Yo sí tengo miedo

Yo sí tengo miedo. El sábado pasado estuve en Barcelona, en dónde trabajé cinco años en la madurez de mi vida, fui feliz y me dio un idioma de entendimiento fraternal. Junto al Rey y al Presidente del Gobierno, apoyando la libertad y la Constitución, y contra quienes pretenden, de una u otra forma, transgredirla, contra aquellos que abuchearon al Rey y mostraron banderas estrelladas masonas de cinco puntas (esteladas), gritos de independencia, insultos e improperios que tuvieron que soportar estoicamente las máximas autoridades del Estado Español, en un día en el que se politizó una manifestación contra el terrorismo, convertido en un esperpento independentista que pone en evidencia, definitivamente, la hispanofobia de una parte de los catalanes y el enfrentamiento, todavía incruento, guerra civilista del siglo XXI.

Destaco, por tratarse de un Partido Político a nivel nacional, las manifestaciones de Pablo Iglesias, dijo que era libertad de expresión; y mi libertad de expresión me dice que él es un ser despreciable, que además aprovechó la ocasión para una reunión con masones, que no masonería en general, para seguir deconstruyendo la unidad de España.

 

 

El servicio de orden de la manifestación era de la ANC, absolutamente controlada por los separatistas, incluso con escrache de esteladas detrás de las autoridades. Conato de agresión a un grupo que portaban banderas de España, radicales secesionistas rompiendo carteles en castellano, a mí me gusta más decir español, expulsión de dos ciudadanos judíos que portaban una bandera de Israel, ni una pancarta en contra del terrorismo, ni un recuerdo de los fallecidos ni de los heridos que quedarán tullidos de por vida, ese Diputado de la CUP, que tiene dos casas, seis fincas rústicas y tres locales comerciales, partidario de la okupación, que dice que “los yihadistas son gente trabajadora de Cataluña”, en resumidas cuentas, un acto de repulsa contra España, con premeditación, alevosía y tratando de transmitir al mundo que Cataluña no necesita a España para hacer frente al yihadismo, del que quiere aprovecharse para su pretendida independencia.

Dejé Barcelona en el año 2013. Entonces, no había ningún problema en que te contestaran en castellano cuando tú hablabas en castellano. Ahora, no lo he visto así. Gente de todas edades, clases y colores, mirando con odio marcado en sus rostros todo aquello que no es catalán, ojos encendidos y gritando, también con odio, contra cualquier cosa que ataña a España, haciéndola culpable de su quiebra financiera y de todos los males que pudieran imaginarse. Independencia sí, pero manteniendo privilegios, sin fronteras, doble nacionalidad, pago pensiones acumuladas, impago de deuda real y avalada por el Estado, etc….

 

 

Una cosa buena observé, los Mossos se cuadran ante el Rey, la unión entre todas las policías, nacionales y autonómicas, de uniforme y de paisano, en cuyas actuaciones futuras a corto plazo estará el que haya, o no, derramamiento de sangre.

El tema musulmán en Europa es su colonización lenta, pero sin pausa, utilizando la democracia de los países que los acogen, para implantar su religión y la dictadura que ellos representan, probablemente válida en los años de su nacimiento (no comer cerdo, por la triquinosis, limpiarse después de defecar con una mano y comer con la otra, lavarse antes de orar es obligar a mantener aseo corporal, casarse con varias mujeres es satisfacer a quienes no había suficientes hombres para ello, luchar por la expansión y la comida, etc, etc….), está hoy fuera de cualquier democracia entre iguales, del respeto a todas las personas y a todos los pensamientos.

Fue la periodista y escritora italiana Oriana Falacci (1929-2006) la primera que alertó sobre la expansión de los musulmanes en Europa, costumbres distintas, diferente idiosincrasia, dominación del hombre sobre la mujer, obediencia absoluta a su Dios, que prevalece sobre las leyes de la naturaleza y las judiciales, empezando por el propio nombre muslim, que significa “que se somete” a la Ley de Alá, en la que el Corán ordena que se juzgue con ella, y reprende a quien no legisle con ella, describiéndolo como un impío, perverso o infiel.

El Estado Islámico amenaza a España: “Os vamos a matar a todos” … ”Que los gobiernos cruzados estén preparados para el incremento de las pérdidas de esta guerra y la pérdida de dinero”. Según Nostradamus y sus profecías, Barcelona, Baleares, Zaragoza, León, Córdoba y Sevilla son las ciudades españolas que sufrirán los rigores de la guerra, III WW en la que, aunque no queramos reconocerlo, ya estamos.

En Barcelona se han juntado dos de los grandes problemas que tenemos hoy en España, bombas con espoletas retardadas, una primera explotada por los musulmanes asesinos (que no son todos los musulmanes), y otra a punto de explotar por los secesionistas catalanes (que no son todos los catalanes), y que nos va a ocupar los próximos meses.

He visto demasiado odio y ganas de sangre en Barcelona. Ni fuimos tantos, ni tan unidos. Ojalá me equivoque, pero veo el mayor problema que hemos tenido en España desde el momento de la Transición.

Antonio CAMPOS

http://www.es.ancamfer.wordpress.com

 

Publicado en el Blog de Campos el 31-08-2017

A publicar en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares el 02-09-2017

 

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: