Pensiones – Visión de futuro

Si hay alguien que lleva años hablando, y escribiendo, sobre la viabilidad del sistema de pensiones en España, ese soy yo. Siempre he presentado este asunto como uno de los mayores problemas que tenemos, que hay que negociar entre todos los Partidos Políticos, Sindicatos, Patronal empresarial y representación social de afectados, que en el fondo somos todos los ciudadanos españoles. He dicho negociar, no decir tonterías, no tratar de alcanzar el cielo con la mano, de imponer ideas predeterminadas, sí de encontrar una solución factible y a la que alcancen los recursos económicos disponibles para asegurar las pensiones actuales y futuras.

El sistema de pensiones está basado en unos ingresos producidos por los trabajadores activos, que pagan las pensiones de los jubilados. La crisis financiera que hemos sufrido ha llevado aparejada la caída del empleo y de los sueldos de los empleados, disminuyendo por tanto los ingresos para pagar las pensiones, que cada día son más, de más importe y de más largo plazo de pago. Esta situación no tiene arreglo inmediato por lo que, salvo milagro, los pensionistas perderán capacidad de compra.

En lo que cursa el presente año y ante la subida del 0,25% aprobada por el Gobierno, los jubilados han tomado la calle en diversas ocasiones, en las ciudades más importantes de España. Detrás de las protestas hay una amalgama de asociaciones en torno a la llamada Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, presumiblemente dirigida por Podemos, aunque se hayan sumado miles de simpatizantes de otros partidos políticos. Podemos ha pasado de pedir que no voten los mayores de 45 años, porque lo hacen a otras opciones políticas, a capitalizar a su favor las reivindicaciones de nuestros jubilados. En la manifestación habida el pasado sábado en Alcalá de Henares, la dirección y organización corrió a cargo de los sindicatos CCOO y UGT, con servicio de seguridad de gente muy joven que, con alto grado de probabilidad, no han pagado nada hasta ahora a la Seguridad Social.

El PSOE, Pedro Sánchez votó en 2010 en el Congreso la única congelación de las pensiones de la historia de España, el pensionazo de José Luis Rodríguez Zapatero. Entonces era diputado, había entrado en el Congreso en 2009 sustituyendo a Pedro Solbes, que dimitió por sus discrepancias con Zapatero. De los 85 parlamentarios que forman la actual bancada del PSOE, 18 estaban aquel mayo de 2010 y votaron a favor de congelar las pensiones. Y ¿Cuáles son sus propuestas actuales en materia fiscal? Proponen una subida del 1,6% para 2018, que según algunos economistas supondría un gasto de 1.600 MM de euros anuales, a pagar con “Subida de impuestos a los trabajadores. En el IRPF, una subida de cuatro puntos al tipo máximo. Para el ahorro, en algunos casos llegará hasta el 35% desde el 23% actual”. “Nuevos impuestos a la banca, al Patrimonio, a las Herencias y a las Donaciones, con un tipo mínimo no revisable a la baja por la Comunidades Autónomas”. “Impuesto sobre transacciones financieras, sobre consumo de alcohol, tabaco y carburantes”.

En cuanto a Podemos, pretende una subida igual al IPC, extremo este derogado por el Partido Popular a partir del año 2014 incluido. Supondría un gasto de 6.000 MM euros anuales.

El Gobierno del Partido Popular, ante el miedo a perder parte del voto de este colectivo, ha anunciado una subida de las pensiones mínimas y de las no contributivas del 3% y del 1% las de importe de hasta 12.000 euros anuales, las de viudedad en un 1% más, elevar el mínimo exento en el pago de IRPF de los pensionistas hasta las rentas de 18.000 euros anuales, e indexar el aumento de las pensiones al crecimiento del PIB y del empleo. En total, un gasto de 1.000 MM de euros. «Reclamo reflexión y números y evitar cualquier tipo de demagogia», ha dicho Rajoy. Y con todo ello, nadie queda conforme.

Distingamos entre pensiones dignas y subida anual de las pensiones. El importe de la pensión que cobra cada persona lo es en función del que han cotizado durante una serie de años. Hay personas que han cotizado muchos años, otros pocos; hay personas que han cotizado por todo el dinero que ganaban, otros lo hacían por el mínimo y con el resto constituía imposiciones o compraban valores en Bolsa a nombre de sus hijos menores de edad; hay personas que no han cotizado nunca. Dicho de otra forma, muchos de los que ahora reclaman “pensiones dignas”, han sido defraudadores e insolidarios con la caja común de todos los españoles. Evidentemente no puede ser “café para todos”, España no es un régimen comunista de checa compartida, cada uno tiene que cobrar de acuerdo a lo que cada uno ha aportado. Cuando hablamos de “pensión digna”, ¿qué se pretende? ¿Qué quién menos ha pagado salga más beneficiado? Dentro de la solidaridad para con los más débiles, hay que aquilatar mucho estos temas porque igual que pueden saltar por debajo, podrían hacerlo por arriba.

En cuanto a la subida anual propuesta por los partidos de la oposición, ambos líderes saben, porque son soberbios y ambiciosos, pero no tontos, que solo hay dos alternativas: Subir los impuestos a todos, o reducir los gastos.

La subida de los impuestos, a bancos y grandes empresas, en un primer momento, ya está claramente expuesto tanto por el PSOE como por Podemos. En el primer momento y un rato más, a los particulares, en resumidas cuentas, a todos los contribuyentes, que esa es otra, ¿Cuántos viven de las subvenciones y sin trabajar durante años y años, sin aportar nada de impuestos?

En artículos anteriores exponía una serie de medidas para reducir los gastos. Muestro a continuación tres de ellos, que serían suficientes para equilibrar las cuentas de la Seguridad Social y atender a la subida anual de las pensiones.

  • Rebajar un 30% las Partidas 4, 6 y 7 de los Presupuestos Generales del Estado (Transferencias a Sindicatos, Partidos Políticos, Fundaciones opacas y otros varios).
  • Prohibir contratos de libre designación y asesores a todos los niveles de la organización del Estado, debiendo ser los funcionarios públicos de carrera los que desempeñen la dirección técnica de las instrucciones políticas que emanen de dichos Organismos.
  • Suprimir las Autonomías y toda su Administración Política. El periodista Francisco Rubiales analiza así este tema:

 

 

A España le está llegando la hora de la verdad y tendrá que elegir entre conservar el actual sistema autonómico, ruinoso, injusto e insostenible, o suprimir las autonomías para salvar el sistema de pensiones y los servicios públicos básicos, sobre todo la educación y la sanidad.

Hasta ahora el sistema autonómico y el pago de las pensiones han podido coexistir gracias al endeudamiento atroz, pero ya no se puede pedir más dinero a los mercados y habrá que elegir.

El sistema autonómico español representa el modelo de Estado más costoso y despilfarrador de toda Europa y, probablemente, del mundo. Mantener a 17 gobiernos regionales, cada uno con sus parlamentos, consejerías, empresas públicas, instituciones y funcionando como reinos de taifas no es sostenible, ni siquiera para países tan ricos como Estados Unidos o Alemania. España ha podido hacerlo hasta ahora porque se ha endeudado hasta la médula, acumulando una deuda que se acerca al 150 por ciento de su PIB anual, pero los mercados no van a permitir que España siga endeudándose mucho más porque la deuda actual ya es impagable.

Por culpa de esa distribución autonómica, España es el país de Europa con más políticos a cargo del Estado, casi 500.000, más que Francia, Alemania e Inglaterra juntos, una locura que convierte en insostenible un Estado autonómico que, además, alimenta la corrupción, la desigualdad y el separatismo.

El sistema es insostenible a todas luces, pero los políticos, que han encontrado en las autonomías un sistema para multiplicar su poder, su dinero, sus privilegios y sus lujos, no quieren prescindir de la locura autonómica y están dispuestos a sacrificar antes el sistema de pensiones, ya casi arruinado por ellos.

La sentencia andaluza “Menos autonomía y más comía” se convertirá pronto en un grito de dolor generalizado si, como parece, los políticos se empeñan en mantener las autonomías y reducir drásticamente las pensiones.

Si eso ocurre, España entrará en una etapa convulsa y peligrosa donde quedará demostrado lo que ya se sospecha: políticos y ciudadanos, en este país, son enemigos.

Me reitero. Hay que negociar y consensuar este tema de forma urgente, con visión de futuro, como estadistas, buscando el bien general del país y no el particular de los políticos.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 14-04-2018

Publicado en el Blog de Campos el 14-04-2018

 

 

 

Etiquetas: , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: