Cambiar la Constitución Española

¿Te acuerdas de mí, amigo? Soy Perico, el del asueto tabernario, el que me levanto cuando quiero, como cuando me apetece y duermo cuando tengo sueño, y no tengo que dar explicaciones a nadie; con mi pensión me mantengo, ni doy ni nadie me da, soy verdaderamente libre. Y bebo mi gazpacho diario con dos dedos de ginebra, MG, seca, que creo es lo que me mantiene tan tieso. Siéntate, hombre, siéntate.

Todo el mundo quiere cambiar la Constitución, ¿todo el mundo? Yo creo que quienes quieren cambiarla son aquellos que no la respetan: separatistas, podemitas, antisistema, antiglobalización, anticapitalistas, y resto de nueva casta empeñados en la revolución para perpetuarse en el poder.

Todo el mundo habla, pero nadie dice qué quiere cambiar, qué es lo que quiere mejorar y para quiénes, qué artículos son los que pretenden acrecentar para la felicidad de la mayoría de todos los españoles.

¿No será que la minoría, que grita más, se moviliza más y habla como si estuviera en posesión absoluta de la verdad, lo que pretende es su modificación, aquella que le pueda permitir su único y unidireccional deseo?

 

const

 

Los separatistas lo único que quieren es el secesionismo. Hasta ahora han venido diciendo que no había diálogo con el Gobierno. Ya lo hay. Es igual, es echar agua al mar. Es su medio de vida y su protección ante la ley. El clan Pujol sirve de ejemplo. Negociación, sí. Pero el incumplimiento de las leyes es manifiesto en muchos casos, y no pasa nada. Aparca mal en cualquier calle de cualquier ciudad y ya verás lo que tarda un coche de la Policía Municipal en ponerte una multa. Entre una y otra acción, hay diferencia. Negociación, sí. Pero contundencia en la aplicación de la ley, una vez se llegue a ninguna parte en las negociaciones. “Es un golpe de estado a cámara lenta sin respuesta del Gobierno”, ha dicho Alfonso Guerra.

La amalgama podemita, perroflautas, vividores de la nada, cotizantes cero, universitarios, exjueces, exmilitares, presentadores de televisión propietarios de muchas viviendas, periodistas de la causa, actores que acuden a la clínica judía más cara del mundo a que nazcan sus hijos, y algún amigo mío desde hace veinte años, quieren la independencia de algunas CCAA’s (divide y vencerás, reinos de taifas del siglo XXI), pensamiento leninista de igualdad entre el cabo y el general, entre el ordenanza y la Sra Botín, el papá Estado debe pagarme todo por el solo hecho de haber nacido, piensan en acabar con la propiedad privada, y soliviantan a las masas con una interpretación torticera del artículo 47 de la Constitución:  “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada …/…”

Eso no quiere decir que no se paguen las hipotecas a los bancos, aunque bien empleado les está por haberlas concedido jóvenes ejecutivos dinámicos y agresivos que anteponían su bonus anual a la solvencia de la empresa y que, en muchos casos, fueron ascendidos antes que saliera ardiendo su oficina. Son “los poderes públicos”, no las empresas privadas, quienes tienen que solucionar el tema.

Los antisistema quieren derogar todo, la Constitución, la Ley, viva la anarquía, la okupación y hacer lo que les venga en gana, de forma violenta y radical. Todo son derechos, nada de obligaciones, nosotros somos el centro de la tierra, como hace siglos la tierra era el centro del sol. Pero utilizan las leyes en sus agujeros más débiles.

En el resto de la nueva casta incluyo, dice Perico, al Partido Socialista actual, mi antiguo partido, en manos de los satélites autonómicos, que dicen una cosa allí y otra aquí, porque sus Diputados diluyen el fracaso electoral. Hasta tal punto que se han unido a los separatistas para que los secesionistas no puedan ser juzgados por el Tribunal Constitucional. Un Partido con, al menos, tres candidatos a líder, si finalmente no se define el maño, que ninguno de los tres ha trabajado en la empresa privada, gane cuál de ellos sea, es un partido dividido en busca del poder personal, sin definir clara y públicamente su verdadera ideología, amparándose en un vago concepto de “izquierdas” que igual sirve para construir Estado que para destruirlo. Además, el Partido Popular lo tiene cogido por cierta parte, que “viene el lobo” de unas elecciones anticipadas.

Ciudadanos sigue buscando su sitio, moviéndose al ritmo de las olas políticas. Y el Partido Popular, bastante tiene con que no le descabalguen de sus muchos años en sillones de cuero, sigue sin poder solucionar dos problemas fundamentales: El trabajo y el paro, y en consecuencia la insolidaridad de quienes trabajan y no pagan impuestos, y la atención a los realmente pobres, empezando por los niños, mediante un plan de choque que no incurra en el reparto de dinero y alimentos en bruto, sino en desayunos y comidas en los colegios, acompañados de los padres, con cargo a una partida específica de los PGE, a fin de no desperdiciar comida que luego aparece en la basura o en mercados de otros países. Y, probablemente, se le avecina la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, la calle tomada por los “círculos” de Podemos y nuevas elecciones generales, todo en este año.

Como no pertenezco ni estoy asociado a ninguna formación política, voy a proponer mi reforma de la Constitución Española, respetando las minorías, pero, evidentemente, para las mayorías, que son las que sostienen este país.

Art. 2 – Añadir: Cualquier partido político o asociación de cualquier tipo que vaya contra el presente artículo, quedará fuera de la ley, y será penado de acuerdo a las mismas, en su grado máximo.

Capítulo 1º. Arts 11 al 13 – Incluir: La nacionalidad española para los extranjeros, en cualquiera de las CCAA, se concederá bajo las siguientes condiciones:

  • Hablar correctamente el idioma español
  • Llevar en España un mínimo de cinco años cotizados a la Seguridad Social y a la Hacienda Pública.
  • Prometer o jurar cumplir y hacer cumplir la Constitución

Art. 16.1 – Añadir: Y su sometimiento a las leyes civiles.

Art. 57.1 – Suprimir: En el mismo grado, el varón a la mujer.

Art. 69.2, 3, 4 y 5 – Derogar. Sustituir por: El Senado estará formado por 106 Senadores, cinco por cada Comunidad Autónoma, y dos por cada una de las poblaciones de Ceuta y Melilla, completándose con 17 más designados entre los miembros de la Asamblea Legislativa de cada Comunidad Autónoma.

Art. 117.2 – Añadir: Y serán nombrados por los todos los miembros del Poder Judicial de carrera a partir del rango de XXXXXXXX.

Art. 122 – 123 y 124.4 – Modificar de acuerdo a lo indicado para el Artículo 117.2

Art. 137 – Nueva redacción: Apartado 1. El Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las siguientes Comunidades Autónomas: (Relación de todas ellas de forma nominal). Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses. Apartado 2. Se reconoce de forma expresa las particularidades propias de las Autonomías de Cataluña y el País Vasco a las que, dentro de la solidaridad interterritorial e isonomía entre todos los españoles, mantendrán (y aquí hay que discutir lo que mantendrán, de forma educada, sin golpes de Estado y sin tiros por parte de nadie)

Art. 140 – Añadir un apartado 2 del siguiente contenido:

  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de menos de 50.000 habitantes estarán compuestos por cinco personas, Alcalde, Vicealcalde y tres Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos comprendidos entre 50.000 y 500.000 habitantes, estarán compuestos por diez personas, Alcalde, Vicealcalde y ocho Concejales.
  • El Concejo Municipal de los ayuntamientos de más de 500.000 habitantes estarán compuestos por quince personas, Alcalde, Vicealcalde y trece Concejales.

Capítulo Tercero, arts. 143 a 158, que hablan de las Comunidades autónomas –  Adaptarlo al Art. 137 nuevo, estableciendo el nombre de Gobernador Autonómico para el Presidente de cada CCAA.

Art. 159.1 – Derogar, sustituyéndolo por: El Tribunal Constitucional se compone de 13 miembros elegidos por todos los de carrera del Poder Judicial, a partir del rango XXXXXX.

Derogación de la Disposición Transitoria novena, sustituyéndose la renovación de un tercio de los miembros del Tribunal Constitucional cada tres años, elegidos por todos los de carrera del Poder Judicial, a partir del rango XXXXXX.

Se prohíben contratos de libre designación y asesores a todos los niveles de la organización del Estado, debiendo ser los funcionarios públicos de carrera los que desempeñen la dirección técnica de las instrucciones políticas que emanen de dichos Organismos.

Modificación de todos aquellos artículos, o inclusión de nuevos, para la elección directa del Presidente del Gobierno, Gobernadores Autonómicos y Alcaldes, que se realizarán a doble vuelta entre los dos partidos más votados en la primera, siendo reforzados los ganadores en un porcentaje XXX libre, adicional a los elegidos, por el orden establecido en las candidaturas. Los elegidos para cualquiera de estos ámbitos, no podrán desempeñar el mismo puesto más allá de un periodo máximo de ocho años.

Nos está oyendo la camarera, Odalisca, dominicana, de treinta y algún año, de dónde llegó a la llamada de unas compatriotas; trabaja en este bar-restaurante, jornada de diez de la mañana a cinco de la tarde, una semana; a la siguiente, de cinco de la tarde a doce de la noche; paga sus impuestos, alta en la Seguridad Social; se le escapa un comentario: “No me explico cómo hay tanto parado; yo tardé diez días en encontrar trabajo; con lo bien que se vive en España”.

 

Publicado en PUERTA DE MADRID de Alcalá de Henares, nº 2.459 del 25-02-2017

Publicado en el Blog de Campos el 27-02-2017

 

 

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: