Banca doméstica

Leo en el digital hispanidad.com que BBVA quiere hacerse con Ibercaja porque “necesita crecer en banca doméstica”. Todos los bancos están esperando que suban los tipos de interés, que yo creo empezarán a hacerlo durante el próximo año 2018, y es en esa banca doméstica, de particulares, dónde pueden aplicarse tipos de interés ajenos al Euribor, que no admiten las grandes empresas, corporaciones ni entidades estatales.

Reinando Isabel II, tras la Desamortización de Mendizábal en 1836 y la de Pascual Madoz en 1855, acogiéndose a la ley sobre Bancos de Emisión de enero de 1856, la Junta de Comercio de Bilbao, liderada por la familia Ybarra, promueve y funda jurídicamente el 19 de mayo de 1857, el Banco de Bilbao, con un capital de 8 millones de reales, en acciones de 2.000 reales, que fue cubierto por un total de 106 accionistas, como banco de emisión y descuento. En 1878, con Cánovas del Castillo, pierde la facultad de emitir billetes propios y se reorganiza como banco de préstamos y descuento. Fue el primer banco que abrió sucursales en el extranjero, París en 1902 y Londres en 1918.

El Banco de Vizcaya se funda en 1901, como consecuencia de una escisión en las fuerzas financieras vizcaínas (problemas entre familias) y de su alianza con nuevos empresarios, participando varios consejeros del Bilbao en su constitución. El 01 de octubre de 1988 se firma la fusión del Banco de Bilbao y el Banco de Vizcaya para crear BBV.

Corporación Bancaria de España (CBE) se constituye en 1991 como sociedad estatal y entidad de crédito con estatuto de banco. Argentaria inicia su historia con un modelo de banca federada, pero en 1998 se integran Corporación Bancaria de España (ya privatizada vía OPVs), BEX (fusionado con BCI), BHE y Caja Postal en un solo banco: Argentaria.

BBV y Argentaria se fusionan, por absorción de la segunda por parte de la primera, el 25 de enero del 2000, cambiando la denominación social a BBVA y creando lo que hoy es uno de los más importantes grupos financieros de Europa.

Alguien que conoce bien esa empresa, es bueno tener amigos aunque sea en el infierno, me dice que después de luchas fratricidas y fusilamientos laboral de todo tipo de sexos y colores, Argentaria aportó unos magníficos empleados del Banco Exterior de España y multitud de problemas de carteros metidos a bancarios y créditos del Banco Hipotecario de cuyo cobro se había olvidado durante muchos años; Banco de Vizcaya aportó rentabilidad en operaciones puntuales, banca de operaciones y no de clientes, y unas magníficas relaciones con el Gobierno derivadas del capote que le echó en su día con el tema de Banca Catalana, creada en 1959 por Florenci Pujol Brugat, su hijo Jordi Pujol y Francesc Cabana i Vancells, cuñado de Jordi Pujol, primer problema gordo de la banca en España, tapado por Felipe González y salvado por un verdadero banquero, que ese sí que sabía de esto, Alfredo Sáenz; Banco de Bilbao aportó una banca de clientes y la mejor red de banca comercial de España.

Una vez liberada la apertura de sucursales bancarias por parte del Banco de España, en los primeros años de los setenta del siglo pasado, todos los bancos empezaron a abrir oficinas en las ciudades más importantes. Hasta ese momento, las plazas bancarias se dividían en: 1) Bancables: En aquellas que estaba establecidos el Banco de España; 2) Semibancables: En las que había más de cinco bancos establecidos; 3) Pueblos bancarios: En los que había algún banco sin llegar a cinco; 4) Pueblos: En los que no había ningún banco establecido. Por ejemplo, a primeros del año 1973 Alcalá de Henares era “pueblo bancario”, porque solamente estaban establecidos el Banco Santander, el Central, el Hispanoamericano y el Vizcaya. En 2010 llegó a casi cien oficinas bancarias, para una ciudad de algo más de doscientos mil habitantes.

En esos años, fue el Banco de Bilbao el primero que envió a sus comerciales a Europa a captar los ingresos de los emigrantes españoles que marcharon en busca de una nueva vida, pero que transferían las divisas a su cuenta en España. Y el que montó una extraordinaria red de “Corresponsales” en todos y cada uno de los pueblos de la geografía española.

Me cuenta este amigo, que un corresponsal de aquella época se encargaba de representar al banco en el pueblo, cobraba las letras que se le enviaban a tal fin, recogían las peticiones de préstamos y captaban pasivo, principalmente en cuentas corrientes, de ahorro e imposiciones a plazo fijo, sin productos complejos ni letras pequeñas, todo absolutamente claro y sin engaño de ningún tipo.

Realizaban su función a partir de la caída de la tarde, cuando acababan su trabajo como camareros, ganaderos o agricultores, que eran los que más conocidos tenían en cada pueblo, tratando de caminar por las sombras, para que nadie se enterara de a quién iban a visitar para que no se descubriese quienes eran clientes. Acompañados de los gestores comerciales de la oficina del banco correspondiente, sin horas y dedicación total al trabajo, que volvían a la una o las dos de la mañana, en coche por esas carreteras del franquismo, con un maletín que muchas veces contenía dos o tres millones de pesetas. Y nunca pasaba nada. Evidentemente, hoy sería imposible, pues serían atracados todos los días y los malhechores puestos en libertad en setenta y dos horas.

Aquellos comerciales sabían la historia y los condicionantes de cada cliente, sabían cuántos proveedores y de qué importe a pagar, cuándo se casaba un hijo y qué necesidades tenían todos y cada uno de ellos. Y les preguntaban por su mujer, o por su marido, y por los estudios de sus hijos, y por cuánto dinero iba a necesitar para la próxima cosecha, y … no llamaban por teléfono a sus clientes a horas intempestivas tratando de colocar productos irreconocibles a ahorradores de toda la vida.

 

 

Todo cambia. La banca también. Prejubilaron a empleados con mucho conocimiento y rango, reacios a crecer cifras a base de conceder préstamos a todo aquel que atravesaba la puerta de cualquier oficina, por personal joven, con mucha ambición y sin fuerza moral ni profesional alguna para llevarle la contraria al superior. Vino la crisis, anunciada para quienes sabían algo de esa profesión.

Ahora BBVA lleva invertidos miles de millones de euros en tecnología punta, oficinas sin papeles, banca por internet, telefónica, reconocimiento por la huella dactilar, y otros muchos aspectos de futuro a los que todos tenemos que estar abiertos.

Pero todavía hay mucha gente que no percibe, no puede, con esa tecnología. Necesita el trato directo, la banca doméstica de toda la vida, el conocimiento de la persona en la que confiar cuando pueda surgirle algún problema.

¿Significa esto una marcha atrás en la banca de nueva tecnología? No. Es un complemento absolutamente necesario a esa banca absolutamente necesaria que es el trato personal a particulares, el conocimiento del cliente sin tener que mirar en el ordenador, recuperar la confianza mutua cliente vs director o gestor del banco, igual que si fuera un sacerdote, un notario o un médico.

No quiero terminar estas líneas sin dar las gracias a mi amigo que, sin transgredir el secreto profesional, me ha puesto al día de estos temas.

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 23-209-2017

Publicado en el Blog de Campos el 23-209-2017

 

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: