Todo a Cien – 303 Dos frentes separatistas

ETA ha disuelto oficialmente su organización el ocho de mayo pasado. “ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, quiere informar al Pueblo Vasco del final de su trayectoria“. El comunicado ha sido leído en tres idiomas por Josu Urrutikoetxea, alias Josu Ternera, acusado de la muerte de 11 personas en el criminal atentado sobre la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza el 11 de diciembre de 1987 y actualmente huido de la justicia.

Los Obispos del País Vasco, el arzobispo de Navarra y el prelado de Bayona, han reconocido que “son conscientes de que también se han dado entre nosotros complicidades, ambigüedades, omisiones … por las que pedimos sinceramente perdón”.

De antiguo es conocida la asistencia, moral y real, que la iglesia, con minúscula, algunos curas, han prestado a los asesinos y colaboradores de esa banda criminal. En tiempos de Franco, habilitó una cárcel en Zamora para curas.

También en Cataluña son los curas, en su mayoría, quienes proclaman y ponen las banderas separatistas esteladas en las torres de sus iglesias.

ETA deja tras de sí, 853 muertos según el Ministerio del Interior, 6.389 heridos, 224 atentados pendientes de resolución, unas 10.000 personas extorsionadas según la Universidad de Deusto, y 297 presos etarras con condena en firme.

Y añaden: “Los y las exmilitantes de ETA continuarán con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal en otros ámbitos, cada cual donde lo considere más oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”.

 

Lo que realmente persiguen es el acercamiento de los presos al País Vasco y, con total seguridad, “catalanizar” su pretendida independencia. No se justifica hoy en día el asesinato, su visibilidad no está dentro de lo permitido por Europa; es mejor montar una lucha sin armas como está haciendo Cataluña, con niños y viejos en primera línea de batalla, fomentando una educación en el odio desde la más tierna infancia.

“Un humilde comerciante de vinos, casado y padre de cuatro niños, está en su pequeña oficina de Vizcaya enseñándole el oficio a uno de sus hijos, de 17 años. Dos hombres entran y, sin mediar palabra, le pegan 9 tiros. Tras matarlo, cogen el cadáver delante del hijo y lo esconden en el maletero de un coche robado. Su esposa, en shock, se suicida tres meses después. Uno de los autores, el etarra José Antonio Fernández, alias Maguila, fue entrevistado en TV3 de Cataluña, dónde se le elogió y se le permitió cosas como que su víctima “era un chivato”. “Yo no tengo que pedir perdón” dijo, antes de que el público catalán rompiera en aplausos para despedirle”. Texto de Alvise Pérez. Yo creo que estamos tocando fondo.

Los radicales marxistas reclaman venganza y condenas para la Memoria Histórica de la Guerra Civil de hace 80 años, y amnesia total para los muertos de ETA, el último del año 2010. Se agudizan los frentes separatistas; de momento, dos claros: Cataluña y Euskadi.

 

Publicado en el Blog de Campos el 09-05-2018

 

 

 

 

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: