Todo a Cien – 243 Salud, democracia y libertad

 

Han pasado los minutos de silencio, las banderas a media asta, las condolencias internacionales, la solidaridad sin compromiso, los muertos están muertos para siempre, habrá muchos tullidos entre los heridos, se seguirán dando subvenciones a quienes han llegado a España a conquistarla con nuestra democracia y sus ovarios, y ahora, ¿qué? Nos van ganando quince a cinco en muertos, y ni fichamos refuerzos para mejorar nuestro equipo, ni tomamos medida alguna para contrarrestar al contrario y, lo que es peor, vivimos con miedo, con la policía patrullando por todas las ciudades con sus armas largas en situación de disparo inmediato, y con defensas antitanques disfrazadas de grandes jardineras en todos los accesos a lugares peatonales, ciudadanos que solo “quieren vivir libres y en paz” como se cantaba en la Transición.

Es una de las serpientes que hemos dejado crecer en nuestro país, alentada además por Partidos secesionistas catalanes que han visto en ellos una fuente de votos de madrasa, مَدْرَسَة independentista, ¿no es raro que el día del atentado en Las Ramblas no hubiera ningún mantero allí, cuando están todos los días y a todas horas?, y por algún otro Partido Político nacional que no suscribió en su día el pacto antiyihadista.

Coinciden en este caso otras situaciones consentidas y no penadas por quienes tienen el mando a todos los niveles, municipales, autonómicos y estatales. Los asesinos estaban de okupas en una vivienda propiedad del Banco Popular; y España dividida en dos grandes grupos políticos indeseables, la ultraderecha y la ultraizquierda (aunque a esta última los periódicos la llaman radicales), que se pelearon en Barcelona a los gritos de “stop a la islamización de Europa” unos, y “vosotros fascistas sois los terroristas”, los otros. Como el objetivo de ambos es implantar una dictadura, ¿no estarían mejor prohibidos, como en otros países que tienen una democracia más antigua que la nuestra?

Si lo que hacemos es solamente lamentarnos, moriremos de rodillas, de un tajo en el cuello y con nuestras mujeres con burka y como esclavas sexuales. Alguien, de los que viven del cuento y quieren apoderarse de lo poco que tienen los que no han hecho en toda su vida nada más que trabajar, dirá que eso es racismo. Probablemente no saben lo que es el honor, morir de pie en vez de arrodillado y vencido.

Debemos estar preparados por lo que se nos puede venir encima.  Soldados, la patria/nos llama a la lid/juremos por ella/vencer o prefiero morir. /Serenos, alegres, /valientes, osados, /cantemos, soldados, /el himno a la lid. /Y a nuestros acentos/el orbe se admire/y en nosotros mire/los hijos del Cid.

Salud, democracia y libertad.

 

 

Publicado en el Blog de Campos el 21-08-2017

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: