No mata el veneno sino la dosis

 

Medicina del médico de cabecera. No hace tantos años se utilizaban estos productos en la medicina del “médico de cabecera”. Mejor ¿antes o ahora?

 

Heroína Bayer

 



Un frasco de heroína Bayer. Entre 1890 y 1910, la heroína era divulgada como un sustituto no adictivo de la morfina y un remedio contra la tos para niños. 

Vino de coca

  

 

El vino de coca Metcalf era uno entre la gran cantidad de vinos que contenían coca, disponibles en el mercado. Todos afirmaban que tenían efectos medicinales, pero indudablemente que eran consumidos por su alto valor “recreativo”.
Vino Mariani

 

 

 

El Vino Mariani (1865) era el principal vino de coca de su tiempo.
El Papa León XIII llevaba siempre un frasco de Vino Mariani consigo
y premió a su creador, Ángelo Mariani, con una medalla de oro.

 

 

Maltine

 

 

Este vino de coca, fue fabricado por Maltine Manufacturing Company de New York. Obtuvo diez medallas de oro. La dosis indicada era: “Una copa llena junto con (o inmediatamente después de) las refacciones”. Niños en proporción.

Propaganda




Un pisapapeles de propaganda, de C.F. Boehringer & Soehne (Mannheim, Alemania), “los mayores fabricantes del mundo de quinina y cocaína”.
Este fabricante tenía el orgullo de su posición de líder en el mercado de la cocaína.

Glyco-Heroína

 


 

Propaganda de heroína Martin H. Smith Company, de Nueva York;
La heroína era ampliamente usada no solo como analgésico, sino también como remedio contra el asma, la tos y la neumonía. Mezclar heroína con glicerina (y comúnmente azúcar y saborizantes) volvía más agradable el sabor del opiáceo amargo para su consumo por vía oral.

 

Opio para el asma

  


 

Este National Vaporizer Vapor-OL estaba indicado “Para el asma y otras afecciones espasmódicas”. El líquido volátil era colocado en una olla y calentado con una lámpara de queroseno.

 
Tableta de cocaína (1900)




 

Estas tabletas de cocaína eran “Indispensables para los cantantes, maestros y oradores”. También calmaban el dolor de garganta y tenían un efecto “reanimador” para que estos profesionales rindieran al máximo en sus performances.

“Gotas de Cocaína para el Dolor de Muelas. Cura instantánea”

 


 

Las gotas de cocaína para el dolor de muelas (1885) eran populares para los niños. No solo acababan con el dolor, sino que también mejoraban el “humor” de los usuarios.



Opio para bebés recién-nacidos

 


 

¿Usted cree que nuestra vida moderna es confortable? Antiguamente para aquietar a bebés recién nacidos, no era necesario un gran esfuerzo por parte de los padres, pero sí era necesario algo de opio.


Este frasco de paregórico (sedativo) de Stickney and Poor era una mezcla de opio y alcohol, distribuida del mismo modo que los condimentos por los cuales la empresa era conocida.


Dosis:

para niños de cinco días… 5 gotas.

para niños de 2 semanas, 8 gotas.

para niños de 5 años, 25 gotas

para adultos una cucharada llena. El producto era muy potente y contenía 46% de alcohol.

 

Publicado en el Blog de Campos el 27-05-2017

 

 

 

 

 

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: