Eliminar libros

La Revista TE, del sindicato CCOO, y la página web de la federación de Educación de CCOO han publicado un “estudio” titulado “Breve decálogo de ideas para una escuela feminista”, firmado por la “artista, investigadora y educadora” Yera Moreno, y por la profesora de la Facultad de Educación de la UCM Melani Penna, formado por 19 puntos en los que piden “eliminar” libros de Neruda, Arturo Pérez-Reverte o Javier Marías, utilizar el “género neutro” con la “e”, o “prohibir el fútbol en los patios de recreo”, bajo la introducción de que la escuela “es, puede ser y debería ser” un “espacio para la revolución social, para la transformación y la subversión”.

Ni quito ni pongo rey, copio la letra para que cada uno interprete la música que más le guste.

  1. Formar al profesorado de los centros en feminismo.Un programa básico de formación del profesorado en feminismo debería incluir, al menos, los siguientes contenidos: historia del feminismo; importancia del lenguaje inclusivo; uso de un lenguaje no excluyente; desaprendizaje de la competitividad, el machismo y el heterosexismo; consentimiento y maneras de relacionarse positivamente; toma de la palabra desde la escucha y el diálogo; cuidados y afectos.
  1. Emplear en el centro por el conjunto del profesorado un lenguaje no machista, usando el femenino para hablar o el género neutro con la “e”, por ejemplo, “todes”.
  1. Incluir, al menos, la misma cantidad de libros escritos por mujeres que por hombres en el currículum de Lengua y Literatura. Ejemplos de libros y/o autoras clásicas y modernas a incluir: Virginia Wolf, María Zambrano, Emily Dickinson, Marta Sanz, Jeannet Winterson, Ali Smith, Clarice Linspector, Sarah Waters, Alice Walker, Margaret Atwood.
  1. Incluir, al menos, la misma cantidad de mujeres filósofas que de hombres filósofos en el temario de Historia de la Filosofía.Ejemplos de mujeres filósofas a incluir: Marina Garcés, Judith Butler, Donna Haraway, María Zambrano, Hipatia de Alejandría, Mary Wollstonecraft, Hannah Arendt.
  1. Feminizar la historia del arte y la cultura: existen artistas, cineastas, historiadoras del arte, fotógrafas. Nómbralas, da a conocer su trabajo. Aquí algunos nombres, para empezar: Dora Maar, Artemisia Gentileschi, Sofonisba Anguissola, Mary Cassatt, Claude Cahun, Esther Ferrer, Adriane Pipper, Zoe Leonard, Camille Claudel, Ana Mendieta, Tamara de Lempicka.
  1. Cambiar el currículum en Ciencias, habla de ellas, de sus investigaciones y aportaciones a la física, la matemática, la medicina, la astronomía. Porque Marie Curie, Ada Lovelace, Rachel Carson, y otras muchas, existieron.
  1. Eliminar libros escritos por autores machistas y misóginosentre las posibles lecturas obligatorias para el alumnado. Ejemplos de libros y/o autores machistas a eliminar de los temarios: Pablo Neruda (Veinte poemas de amor y una canción desesperada), Arturo Pérez Reverte y Javier Marías (cualquiera de sus libros). Habla de la faceta misógina de ciertos autores como Rousseau, Kant, Nietzsche. Y a mí que este párrafo y el vocablo “eliminar” me huele a la Inquisición, a la Revolución Francesa, a la Revolución Bolchevique y a Hitler. 
  1. No separar los baños entre hombres y mujeres.
  1. El currículum de Educación Física debe ser común al conjunto del alumnado. Los criterios de evaluación podrán ser diferentes en función de muchos factores, pero en ningún caso, porque la persona que vaya a ser evaluada sea mujer u hombre.
  1. Desheterosexualizar la escuela. No des la heterosexualidad por supuesta, plantéate que el mundo es enormemente diverso, y una escuela también.
  1. Tener asignaturas específicas de educación sexual, así como de equidad de género en todos los cursos de todas las etapas. Estas asignaturas específicas contemplarán, además, la formación obligatoria del profesorado en estas materias.
  1. Prohibir el fútbol en los patios de recreo. Hagamos del patio un espacio amigable, donde todo el mundo pueda ocupar, transitar y habitar ese espacio común. Dejemos fuera esos juegos competitivos que monopolizan los espacios y excluyen a quienes no participan en ellos. ¿Por qué pistas de fútbol y no pistas de baile?
  1. Eliminar los códigos de vestimenta. Enseñar, mediante talleres y en las clases, tanto al profesorado como al alumnado, a respetar a las personas, independientemente de cómo vayan vestidas. Desechemos ese prejuicio misógino de pensar que ciertas personas visten para provocar a otras. Entiende que la vestimenta, y lo que hagamos con nuestros cuerpos, forma parte de la libertad individual de cada cual, y no tiene nada que ver contigo.
  1. Eliminar la asignatura de Religión católica, porque una escuela feminista es una escuela, necesariamente, laica.
  1. Cambiar el currículum de Historia, que ha de contar la historia de las mujeres y los colectivos minorizados.
  1. Prohibir las canciones machistasen la banda musical del centro.
  1. Emplear música feminista en los centros de enseñanza. Por ejemplo, se pueden escuchar cantantes como Rebeca Lane, Crudas Cubensi, Kumbia Queers, Viruta, Alicia Ramos, La Tía Julia.
  1. Cambiar los nombres de los centros educativos. Eliminar todos aquellos nombres de centros que sean católicos o hagan referencias a militares, políticos o juristas y sustituirlos por nombres de mujeres representativas del movimiento feminista o por nombres de elementos de la naturaleza.
  1. Haz tu propia biblioteca feminista en tu centro.Lee el libro Una habitación Propia, de Virginia Woolf, y lo entenderás. Compra libros escritos y protagonizados por mujeres. Establecer a través del claustro que en el plazo de tres cursos académicos tiene que haber una cantidad similar de libros escritos y protagonizados por mujeres que de protagonizados por hombres en la biblioteca del centro.

 

 

No se si los jóvenes de hoy saben quién fue Marcelino Camacho, fundador y primer secretario general de Comisiones Obreras (CCOO) y lo que representó en el sindicalismo prohibido en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, infiltrándose en los sindicatos verticales del régimen franquista, y su papel en la Transición, por el que fue distinguido con la Orden del Mérito Constitucional en 1988. Y el recuerdo que muchos tenemos del jersey de lana que le tejió su mujer, Josefina, para paliar el frío que hacía en la cárcel de Carabanchel, dónde estuvo recluido nueve años.

Hoy debe estar removiéndose en su tumba, pensando en el conglomerado de canonjías de adicción, malos trabajadores refugiados en paraguas sindicales, subvenciones y gente que vive del cuento, de la teoría, de si una mesa se encuentra a noventa o a cien centímetros de la otra, mientras se estanca el sueldo del obrero y los abusos laborales son mucho más evidentes que aquellos que había durante su etapa de activista sindical.

 

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 24-03-2018

Publicado en el Blog de Campos el 25-03-2018

 

 

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: