Los bancos no van bien

Fue José Ángel Sánchez Asiaín el promotor de las fusiones, la modernización y el pionero de la banca actual, y al que oí, en persona, las dos frases siguientes:

  • Si los Bancos van bien, el país va bien.
  • Los empleados son el mejor activo que tiene el Banco.

De aquello han pasado casi cuarenta años, y en la banca actual, ni una ni otra cosa tienen cabida.

La poca rentabilidad de la banca, en contra de lo que piensan y dicen algunos ignorantes del tema, incide, y amenaza, a toda la economía española. La antipatía y resentimiento a todo aquello que suene a sector financiero, es patente, y no se es consciente que, sin financiación bancaria, buena, cobrable dineraria y puntualmente, no hay inversión; sin inversión no hay trabajo de calidad; y sin trabajo de calidad no hay poder adquisitivo para un estado de bienestar.

Se confunden Sociedades de Capital Privado, cuyo primer objetivo es dar beneficio a sus dueños (sus accionistas), con una ONG o subvenciones estatales a fondo perdido en la que una minoría, pero importante, que no paga ni tiene intenciones de pagar nunca, perjudica a esa mayoría que sí asume sus compromisos de pago. Y el Gobierno, y la oposición, “compran la paz social” protegiéndolos con leyes a las que van ampliando plazos para que ni paguen ni haya lanzamiento de los morosos, gratis total, todo a costa de los que sí pagan.

La alternativa al problema actual, son las viviendas sociales de los tiempos de Franco, eran dignas pero humildes, se pagaba muy poco y al cabo de muchos años eran de los inquilinos, pero lo peor es que son de una época innombrable, como los pantanos, los hospitales, la Seguridad Social o las pensiones.

El “problema inmobiliario” de la banca, sigue sin arreglarse, pese a los traspasos realizados al FROB, vía SAREB,  y a las diferentes mercantiles de tenencia y comercialización que la mayoría de los bancos tienen. La mora sigue siendo de dos cifras en diferentes bancos, y su cobertura (porcentaje de provisión con cargo a sus cuentas de resultados) del 44,8% de media. Como “bancos buenos” destacan el Santander con el 3,7% de Mora y el 48,3% de cobertura, y el BBVA con el 4,9% de Mora y el 48,4% de cobertura.

A esa situación hay que añadir los tipos de interés cero o tendente a cero; otros competidores (Amazón, Alibabá …) y unos márgenes muy escasos en operaciones al por menor. La aplicación del interbancario o del Euribor se inició en grandes operaciones corporativas que, en muchos casos, por su calidad y volumen, hubieran podido acceder por sí mismos a esos mercados. Pero como otras muchas cosas, se aplicó a operaciones pequeñas de particulares como si un importe de, por ejemplo, un millón de euros, tuviera que machearlo cualquier banco. Era la competencia desmedida, crecer más que el otro, salir muy bien en la foto, confundimos valor y precio, “bonus” para todo el mundo. El último ejemplo de incapacidad de gestión ha sido el Banco Popular, comprado por un euro por el Banco Santander antes que quebrara.

Pongamos un ejemplo: Una hipoteca de doscientos mil euros, a plazo de veinticinco años, a Euribor más un punto, TIN primer año efecto comisión del 2,45%. El/los clientes dejan de pagar al año y medio. ¿Saben cuántas hipotecas nuevas habría que dar, y que pagasen todas, para recobrar ese impago? Aproximadamente, quince millones de euros. Eso, sin tener en cuenta los gastos ahora de moda: Tasación, notaría, registros …, los problemas para los desahucios de avalistas, y la aprobación en el Congreso de Diputados de la suspensión de los desahucios de vivienda habitual para familias en situación de vulnerabilidad hasta el año 2020.

En ese decreto se recoge también una ampliación del concepto de familias vulnerables, hasta ahora aquellas con hijos menores de tres años, a unidades familiares con hijos menores de edad. También se recoge ahora como beneficiarios la unidad familiar monoparental con hijos a cargo, en vez de con dos hijos, y se amplía el supuesto de situación de desempleo, al eliminarse el requisito de haber agotado las prestaciones.

Por otra parte, con esta norma se amplía al Código de Buenas Prácticas el criterio de unidad familiar en que exista una víctima de violencia de género y los hogares en los que convivan una o más personas que estén unidas con el titular de la hipoteca o su cónyuge por vínculo de parentesco hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, y que se encuentren en situación personal de discapacidad, dependencia o enfermedad grave.

¿A quién o quiénes van a conceder los bancos préstamos hipotecarios, con todos estos condicionantes? Básicamente, a aquellos que compren sus inmuebles en Cartera, pues es mejor que paguen al menos un año que tenerlos improductivos y en peligro de que los okupen, que no está penalmente contemplado, pero sí que es la ley del más fuerte, apoyados por los más ultras.

¿Han intentado adquirir una vivienda en una promoción nueva? La promotora incluye en el contrato de compra venta privado la siguiente cláusula: El Promotor no tiene responsabilidad alguna en cuanto a la aceptación o no por la entidad bancaria de la subrogación del comprador en el préstamo hipotecario que financia la promoción. Así, la compraventa de viviendas nuevas descendió un 21,5% en tasa interanual a abril 2016.

Está en estudio por el Gobierno una nueva LEY HIPOTECARIA que, supongo, va a dar mucho trabajo al Congreso, porque los Bancos no invertirán sin seguridad jurídica, y algunos Grupos Parlamentarios tienen su clientela entre quienes no pagan las hipotecas.  

El otro tema, el de la concentración bancaria, la informatización, la robotización, la banca telefónica, internet, cajeros automáticos, estandarización de operaciones, scoring con retroalimentación y ratios de todos y cada uno de los clientes, junto a personal poco especializado, que consultan con su SOS Center cualquier operación que no sea sota, caballo y rey, lo ha arreglado Mario Draghi el pasado mes de mayo de un plumazo: “La única solución para que los Bancos mejoren en eficiencia es más despidos”. Más alto se puede decir, más claro, no. Además, una vez pre y jubilados los empleados de banca más antiguos y que más dinero ganaban, a los actuales, con la ley actual, se les despide con poco dinero. Y todo aquel empleado que no obtenga el Certificado MiFID II, que se vaya buscando otro trabajo.

El Presidente de BBVA ha dicho que una sucursal maneja unos 5.000 clientes en la actualidad, que el objetivo de rentabilidad está entre 35.000 y 45.000 clientes por oficina, y que “la entidad que preside es mastodóntica y con su tamaño, empleados y estructura, no es capaz de competir en los tiempos que se avecinan con entidades mucho más eficientes”.

En cuanto a los empleados del Banco Popular, EL CEO del Santander ha dicho que se mantendrá la plantilla hasta su total integración en el banco matriz. Conociendo el paño, un año y cinco mil empleados despedidos, de una u otra forma, y de uno y otro banco.

Por cierto, a los empleados del Popular les presionaron a comprar acciones en la última ampliación de capital, con préstamos dados por la propia entidad. Ahora se encuentran sin acciones y con un préstamo que pagar. Y hasta ahora no he visto que los Sindicatos (que estarán pensando en salvarse ellos de la “limpieza laboral” que va a hacer el Santander), hayan abierto la boca. Existe un precedente histórico: Banca Más Sardá hizo lo mismo hace años; cuando lo compró el entonces Banco de Bilbao, restituyó el dinero a los empleados.

 

 

No hace mucho estuve en Alemania como observador de este tema y pude ver muchas menos oficinas bancarias que en España, pero más grandes, concebidas como diez, doce, quince cabinas individuales dotadas de una máquina que realiza todo tipo de operaciones, a instancia, conocimiento y tecleo del cliente, instintivas y con bloqueo al siguiente apartado si el anterior está mal contestado, y al final de la sala, sola en una mesa, una señorita informadora por si algún cliente tiene alguna duda. Y en la planta superior, o en la misma planta baja pero separada por una decoración que confundía al profano, el acceso a la banca personal. Allí había especialistas que hablaban inglés, francés, español y otros idiomas. Horario de 10:00 a 13:30 y de 14:30 a 18:00 horas. Cobran comisiones por todo, incluso por abrir una cuenta corriente.

Yo no digo que esto vaya a ser así en España mañana, pasado o de aquí a tres años. Pero será.

Antonio CAMPOS

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, núm. 2.474, pág. 9

Publicado en el Blog de Campos el 18-06-2017

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: