer este singular edificio es elCodex Calixtinus, atribuido a Aimeric Picaud, que nos informa de que el edificio ha sufrido algunas modificaciones en la parte de los pies, como han confirmado los estudios de Conant que señalan que allí debió de haber una estructura torreada.

 

Las catedrales de Toro, Salamanca y Plasencia y los edificios de planta central

Las Catedrales de Toro (1240), Plasencia, Salamanca Zamora (1274) están ligadas entre sí por la presencia del cimborrio, un tanto exótico, del que podemos aportar las siguientes características:

  • Las cúpulas arrancan de unas pechinas en las que se inserta el tambor.
  • En el tambor se abren ventanas que permiten la penetración de la luz.
  • La bóveda es semiesférica, gallonada y nervada.
  • En el exterior tiene torrecillas cilíndricas.
  • Están recubiertos de escamas pétreas en todos los casos, excepto en Toro.
  • Son obras de una gran belleza plástica y su origen podría estar en algunas construcciones de la región francesa del Poitou o en la arquitectura bizantina.

 

Cimborrio de la Catedral Vieja de Salamanca

 

Además de estos edificios copulados, nos ocuparemos de las construcciones románicas de planta central que existen en España. Es posible que estén ligadas a los Templarios, los cuales escoltaban las peregrinaciones a Tierra Santa y por tanto conocían realmente bien la arquitectura islámica. Esto inspiró el uso de plantas centrales y cubiertas de nervios que se entrecruzan dejando un espacio poligonal en medio. Se conservan pocos ejemplos de este tipo, pero muy bellos, como la iglesia de la Veracruz en Segovia y la de Eunate (Navarra), rodeada por una curiosísima arquería.

Iglesia de la Veracruz. Segovia

 

LA ESCULTURA ROMÁNICA EN ESPAÑA

Ejemplos de la escultura románica española durante el siglo XI

Una de las primeras obras que conocemos es el dintel de San Genis des Fonts, en el Rosellón, muy similar al de San Andrés de Sureda, de la misma zona, en el que aparece Cristo en majestad bendiciendo con una mano y con el libro de la Revelación en la otra mano, inscrito en una mandorlasujetada por dos ángeles. A su alrededor y bajo arcuaciones, los apóstoles. En Jaca podemos ver una portada muy curiosa: en el tímpano, el Crismón, símbolo de Cristo, sujeto por dos leones, uno de los cuales cobija bajo sus patas a un fiel que expulsa el pecado por la boca en forma de serpiente, mientras que otro pisotea lo que parece un animal fantástico, símbolo asimismo del pecado.

En León existen dos interesantes portadas dentro del mismo edificio: la Colegiata de San Isidoro. Nos estamos refiriendo a la del Cordero y a la del Perdón. En la primera se plasma el tema del sacrificio de Isaac al que salva la fe de Abraham, puesto que Dios, viendo que está dispuesto a cumplir su mandato, envía un ángel con un cordero. Dios aparece representado a través de una mano. Más tarde es laPortada del Perdón con el Descendimiento, las Marías ante el sepulcro y la Resurrección de Cristo.

Portada del Cordero. San Isidoro. León

 

La obra, sin lugar a dudas, más significativa de la plástica románica española es el claustro de Santo Domingo de Silos, al mismo tiempo una de las más difíciles de tratar. Se cree que intervinieron dos artistas diferentes en la realización de los capiteles y machones del claustro. Estableceremos dos ciclos distintos en su realización:

 

Claustro de Santo Domingo de Silos. Burgos

 

  • El lado nororiental se sitúa a finales del siglo XI. En este momento la ejecución de los capiteles es de una calidad elevadísima, sobre todo en los temas vegetales a los que se suman animales híbridos entrelazados, arpías (animal fantástico mezcla de pájaro y mujer), etc., que demuestran que la fuente de inspiración podría estar en los marfiles, incluso en los tejidos orientales. En los machones del claustro se representan la Ascensión, Pentecostés, el Entierro de Cristo, el encuentro de Emaús y la duda de santo Tomás. Las elegantes posturas de los pies recuerdan en mucho a la plástica de las portadas francesas.

 

Relieve de un machón del claustro de Santo Domingo de Silos. La duda de santo Tomás

 

  • La mayor parte de la galería occidental y parte de la meridional fueron realizadas en la segunda mitad del siglo XII. Las imágenes dejan de ser tan fantásticas y caprichosas para hacerse más naturalistas y las columnas, en lugar de estar separadas, están yuxtapuestas.

En la Catedral de Santiago de Compostela destaca la portada de Platerías en la que encontramos las tentaciones de Cristo, la lujuria representada como una mujer con la calavera de su amante en las manos, y la Pasión de Cristo.

 

Portada de Platerías. Catedral de Santiago de Compostela

 

Portada de Santo Domingo. Soria

 

 

Fuente: http://haarte.blogspot.com.es/2014/09/el-romanico-en-espana.html

 

Publicado en el Blog de Campos el 28-06-2018

 

 

 

 

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: