Directiva de Servicios de Pago

La Directiva de Servicios de Pago (PSD por sus siglas en inglés Payment Service Providers), comenzó en 2007 con el objetivo de crear un mercado único de pagos en la Unión Europea. Revisado en 2013, PSD2, pretende normalizar nuevos métodos de pago, como los realizados online o a través del móvil.

Esta normativa entrará en vigor el próximo año 2018, y tiene que estar implementada en los distintos países y entidades financieras de la Unión Europea para el mes de septiembre. Nos apoyamos en BBVA y Search para tratar de explicar de qué va esto, de la forma más sencilla posible.

El objetivo fundamental de esta nueva directiva es crear un espacio único de servicios de pago a nivel europeo que ofrezca igualdad de condiciones y de derechos en los servicios ofrecidos en el mercado. Esto obliga a los actores del sistema bancario a replantearse su modelo de negocio para buscar nuevas fuentes de valor que aprovechen las oportunidades que surgen de los nuevos canales de información.

Los cambios conllevarán múltiples implicaciones, muchas probablemente aún desconocidas, pero la que más ruido está haciendo es la apertura por parte de los bancos de sus servicios de pagos a terceras empresas, los denominados TPPs (Third Party Payment Service Providers). Esto es: se permitirá el acceso de terceros a las cuentas de los clientes de un banco, y el inicio de pagos en su nombre, previa autorización del titular de la cuenta.

La puesta en marcha de PSD2 conllevará cambios fundamentales en la industria de pagos al dar a los proveedores de estos servicios (terceros no vinculados a las entidades) acceso a la infraestructura de los bancos para acceder a la información de las cuentas y a los servicios de pago. Supondrá una oportunidad para los propios bancos, que también tendrán acceso a la información de otras entidades, fortaleciendo y mejorando su modelo de negocio y desarrollando servicios que mejoren la experiencia de sus clientes y que ayuden, además, a la captación de nuevos clientes.

 

 

Hasta ahora, cuando se realiza una compra online, el comercio tiene que recurrir a una serie de intermediarios, como los proveedores de pagos electrónicos, que a su vez se ponen en contacto con la compañía de la tarjeta (por ejemplo, Visa o MasterCard) que finalmente cargan el cobro a una cuenta corriente.

Sin embargo, con la PSD2 el consumidor podrá simplemente autorizar al comercio para que ejecute pagos en su nombre a través de su cuenta bancaria. Esto es, el comercio y el banco se comunicarán ahora directamente utilizando una API (Application Programme Interface).

La EBA está definiendo la relación entre las entidades y las terceras partes interesadas en el uso de la información, así como la contraprestación del uso por parte de estas terceras partes de la infraestructura que provee la información propiedad de las entidades bancarias. En este contexto la seguridad de la información que se maneja sobre cuentas y sobre los pagos se convierte en un factor capital a asegurar por parte de los bancos.

Aspectos relevantes de PSD2 a considerar. La actual directiva protege los derechos del consumidor en caso de débitos no autorizados de una cuenta bajo ciertas condiciones. Los consumidores también estarán mejor protegidos cuando el monto de la transacción no se conoce de antemano. El beneficiario sólo podrá bloquear los fondos en la cuenta del ordenante cuando el ordenante haya aprobado la cantidad exacta que puede ser bloqueada. El banco del ordenante deberá liberar de inmediato los fondos bloqueados después de haber recibido la información sobre la cantidad exacta y, a más tardar después de haber recibido la orden de pago.

Por otra parte, la nueva Directiva aumentará los derechos del consumidor al enviar transferencias y remesas de dinero fuera de la UE, o el pago en monedas no pertenecientes a la UE. Se reduce la responsabilidad del consumidor en las situaciones de uso fraudulento pasando de 150€ a 50€. La nueva directiva obligará a los Estados miembros a que designen las autoridades competentes para gestionar las reclamaciones de los usuarios de servicios de pago y otras partes interesadas, como las asociaciones de consumidores, en relación con supuestas infracciones de la Directiva. Los proveedores de servicios de pago que están cubiertos por la Directiva deben disponer de un procedimiento de reclamaciones disponible para los consumidores, antes de iniciar los procesos judiciales. Actualmente se pueden emitir recargos sobre pagos realizados con tarjetas de crédito.

Con la entrada en vigor de la directiva, los recargos sobre pagos estarán prohibidos. Los proveedores de servicios de pago estarán obligados a aplicar la llamada Autenticación Fuerte de cliente (Strong Customer Authentication) en cada inicio de una transacción de pago electrónico.

Los bancos tendrán que solicitar autorización explícita a sus clientes para poder incorporarlo a esta normativa, a lo que el cliente puede dar su consentimiento, o no. Si no accede, podrá ver limitada su capacidad de pagos a través de medios telefónicos e informáticos. Y si accede, a la vez que podrá comprar a través de medios telefónicos e informáticos que conectarán directamente con la cuenta pagadora del cliente, los bancos podrán conocer los saldos y posiciones de todas las cuentas del cliente en diferentes entidades, lo que desatará una nueva guerra comercial de gestión a cualquier hora intempestiva.

Es de suponer que al principio los clientes sean reticentes a prestar su consentimiento a esta operatoria, por recelo a la seguridad de sus saldos bancarios. Pero, a medio plazo, se impondrá de uso corriente y normalizado, como se impuso en España en el año 1975 el uso y utilización de las Tarjetas de Crédito, renuente al principio y que hoy todo el mundo lleva en su cartera.

Completando novedades que afectan al cliente bancario, a últimos del mes pasado entró en vigor las transferencias gratis y exprés entre bancos europeos. Los clientes bancarios podrán realizar transferencias de dinero, hasta un máximo de 15.000 euros, entre entidades de distintos países de la zona única de pagos en euros (SEPA en inglés), de manera gratuita e inmediata. Las órdenes se procesarán en tipo real y a cualquier hora, materializándose en segundos. El establecimiento en su día del IBAN de cada una de las cuentas bancarias era por este motivo.

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 09-12-2017, núm. 2.496

Publicado en el Blog de Campos el 10-12-2017

 

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: