Silencio, se rueda

Alcalá de Henares ha sido escenario natural de multitud de películas desde los años cincuenta del siglo pasado hasta hoy mismo; sus calles y monumentos han servido para que César entrase triunfante en Roma, para que Cuéntame llegase a nuestra casa a través del televisor, o para el último magnífico anuncio de Campofrío.

Me he apuntado al casting de una que se está rodando ahora y como leo bastante bien, alto, claro y despacio, como me enseñó mi profesor D. Emiliano, me han contratado para un papel de relator, que es el que va introduciendo las distintas escenas y planos con los que luego se montan las películas.

 

 

Ver filmar una película es desolador: escenas sueltas, incoherentes entre ellas, repetición de tomas, descansos eternos, caprichos de protagonistas, interrupciones para ir al excusado, amoríos y refocilos, y mil y una situaciones que no acabamos de comprender los que no nos dedicamos a ello como sustento profesional. Voy a tratar de explicar de qué va esta, aunque no sé si sabré hacerlo, porque no acabo de comprenderla ni yo mismo.

Se trata de que Cataluña, que forma parte de España desde la Hispania Romana, que fue Condado del Reino de Aragón a través de una renuncia de los Templarios para compartir trono, apostó a perdedor hace casi dos siglos cuando Felipe V les ganó una guerra, pero ellos se empeñaron en proclamarse descendientes de la prole de Jesucristo y Magdalena, y no quieren mezclarse con los visigodos de Toledo.

De tiempo en tiempo, aparece alguien que al grito de “Libertad” (¿de quién? España está viviendo el periodo democrático más largo de su historia) y empujado siempre en la sombra por masones, pretende emular a otros masones históricos americanos que liberaron a sus pueblos de quienes les habían conquistado y sometido, nunca a quienes cabalgaban juntos a lo largo de la historia.

En esas estamos cuando Cataluña se salta toda la legalidad vigente y convoca un referéndum que ya no se lleva ni en los países bananeros: Ilegal en el fondo y en la forma, se rompen urnas antes de empezar la votación y aparecen llenas de votos, personas que votan hasta cinco veces, sin identificarse, en cualquier urna de las distribuidas, sin censo, sin recuento fehaciente, sin ninguna garantía democrática.

Las de la CUP, sin mirarse en un espejo, quieren parecerse a las eslovenas, pero secesionistas como método de subsistencia, cantan aquello de “Servir, servir, servir / al Ejército de la Nación / servir, servir, servir / con mucha dedicación”.

Hoy en día las guerras se libran en el ámbito de la información y contrainformación, y Cataluña va ganando por goleada, vendiendo al mundo una realidad desfigurada, como si fueran esclavos del Estado Español, sin que dicho Estado haya conseguido revertir la situación, incluida la pena de televisión mundial por cuatro porrazos a destiempo, implicada una conocida secesionista que manifestó que le habían roto los cinco dedos de una mano, y resultó que solo tenía una hinchazón en un dedo, de la otra mano. Quién no es activo en defensa de la verdad, será pasivo sufriendo las consecuencias.

Para impedirlo, el Estado y sus servicios secretos del CNI, no saben, o se dejan engañar, que eso no está claro en la película, que las urnas se compraron en China y se guardaban en la frontera francesa; un trapero de poca monta engaña y burla a nuestros agentes de la TIA.

Los GEOS de los Mossos custodian fuertemente al Presidente de la Generalitat, cincuenta hombres de guardia pretoriana igual que lo era la Guardia Mora franquista. Si lo detienen las fuerzas policiales españolas, que van con chalecos antibalas y armamento de guerra para defenderse de los separatistas, la policía autonómica intentaría asaltar los cuarteles de la Policía y Guardia Civil.

Cataluña, representada por una flor en un banco en el que se apoya una escoba con cara de Drácula, envía treinta millones de euros al extranjero, para financiar la independencia y a los independentistas si tuvieran que salir corriendo a Rumanía, Canadá o cualquier otro país de agradable residencia.

En el foro público de desencuentro parlamentario, Podemos demanda, vota, protege y hace proselitismo secesionista, leninista chavista, anti Constitución, dejando absolutamente claro que en el hipotético supuesto que gobernase algún día en España, sería para convertirla en una extinta Yugoslavia, comunista, arruinada y sin pan. Pobreza para todos. Y pone en evidencia que no es nada por sí solo, que si el socialismo plurinacional pasase de ellos se convertirían en un Partido marginal sin influencia alguna a nivel político nacional, salvo las trifulcas y algaradas que pudiera organizar en la calle.

Para acabar de complicar la película, el guionista ha incluido dos atentados a dos diferentes aviones del Ejército del Aire, en los que mueren sus jóvenes pilotos y los aviones caen calcinados, gasto añadido de miles de millones de euros a la Deuda Pública Española.

Ha imaginado que son atentados realizados con un dispositivo láser de alto poder y máximo grado de precisión para derribar drones, aviones y otras amenazas de baja altura, super calentando el objetivo aéreo hasta detonarlo dentro de los cuatro o cinco segundos de haber sido disparado, previo a un apagón súbito de todos los sistemas electrónicos de los aviones, por lo que los pilotos no pueden eyectarse y escapar del avión en caída libre, y dice que tiene un alcance de siete kilómetros.

Parece ser que es algo parecido al Rayo de Hierro o Keren Barzel inventado por los israelitas y utilizado por primera vez en el año 2015, cuya principal ventaja es que envía un rayo de energía concentrada, ilimitada cantidad de fogonazos, sistema miniaturizado y fácil de transportar, y muy bajo costo, apenas unos cientos de euros, por disparo.

Otro día, un coche se salta la vigilancia y guardia de la Zarzuela, dónde vive el Rey de España. Nadie dispara. ¿Para qué está la guardia? Uno de los que intervienen en la película, un secundario, dice: Igual que cuando yo hice el Servicio Militar; nos daban cartuchos de fogueo cuando entrábamos de guardia; y una bala real que guardábamos en el bolsillo por si había alguna emergencia.  La prensa publica que eran unos simples ladronzuelos. Pero un corifeo de fondo dice que eran militares de élite israelitas, que habrían pasado por el aeropuerto del Prat en Barcelona, y que para entrar en la residencia real hace falta información militar, alarmas y dispositivo de seguridad, y un gran entrenamiento militar de primer orden.

En una escena de pánico, un figurante dice: ¿Llevaba razón el del contubernio judeo-masónico, ahora conspiración sionista-separatista catalana? Se hace un gran silencio. Un traveling desplaza la cámara y apunta al infinito, dejando abierta la posibilidad de poder rodar en el futuro una segunda parte de la película, porque “Cataluña es y será una parte esencial de España”.

La verdad es que no sé cómo reaccionará el público cuando la vea, si aplaudirá o quemará el cine.

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, número 2.490

Publicado en el Blog de Campos el 27-10-2017

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: