Iguales ante la ley

El colectivo ARRAN es una organización juvenil independentista catalana, grupo radical adscrito a la extrema izquierda, que se presentó en sociedad en el año 2012 y desde entonces ha reivindicado la autoría de una parte de los ataques que, en forma de pintadas, rotura de cristales, y lanzamientos de pintura, se han producido en distintos puntos de la geografía catalana y en Baleares contra las sedes de los partidos contrarios a la secesión de Cataluña (PP, PSC y C’s) y, actualmente, contra el turismo y a favor de la nacionalización de hoteles y grandes complejos vacacionales de Cataluña. Y la quema de un autobús turístico en Barcelona, sin que hasta la fecha (escribo estas líneas más de un mes posterior a que ocurrieron los hechos) se haya detenido a nadie por este motivo. Ideológicamente, a favor del Islán y en contra del cristianismo.

 

Ha publicado una guía en internet titulada Manual de Okupación – Manual d’okupació, el jovent contruïm alternatives que, en cincuenta páginas, enseña a elegir las viviendas a ocupar, forzar puertas, reventar cerraduras, pinchar la luz y el agua, y cómo reaccionar ante la presencia de la policía.

Hay que elegir las viviendas de las existentes en el stock de los bancos, que diluyen las diligencias de lanzamiento y, normalmente, deben las cuotas de la Comunidad de varios meses, o incluso años. Y estar preparados, con apuntes a pie de calle y planos correspondientes, de por dónde pueden venir las Fuerzas de Orden Público y prever una ruta de fuga.

Elegir pisos que no supongan grandes esfuerzos de trabajo, evitando edificios en rehabilitación o ruina, bloqueando el tráfico en el momento de la okupación para cubrir las espaldas del grupo de entrada. “Un coche estropeado con el capó abierto, alguien bebido que se caiga en medio de la calle… Utilizad la imaginación”. Llevar encima todo lo necesario para no tener que salir durante los tres primeros días y evitar un desalojo exprés. “Si se superan, habrá pasado la tormenta”. Y para superarlos, es necesario limpiar, arreglar parte de la casa, pinchar la luz y “solucionar los problemas” de la instalación eléctrica.

Enseña cómo forzar la cerradura agujereándola con un taladro, emplear una palanca o un pie de cabra para abrir la puerta. Engancharse a la luz comunitaria: “El cable que lleva la electricidad de entrada se llama fase y es de color negro, el de salida se llama neutro y es de color azul, y el de color verde o rojo es la toma de tierra”.

 

 

“Nunca hay que dejar entrar a ningún policía, de uniforme o de paisano, si no tiene una orden judicial y, aunque la tenga, es mejor apuntalar la puerta”, y añaden que el siguiente paso en esa situación será hacer un llamamiento convocando una concentración ante la casa ocupada para presionar a la policía y que desista. Si los agentes utilizan “técnicas represivas”, su única respuesta debe ser la denuncia pública de la represión que desde el ayuntamiento y las instituciones se hace hacia la okupación y hacia los jóvenes “que toman conciencia de su derecho a la vivienda y pasan a ejercerlo de forma autogestionada”. O sea, pena de telediario y medios afines, invirtiendo la carga de la prueba.

También incluyen un apartado en el que alertan de los delitos de los que pueden acusarles, como usurpación, daños, robo con fuerza sobre las cosas, desórdenes públicos, resistencia, desobediencia, violación de domicilio, fraude del fluido eléctrico y atentado a la autoridad, entre otros. “Se da cuando ejerces fuerza contra la policía, pero no es necesario, bastaría con insultarlos, intimidarlos o ejercer resistencia activa grave”.

Pienso en voz alta y me pregunto a mí mismo: Si esto lo hubiera publicado una Peña de las Ferias de mi pueblo, ¿habría intervenido la policía y la Fiscalía correspondiente? Si lo hubiera hecho un pelotón de La Legión, ¿habría intervenido el JEMAD? Si lo hubiera hecho una Asociación de Vecinos de Villamonte de Arriba, ¿se hubiera permitido? ¿Somos o no somos todos iguales ante la ley? Parece que, en Cataluña, no. Empezando por la Generalitat, que utiliza como papel higiénico las sentencias del Tribunal Constitucional, pasando por el gran líder Pujol, que parece ser no ha roto un plato en toda su vida, hasta estos pequeños monstruos, algunos hijos de ricos que viven desahogadamente en chalets con piscina privada, que atacan la convivencia diaria y socaban la riqueza que aporta el turismo.

Más arriba y mucho más grave, las personas e instituciones que dirigen la secesión catalana y su problemático encaje jurídico. El desencuentro, en todos los aspectos, entre españoles, es cada vez más evidente.

En esta ocasión, solo recordar cómo actuó la República Española en una situación semejante: Sin debilidad ni crueldad, pero enérgicamente.

En la exposición de motivos que se reflejan en el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra, nº 232, domingo 07-10-1934, a la que sigue el Decreto de declaración del estado de guerra, de la Gaceta nº 280, firmado por D. Niceto Alcalá-Zamora y D. Alejandro Lerroux, Presidente de la República y Presidente del Consejo de Ministros, Partido Republicano Progresista y Partido Republicano Radical, respectivamente, se dice textualmente:

“En Cataluña, el Presidente de la Generalidad, con olvido de todos los deberes que le impone su cargo, su honor y su responsabilidad, se ha permitido proclamar el Estat Catalá.

Ante esta situación, el Gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el estado de guerra en todo el país.

Al hacerlo público, el Gobierno declara que ha esperado hasta agotar todos los medios que la ley pone en sus manos, sin humillación ni quebranto de su autoridad. En las horas de la paz, no escatimó transigencia.

Declarado el estado de guerra, aplicará sin debilidad ni crueldad, pero enérgicamente, la ley marcial.

… / …

Todos los españoles sentirán en su rostro el sonrojo de la locura que han cometido unos cuantos. El Gobierno les pide que no den asilo en su corazón a ningún sentimiento de odio contra pueblo alguno de nuestra Patria. El patriotismo de Cataluña sabrá imponerse allí mismo a la locura separatista y sabrá conservar las libertades que le ha reconocido la República bajo un Gobierno que sea leal a la Constitución”

Esperemos que, ochenta años después, se solucione el mismo problema, con equidad, justicia e igualdad entre todos los españoles, sin experimentos soñados en noche de ayuntamiento frustrado, sin sangre, pero con plena autoridad de corrección a quien transgrede la ley.

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de ALCALÁ DE Henares, nº 2.483, pág. 13 del 09-09-2017

Publicado en el Blog de Campos el 11-09-2017

Etiquetas:, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: